fecha


Perfiles

Baudracco: “Tenemos que romper paradigmas de la lechería”

17/05/2017Afirmó Javier Baudracco, Director de Pro¬ducción Primaria de la Subsecretaria de Lechería la Nación, recientemente incorporado al cargo, en una extensa entrevista con Revista Infortambo.

Entusiasmado ante la propuesta de "aumentar la competitividad de los tambos con la persona como centro", aceptó en marzo el desafío de sumarse a la función pública. Su visión de la lechería nacional, de la problemática actual y las líneas de trabajo que lleva a cabo desde su área. "Se puede cambiar la historia", aseguró el reconocido investigador en entrevista con Infortambo.

Javier Baudracco es ingeniero agrónomo de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) e hizo su Maestría y Doctorado -entre el 2004 y 2011- en la Universidad de Massey de Nueva Zelandia. Como investigador y experto en lechería, es autor de numerosas publicaciones científicas y ha dado múltiples disertaciones en conferencias nacionales e internacionales. Le gusta ordeñar y ha trabajado como consultor de tambos. Recientemente, se incorporó al equipo de la Subsecretaria de Lechería del Ministerio del Agroindustria de la Nación, en el cargo de Director de Producción Primaria.


¿Cuál es su visión de la actividad y qué lo ha llevado a aceptar el desafío en la función pública? Para conocer más acerca de este apasionado del tambo, lo entrevistamos en las oficinas de Paseo Colón al 900, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Competitividad de la lechería argentina

-¿Cómo es que llegó a la Subsecretaria de Lechería?

-Me llevó mucho tiempo decidirme... pero finalmente lo hice porque me entusiasmó el equipo de trabajo, y el desafío que me propusieron el Secretario y el Subsecretario de aumentar la compe-titividad de los tambos con la persona como centro.

Creo que "sí se puede en la lechería". Se puede dar un salto de competitividad y atraer a gente a la cadena láctea, permitirles a los jóvenes desarrollar un proyecto de vida superador, generar oportunidades de progreso para miles de familias... Por supuesto que hay que trabajar muchísimo, pero es una tarea que se puede y se necesita hacer. Y para ello, se requiere de honestidad intelectual y humildad en la cadena primaria de producción de leche.

Hace diecisiete años que estamos estancados; la producción nacional es similar a la que había en 1999-2000 a pesar de esfuerzos y recursos destinados a incre¬mentarla. Eso nos está diciendo que hay problemas por resolver. Si hacemos lo mismo, nos mantendremos en el mismo lugar... debemos hacer cosas distintas, romper el viejo paradigma y diseñar una nueva lechería.

-¿Cuáles son los problemas reales de competitividad en la lechería nacional?

-Es un problema multifactorial. En la punta del iceberg aparecen tres sínto¬mas graves: baja rentabilidad en gene¬ral, alta rotación de personal -es difícil atraer y retener gente en los tambos- y el rodeo lechero nacional que no crece en cantidad de cabezas. Y más abajo, explicando estos problemas, algunas de las causas, como la falta de infraestructura.

Se puede decir que en la lechería argen¬tina, "las vacas tienen sed, los suelos tienen hambre, las instalaciones están oxidadas y la gente está cansada". Y estas afirmaciones no son hipótesis; existe evidencia de relevamientos que hemos realizado en tambos y que muestran que, en promedio, tenemos sólo tres aguadas cada 100 hectáreas (muy poco), usamos 36 kilos de fertilizante y enmiendas por hectárea por año (mientras que Nueva Zelandia utilizan 1.400 kilos), las máquinas de ordeño tienen once años en promedio y el 50 por cien¬to de la gente que trabaja en los tambos tiene menos de dos años de antigüedad.

En los últimos años, los sistemas lecheros han incorporado mucha tecnología de insumos relacionada a los animales y a la alimentación, y se ha incrementado la cantidad de vacas por tambo. Sin embargo, no se acompañó esta intensificación con la infraestructura necesaria. Esto resulta en que los niveles de producción sean generalmente bajos en relación al potencial genético de los animales y a la cantidad de alimentos utilizados, comprometiendo la rentabilidad y, consecuentemente, la subsistencia de los tambos.

Y otro aspecto clave para una lechería rentable es el balance entre la oferta y la demanda de alimentos en el sistema. En general, en los sistemas argentinos se observa una baja carga animal en relación a los alimentos ofrecidos, lo que resulta en un bajo aprovechamiento de las pasturas y reservas producidas, y en producciones de leche por hectárea por año menores a las deseadas.

-¿Mejorando estos dos aspectos podría darse ese salto?

-El salto productivo que se puede dar en nuestros tambos es altísimo y, en gran medida, depende de decisiones "tranque¬ras adentro". Debemos producir mucho más forraje en el campo, de alta calidad, para producir leche a bajo costo, aun utilizando grandes cantidades de concentrado. Luego, para aprovechar eficientemente el forraje, debemos contar con un sistema con alta carga, y para convertir el alimento eficientemente en leche, debemos tener vacas adecuadas, en buen estado, con agua, sombra, caminos e instalaciones adecuadas. Y finalmente, para cosechar la leche con eficiencia, es necesaria una instalación bien diseñada, con una maquina en buen estado. Como en definitiva la gente es la clave del éxito en cualquier emprendimiento, necesitamos condiciones que cautiven a la gente; esto es, vivienda y jornada laboral atractiva, con mucho trabajo pero con mucho descanso, y condiciones de trabajo adecuadas.

Con todo esto no digo nada nuevo, todo esto lo dijo McMeekan en 1962, en Nueva Zelandia, pero por múltiples razones, nosotros no lo estamos poniendo en práctica.

Líneas de trabajo gubernamental

-¿Cuáles son entonces las líneas de trabajos de su área?

-Nuestro principal objetivo es generar oportunidades, con la mirada puesta en la persona y la familia como centro del proceso. Somos conscientes que existe una brecha de eficiencia productiva muy grande entre productores... hay quienes están ganando plata en las circunstancias actuales y quienes están perdiendo plata; por eso queremos y podemos generar acciones para reducir esa brecha. Tenemos que romper paradigmas de la lechería. Argentina puede tener una lechería mucho más eficiente, más productiva; para ello, el Estado tiene que allanar los caminos, facilitar el cambio y estar presente para apoyar a los productores.

Empecé en marzo, y concretamente las principales acciones de mi agenda están relacionadas a generar herramientas para mejorar la infraestructura "tranqueras adentro", impulsar tecnologías innovadoras, ayudar a poner de relieve a los productores más exitosos... y realizar acciones de "inteligencia" de infraestructura "tranqueras afuera" (georreferenciar caminos, red eléctrica, red hídrica) y también de "inteligencia" financiera para fomentar líneas de fi¬nanciamiento dirigidas a superar las principales limitantes de los tambos Indudablemente, los Bancos tienen que conocer y acompañar las necesidades de los tamberos.

-¿Qué participación tiene el sector privado en esto?

-Las acciones tienen que trascender a la gestión, eso es lo fundamental. El sector privado se tiene que consustanciar con los programas de trabajo que impulsa¬mos y acompañar los esfuerzos para que el productor tenga buena rentabilidad.

Para poder dar sustentabilidad social y ambiental tiene que haber rentabilidad; cuando generás tambos rentables, se puede hacer que la gente esté mejor, progrese y quiera quedarse, es decir que exista sustentabilidad social... y cuando te¬nés renta también podés cuidar mejor el ambiente, porque para mitigar el impacto ambiental hay que hacer inversiones. Y cuando al productor lechero le va bien, le va bien a los pueblos y ciudades cercanas.

Producir leche hoy

-Hoy los productores se enfrentan a dos grandes desafíos. Uno es el clima...

-Sí. "Tranqueras afuera" hay una limitante que es central, que son los caminos. Conozco un productor que viene creciendo con su rodeo a un ritmo del 14 por ciento anual, con rentabilidades altas y consistentes... pero después de las inundaciones está pensando en achicarse en vez de abrir otro tambo, por el desánimo de los caminos en mal estado y todo el desgaste que eso produce. También en algunas provincias la red eléctrica y la red hídrica de desagüe son problemas serios. Esto frena la lechería. Hay décadas de desatención del Estado hacia el campo, de falta de inversión. Los caminos, la red eléctrica e hídrica están como las rutas, los hospitales y las cárceles.

Y "tranqueras adentro", si vamos a sistemas de alta carga, que son los más rentables, hay que pensar en tener una pista de alimentación de cemento en algún lugar para que cuando llueva, la vaca no sufra y no romper las pasturas. Hay que hacer una reingeniería de sistemas. Habrá que afirmar algunos tramos de caminos internos, y tener "piquetes verdes" de gramí¬neas para tener a las vacas y las pasturas a salvo en eventos de alta precipitación.

-El otro es el precio y los costos...

-Tenemos que enfocarnos más en el costo y menos en el precio. Entendiendo que el Gobierno tiene que trabajar en el ordenamiento y la transparencia, y en reglas claras para la cadena para que la participación del productor sea justa, yo creo que el productor se tiene que abocar en reducir los costos para obtener una mejor renta.

Nosotros vamos a ir a una lechería exportadora porque históricamente sobra leche y tenemos que sacarla... entonces tenemos que adaptarnos al precio internacional. El precio en Argentina copia en general ese precio, entonces el productor local tiene que enfocarse en producir a un costo bajo de manera que pueda soportar los vaivenes que le impone el mercado internacional.

-¿Cómo se lograría eso?

-Hay que trabajar para generar confianza, para lograr un modelo competitivo y de costos moderados, para que haya una buena rentabilidad en los momentos no tan buenos de precio. El precio es rentable en función al modelo productivo que uno elige (ver Recuadro).

Se deben hallar las soluciones aquí, apoyándose en experiencias de otrospaíses... pero sin creer que eso puede ser aplicado tal cual a nuestros sistemas. En Argentina tendemos a copiar lo que hacen en otros lugares, pero no copiamos bien. Tenemos que copiar más tecnologías de procesos y menos tecnologías de insumos. Hay que tener cuidado con incorporar maquinarias que aumentan el costo de producción, pero son de difícil y dudoso impacto productivo.

 

Revista Infortambo - Aramis Glauber

Vea el PDF de la nota Completa a continuación

Biblioteca
  • Entrevista completa a Javier Baudracco - Revista Infortambo Mayo 2017
    descargar
  • biblioteca

comentarios

  • Jonquieres dijo:

    25 may 15:28

    Troglodita, volvé a la cueva.

  • Troglodita dijo:

    25 may 00:52

    Jonquieres y quienes son los irresponsables que te dieron el título?. Ah!, lo sacaste cuando se afanaban la libretas!!!

  • Jonquières dijo:

    24 may 16:07

    Res non verba.....

  • Jonquieres Gaston Eduardo Alfredo dijo:

    24 may 14:13

    Sr Mario Sirvén: Evidentemente mi apellido Jonquières le suena a alias, pues no es el nombre que figura en mi título de Ingeniero Agrónomo. Trabajé mucho tiempo en el producción lechera en tambos de avanzada y fui miembro de la Secretaría de Agricultura involucrado en el Plan del Desarrollo lechero que terminó con el laudo de un vecino de Pehuajó.El camino del infierno está pavimentado de buenas intenciones.Los resultados a la vista.Las más grandes empresas son de extranjeros o están en vías de serlo.

  • Mario Sirvén dijo:

    19 may 11:56

    No me llama atención que "jarabe de pico" diga lo que dice sin poner su nombre. Creo que si Javie aceptó el cargo no es para su comodidad sino por su compromiso. Hay que apoyar a la gente capaz y honesta; aunque también hay que acompañarlos en sus buenos proyectos y eso es lo que tenemos que cuidar. Perdonalmente, le deseo a Javier la mejor de las campañas. Sabe y quiere

  • deprovincia dijo:

    18 may 12:29

    En el foro hay quien cree que el precio no es un problema .Idiotas hay en todos lados.Mucha suerte sr Baudracco.

  • Eduardo Cogo dijo:

    18 may 10:07

    Ojalá puedas llevar a cabo todo le pensas, para la lechera Argentina. Te he escuchado en varias oportunidades, mucho sentido común y conocimientos. Suerte

  • claudio dijo:

    18 may 02:16

    En una de sus charlas me quedó gravado lo siguiente. "En el 2.020 habrá tambos con 20.000 lts de produccion x ha. Y eso se puede lograr doy fé. Ovio que el 2016 nos jugó mal el clima pero sigamos.

  • Maximum Productivity Full dijo:

    17 may 22:10

    Suerte Poroto!, como verás la tarea no es sencilla, sólo en este blog ya tenés de 4 participantes, el 50% de trogloditas, que sólo quieren que otros le solucionen el problema (PRECIO), por suerte ese 50% pronto estará viviendo del alquiler del campo que no supo manejar o fundiéndose con la agricultura.

  • deprovincia dijo:

    17 may 21:42

    Hay algo muy claro ,asi no se puede seguir.Si el productor no tiene la zanahoria de un buen precio, teniendo otras alternativas que requieren menos capital y menos esfuerzo se seguira subsistiendo.

  • Juan dijo:

    17 may 19:56

    El dia que los funcionarios y directivos de las Asociaciones afines al sector hablen de desarrollo y no solo de crecimiento, sera el dia que la lecheria se maneje en serio !!! Creo se entiende la diferencia

  • Jonquieres dijo:

    17 may 18:38

    Jarabe de pico.....

  • Marcelo dijo:

    17 may 18:00

    Le deseo mucho éxito a Javier. Se de su hombría de bien, de su capacidad y talento, ojalá pueda implementar TODO LO QUE PIENSA Y OPINA en esta entrevista, sería una verdadera lástima que no lo pueda lograr. Seguramente algunos intereses comerciales y políticos le pondrán piedras en el camino que se ha trazado. Un fuerte abrazo para él y éxitos en su gestión.



comentar