fecha


Actualidad

No hay que tener miedo a decir que la lechería quiere ganar plata

4/09/2017Lo plantea Pablo Villano, presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel). Asegura que este año el sector está mejor a pesar de que hubo una merma en la producción.

1- ¿En qué situación se encuentra la cadena lechera?

Si comparamos con lo que fue el ciclo pasado, este año estamos mejor. Obviamente, hubo una merma en la producción. Cayó 14% la producción de leche pero a su vez los precios se fueron acomodando. Esto fue porque se perdieron muchos tambos y por la desgracia climatológica que afectó a Santa Fe, Córdoba y al oeste de Buenos Aires. Pudimos recuperar los precios al tambero que era algo que nos tenía preocupados. Con los precios de otoño del año pasado, a $2,4 por litro de leche, nos quedábamos sin tambos y sin industrias. Hoy, en promedio se paga entre $5,30 a 5,70. Estamos buscando que no disminuya en una proporción importante porque hay que incentivar al productor que viene de dos años problemáticos.

2- ¿Y la demanda de lácteos por parte de los consumidores?

La demanda de productos en el mercado doméstico está muy tranquila. Esta limitado el consumo porque la gente perdió poder adquisitivo. Está abastecido y ahora comenzó a ver un excedente.Por ahora no complica demasiado pero sí cualquier mercadería que ofrezca encima de la demanda deteriorará el precio. Queremos evitarlo. Y para esto debemos apuntar al mercado externo. Si bien se recuperó la cotización de la leche en polvo, no a los niveles que valía en los últimos años. Hoy, la leche en polvo cotiza entre U$$ 3.000 a U$S 3.100 la tonelada.

 

3- ¿Cuáles son esos mercados que como usted dijo se debe apuntar?

El único mercado disponible para los productos argentinos es el de Brasil. Están todos abiertos pero el más competitivo es el brasileño tanto para leche como para quesos. Primero, por la cercanía, y además, respetan nuestra calidad de leche. Ellos mezclan las leches porque la de Brasil es de inferior calidad. Ahora, la idea es estar presentes directamente en los supermercados. Otros mercados tienen aranceles que no permiten competir con los principales países como son los de Oceanía y los de la Unión Europea.

4- ¿Cuánto exporta la Argentina a Brasil y qué participación tiene Apymel?

Se exporta 45.000 toneladas de leche con el sistema de cuotas que Argentina tiene vigente. Apymel participa de un 9% . Es un avance grande porque no teníamos participación en la exportación. Asimismo, preocupa a los productores brasileños la cantidad irrestricta de leche que ingresa desde Uruguay que está desvalorizando el precio de la leche de los tamberos locales. Y esto puede perjudicar a la Argentina. Uruguay exportó 90.000 toneladas en 2016.

5- ¿Cuál es el desafío que tiene la cadena lechera?

Que el sector crezca con rentabilidad y cuidando nuestro patrimonio. No hay que tener miedo a decir que la lechería quiere ganar plata. Debemos estar todos juntos cuando se tratan políticas del sector. Cada uno manejando su negocio, para no tener épocas de vaivenes y no comenzar siempre desde foja cero.

6- ¿Cómo afectó la crisis de Sancor a la cadena lechera?

El hecho de que disminuya sensiblemente su producción y elaboración favoreció al sector en general. Los que aprovecharon son las grandes empresas y en menor medida, las pymes. Se rompió el paradigma de las empresas madres que definían la política lechera. En la crisis que vivíamos con una economía cerrada, con aumentos de costos importantes, sufrieron las empresas grandes que tenían un esquema rígido. La Serenísima privatizó parte del capital. Sancor lo mismo. Es un alerta. La cadena lechera debe modernizarse y reconvertirse. Ahí debemos estar todos juntos. Desde Apymel nos pusimos a las órdenes de ellos cuando comenzó la crisis y ahora nos juntamos nuevamente con la cúpula de Sancor. Y a partir de aquí se acercó las partes de hacer fazón de productos, y ver posibilidades de exportación. Es una empresa que se tiene que reconvertir y “aggiornarse” pero no debe desaparecer.

 

Fuente: Clarin.com 



comentar