fecha


Internacionales

Tamberos canadienses no se alertan por ataques de Trump a la industria local

3/05/2017Los productores canadienses de lácteos aseguran que no están preocupados por los recientes ataques a la industria láctea canadiense por parte de Donald Trump.

Durante el último mes, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha estado atacando a la industria láctea canadiense, calificándolo de "muy injusto" para las granjas lecheras de Estados Unidos.

Sus comentarios sobre el tema polémico han estimulado al gobierno federal del país del norte a defender públicamente la industria láctea canadiense, pero los productores locales de lácteos dicen que no están preocupados.

"Por un lado estamos un poco sorprendidos de que Trump hable de nosotros", dice Jeff Nonay, productor tambero y propietario del establecimiento Lakeside Dairies Ltd. en Sturgeon County. "Pero, por otro lado, creo que el mundo se está acostumbrando al presidente Trump".

"No es que no estuviéramos trabajando en estos temas antes de los comentarios de Trump y creo que vamos a seguir trabajando en ellos durante mucho tiempo todavía."

Las disputas comerciales entre Canadá y Estados Unidos han estado creciendo desde que las lecherías canadienses comenzaron a producir leche ultrafiltrada, un producto usado para la fabricación de queso, y vender el producto a un precio competitivo.

El año pasado varios procesadores canadienses de lácteos dejaron de comprar leche ultrafiltrada libre de aranceles de los Estados Unidos y comenzaron a comprarla en Canadá.

Un informe de The Washington Post dijo que el traslado a las lecherías canadienses ha costado a los tambos estadounidenses más de 150 millones de dólares.

Tom Kampjes, propietario de Kampjes Farms del Estado de Sturgeon, dice que el principal problema no es con la leche ultrafiltrada, sino con el mercado de la leche.

Los establecimientos lecheros estadounidenses están "poniendo demasiada leche en el mercado", dice. "No tienen ningún sistema para impedir que produzcan tanta leche".

Por su parte, los tambo canadienses operan utilizando un sistema de manejo de suministros, lo que significa que cada establecimiento tiene una cuota de leche que debe producir. Si el mercado mundial de la leche se desborda, la cuota se reduce.

Esto evita la sobreproducción de leche en el mercado mundial y protege a los tambos canadienses de producir demasiada leche sin lugar para venderla.

En contraste, los Estados Unidos no tienen un sistema para controlar cuánta leche se está produciendo. Cuando el mercado se desborda, Estados Unidos siguen produciendo.

"Canadá estaría en el mismo barco si no tuviéramos el manejo de la oferta", dice Kampjes. "Protege al consumidor y protege al productor". Nonay por su parte, considera que la gestión de la oferta siempre ha sido un objetivo.  "No es nada nuevo para nosotros", dice. "Este tema en particular ha estado creciendo durante la última década".

Fuente: http://www.stalbertgazette.com

 

  • album


comentar

Lanzamiento