fecha



¿Cómo se asigna el talento en la empresa?

11/09/2009En épocas de crisis y vacas flacas como las que vienen habrá que pensar en todos los recursos (la tierra, el capital, el trabajo, historia ya conocida….) pero especialmente el conocimiento y la capacidad que aparecen no solo como escasos sino como estratégicamente valiosos.

El sector agropecuario, y cada actividad en particular ya ven cambiar el escenario. Coyunturalmente hay que tomar medidas, pero éstas no deben dejar de tener en cuenta el horizonte futuro del negocio. No se trata solo de ajustar, hay que tener muy claro en que vale la pena hacerlo y hasta donde para no comprometer el desarrollo futuro. Es tan importante saber dónde poner el foco para hacerlo como donde no.
La buena etapa posibilitó el crecimiento y la intensificación. De su mano surgieron nuevas exigencias para los equipos de gente. Hoy posiblemente cambien las metas pero no así los valores, las cosas esenciales que hacen a cada empresa. De las crisis se emerge a partir de valores y convicciones, no solo con ajustes.

 

DEBEN CAMBIAR LAS PERSONAS
La frase "no se consigue gente", o bien "con la gente no se puede", siguen tan vigentes como siempre que se pronunciaron, aunque ahora de forma mas dramática aún. En este nuevo escenario hay más capital en juego y los errores se pagan más caros.
Es cierto que es objetivamente complicado contar con gente que sepa ubicarse, que tenga capacidades para su tarea y además buena actitud y deseos de mejorar. Es que este tipo de personas no espera a la vuelta de la esquina. Los más capaces por lo general están ocupados o muy ocupados.
La primera parte del problema es conseguir esta gente, aunque luego se debe ser capaz de retenerla y hacerla crecer. Las capacidades y competencias que hacen falta de aquí en más no son las mismas de antes. Para ello inexorablemente debemos pensar que se hace indispensable desarrollar talento. Lo que antes era deseable hoy se ha convertido en requisito. Se hace necesario buscar afuera y también adentro este talento. Si no está en el mercado hay que desarrollarlo, no hay otro camino.

 

DE QUÉ OCUPARSE EN ADELANTE
Pero ¿Como hacerlo en un ambiente de desanimo y crisis? Partiendo de la base que la gente no es el problema sino por el contrario la solución. La capacitación y el aprendizaje deben convertirse en el foco que concentre nuestra atención y acción. No se consigue talento, hay que desarrollarlo, esta parece ser una nueva característica de las empresas que quieran sostenerse. Con el tiempo este aprendizaje debe ir desplazando al mero control. Si la gente aprende normalmente busca más y más, debemos prepararnos para alimentar sus necesidades crecientes.
Todo aquello que fomente la creación de oportunidades de aprender, tanto dentro como fuera de nuestra empresa, será terreno ganado a futuro. Se abre así un "campo nuevo" y de atención clave. Es momento de invertir en serio en algo que no parecía urgente pero hoy es lo que sin duda mueve el negocio, las personas.

 



comentar