fecha



Perfiles

“La lechería es fundamental para el desarrollo de las economías”

2/11/2017Afirmó Soledad Villada, Jefe del Subprograma de Producción Lechera dependiente de la Dirección General de Ganadería de Salta. ¿Cuál es su visión del sector y cómo enfrentan la coyuntura?

-¿Cómo llegó a ser funcionaria? ¿Es su primera experiencia en un cargo público?
 
-Ingresé a la función pública hace unos diez años en el Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable con funciones siempre relacionadas a la ganadería bovina, y desde hace cuatro años ejerzo el cargo de Jefe de Subprograma de Producción Lechera dependiente de la Dirección General de Ganadería de la Secretaria de Asuntos Agrarios de la provincia de Salta.

-¿Qué observa de positivo y de negativo al participar como funcionario de este sector?

-La función pública, sea cual sea el cargo ejercido, debe ser una labor altruista, en cuanto a que los objetivos deben tener valor público, es decir valor para los demás ciudadanos, garantizando sus derechos y satisfaciendo sus necesidades. Por ello, si se quiere, se puede ayudar a las personas y colaborar con el desarrollo de un sector, de una comunidad, de una región, etc. Esto, en alguna ocasiones, no es apreciado debido a los preconceptos que existen respecto a los funcionarios públicos y la política en general... esto puede ser lo negativo, pero en general la vocación de servicio, cuando se la tiene, se puede ejercer y con satisfacciones desde este lugar.
Si bien es un granito de arena lo que se puede hacer como individuo, es importante no perder de vista que somos parte de un equipo y de un sistema de engranajes, que requiere, en forma indispensable, la coacción desde lo público y lo privado para el adecuado desarrollo del sector.

-¿Cómo se imagina la lechería del futuro en Argentina?

-Mi visión de la lechería en Argentina en el futuro es una lechería sustentable, competitiva y eficiente. Una lechería de primer nivel mundial en cuanto a calidad, como lo es hoy, con niveles de producción suficientes para abastecer al mercado interno y ganando mercados externos de forma sostenible, siendo referentes en bienestar animal y en producción amigable con el medio ambiente.

-¿Qué va a hacer para conseguirlo?

-Desde el Gobierno de la provincia de Salta se entiende que la cadena lechera es fundamental para el desarrollo de las economías regionales y se trata de acompañar al sector en los requerimientos, a veces con altas variables coyunturales, asumiendo una constante adaptación a las nuevas condiciones locales y globales. El trabajo se realiza desde la Mesa Lechera, que convoca actores del sector público y privado, tratando de tener una visión común, de manera tal de diagramar los planes estratégicos y formular propuestas colectivas a mediano y largo plazo. Concretamente se han realizado estudios de mercado de los productos lácteos y se han estionado fondos para subsidiar la instalación de una planta de UHT en las instalaciones de COSALTA, que asocia un gran porcentaje de productores salteños, como así también fondos para mejorar la genética de los rodeos mediante transferencia embrionaria.
El proyecto de riego del Río Toro, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), también ha favorecido ampliamente a la zona lechera del Valle de Lerma.

-¿Cuáles son las principales demandas de los productores de su provincia?

-La cadena de valor de la leche en Salta tiene una importante articulación vertical, ya que la mayor parte del volumen producido en los tambos es industrializado por COSALTA y otros emprendimientos como PROLACSA, Lácteos MU, Agro San Pedro, Amasuyo y Escuela Agrícola. Esta condición asociativa, la cultura tambera arraigada y una producción en ocasiones conservadora, sumadas a la clemencia climática, han permitido, de alguna manera, una cierta estabilidad frente a las crisis que se vienen presentando en el sector lechero a nivel nacional, siendo las demandas diferentes, quizás, al resto del país.

A través de la Mesa Provincial Lechera se han detectado necesidades respecto a la urgencia de mejorar la productividad y competitividad de las explotaciones tamberas, con lo cual es indispensable la búsqueda de herramientas financieras, crediticias, de capacitación, logística y de mejora en la articulación de la cadena, entre otras.

-¿Cómo es la relación con la Subsecretaría de Lechería de la Nación?

-La Subsecretaría de Lechería de la Nación ha entendido nuestras necesidades, acercándose incluso a la provincia de Salta para participar de la Mesa Lechera, visitando los predios y las industrias, y acompañando a las estrategias provinciales. Así también, la provincia de Salta hoy participa del Consejo Federal Lechero (CFL), oportunidad de escucha de nuestra realidad, en muchas ocasiones distinta a la de las cuencas tradicionales.
A pesar de la incipiente participación de los productos lácteos salteños a nivel nacional (4 por ciento), la Subsecretaría de Lechería de la Nación, a mi entender, ha tomado en cuenta el potencial en el mercado de productos lácteos del NOA, sumándose al objetivo de aumentar esta participación, en principio en el mercado local y en vistas de oportunidades en el mercado externo regional.

-¿Qué opina de las acciones en el sector que lleva adelante el Gobierno Nacional a través de la Secretaría?

-Humildemente y desde mi escasa experiencia, pienso que hay un lineamiento estratégico con una muy buena estructura. Valoro, en lo personal, los objetivos de trabajo, con especial atención en la prosperidad de los pequeños y medianos productores e industrias lácteas. Las acciones son inteligentes, las plataformas de información web y el Observatorio Lácteo son una base indispensable para los trabajos de diseño de políticas provinciales. Elogio el Plan Productivo Nacional y sus ejes estratégicos, que seguramente avancen una vez superada la situación de crisis y el desaliento en el sector a nivel nacional.

-¿Debe o no haber una Ley de Lechería?

-A mi modesto entender, es necesario contar con un marco político - institucional no del tipo regulatorio sino más bien de fomento, que permita generar un ambiente propicio para la gestión de la lechería, en un contexto de reglas de juego estables pero al mismo tiempo flexibles entre los actores de la cadena. Desde la experiencia en la función pública, he notado que el respaldo de una ley, en ocasiones, preserva los objetivos y las acciones planteadas a mediano y largo plazo de los cambios de gestión en los distintos gobiernos, siendo vital que la normativa surja del consenso de los actores reales.

-¿Qué piensa sobre el histórico reclamo de equilibrar la participación de los tres principales eslabones de la cadena (Producción - Industria - Comercialización)?

-Como en el resto del país, los sistemas de producción primaria son heterogéneos, y si bien el precio al productor no es tan bajo, los márgenes de rentabilidad son pobres y no hay que desconocer los problemas financieros y la falta de infraestructura a los que se enfrenta el productor. Respecto a la industria, si bien tiene el poder de fijar el precio a los productores, no escapan a los altos costos impositivos y laborales que afectan al resto del país. Respecto a la comercialización, evitando las especulaciones sobre los precios en góndola en los supermercados, etc., necesitamos trabajar en el posicionamiento de los productos salteños, la exploración de nuevos mercados y la formalización. Son bien conocidos los problemas estructurales que afronta la economía local lechera, y la provincia de Salta no escapa a lo que se denominó el "costo argentino", con lo cual es fundamental la integración y el equilibrio de la cadena para que marche el sistema de engranajes de este tan loable sector.

Revista Infortambo
Aramis Glauber

Biblioteca
  • biblioteca


comentar