fecha



Perfiles

"Me gusta la idea de ser protagonista"

1/02/2013En 1983, mientras estudiaba para recibirse de veterinario, Alejandro Leveratto presidió el centro de estudiantes. Años después, su afán por involucrarse en una de las tantas crisis del sector, terminó convirtiéndolo en uno de los socios fundadores de Caprolec. Hoy además es el presidente de la Unión Cívica Radical en la ciudad cordobesa de San Francisco.

Hace dieciséis años que Alejandro Leveratto es productor lechero. Sin la mochila de seguir el mandato familiar y recién recibido de médico veterinario empezó asesorando tambos hasta que comenzó a trabajar en una empresa proveedora de genética. En 1994 le compró unas terneras a un cliente y amigo que necesitaba dinero para pagar sus cuentas corrientes. Dos años después, dos hermanos amigos le proponen abrir un tambo, lo compran y alquilan el campo. Los buenos resultados los llevaron en 1998 a adquirir otro. Una década después, la sociedad se dividió dejando a Leveratto con uno de los tambos y 150 vacas en ordeñe, lo que para ese entonces le permitía remitir a la industria cerca de 3.000 litros diarios. Hoy, en su explotación de Devoto, provincia de Córdoba, tiene 250 vacas propias e instalaciones para un rodeo de 330 vacas totales.


-¿Es tambero por vocación o por herencia familiar?
-Soy productor lechero desde 1996. En mi tambo tengo 230 vacas en ordeñe, con un promedio de 25,4 litros por vaca por día, lo que me permite remitir a la fábrica más de 5.800 litros diarios. El total del campo trabajado es arrendado y de las 325 hectáreas que tengo, 192 están destinadas al tambo.


Pero Leveratto no es de los productores que se quedan en el campo. La inexistencia de una política lechera a finales de los 90 puso una vez más en jaque al sector. Por aquel entonces se necesitaban líderes que asumieran la responsabilidad de organizar el reclamo de los productores sobre el precio de la materia prima y él supo responder a esa demanda. Fue uno de los creadores de la Cámara de Productores de Leche de Córdoba (Caprolec), entidad que presidió en el período 2009/11 y en la que sigue participando como vicepresidente tercero.


-¿Cómo llegó a ser dirigente?
-Siempre tuve motivaciones para ser protagonista. Creo que la manera de solucionar los problemas que se nos presentan a diario es haciéndonos cargo de las cosas y participar. En la universidad fui presidente del centro de estudiantes de Agronomía y Veterinaria en el período 1983-1984. Tengo especial interés en involucrarme en lo que hago y defender a mi sector.


-¿En dónde se ve en los próximos años como dirigente?
-No tengo planes futuros. Me veo acompañando a los nuevos dirigentes, defendiendo a nuestro sector. No creo en la eternización de los dirigentes, ni tampoco pienso que alguno sea pieza indispensable y fundamental para la continuidad de una institución.
Creo en las construcciones colectivas y en el recambio permanente por el surgimiento de nuevos dirigentes, con nuevas ideas y con nuevas fuerzas.


-Trabaja en una cámara que se la identifica como "socia" del oficialismo, ¿qué opina al respecto?
-Mi forma de ver las cosas, concretadas en mi participación política, son más cercanas a la centro-izquierda. Por lo tanto, tengo muchas diferencias con el actual gobierno acerca del cómo hace las cosas. También tengo algunas diferencias sobre qué cosas hace. Pero ser oposición no significa que estemos todo el tiempo diciendo lo contrario. En algunos casos traicionaríamos nuestras propias ideas. Creo que lo de "socia" tiene algo de mala intención, pero los respeto de todos modos. Son comentarios de personas que están ubicados a la centro-derecha y prefieren que el Estado no participe y sólo se ocupe de salud, educación y seguridad. Alfonsín fue "pre-kirchnerismo" y se lo calificó postmorten como el padre de la democracia contemporánea argentina, sin embargo fue durante su gobierno que se creó el FOPAL y la COCOPOLE... y hasta llegó a generar lo que se denominó como "laudo Alfonsín", involucrándose en la fijación del precio de la leche al productor.
La participación del Estado dentro de la cadena láctea no es invento de este gobierno. Algunos estarán de acuerdo con esto y otros no; es respetable cualquier postura.


-Teniendo en cuenta que el precio al productor sigue atrasado y que las protestas no fueron muy fructíferas, ¿qué autocrítica hace a la forma en que la producción negocia su precio?
-El problema es que tenemos un Estado ausente. No está presente el árbitro que debe poner equilibrio entre las partes. La industria ejerce una posición dominante clara y los productores no tenemos quién fije las reglas de juego para que el partido sea más equilibrado. He participado activamente en la redacción del frustrado proyecto de ley del 2009. No me caben dudas que contiene todas las herramientas necesarias para generar una cadena agroalimentaria virtuosa, en crecimiento y con previsibilidad. Sólo con reglas de juego y que se respeten podremos quebrar los ciclos que han hecho tanto daño al sector.


-¿Cómo ve la propuesta de CAPROLECOBA de crear una entidad nacional única, representativa y participativa de los tamberos?
-Me parece bueno que exista una sola voz de los productores, pero CAPROLECOBA cae en dos contradicciones importantes que hacen dudar de sus buenas intenciones. En primer lugar, Buenos Aires es la única provincia que tiene cuatro cámaras que representan a los tamberos y nunca pudieron o quisieron resumirlas en una sola entidad provincial. En segundo lugar, hace unos años, cuanto todas las entidades específicas estábamos dentro de la Mesa Nacional, de la que Córdoba y Santa Fe son sus fundadores, se comenzó con la constitución de FAPROLE (Federación Argentina de Productores de Leche) como única entidad de representación de los productores de leche de la Argentina...y CAPROLECOBA fue una de las tantas entidades que atentó contra la constitución de dicha entidad.


-¿Debe o no haber una Ley de Lechería?
-Sí, que termine con los intervencionismos de los funcionarios y de los más poderosos. Que le dé institucionalidad al sector, donde todos los involucrados estén presentes y resuelvan el destino de los productos, el precio al productor, plan de desarrollo de la actividad y cumplimiento de lo resuelto. Creo que el proyecto de 2009 tenía todo lo necesario.
Algunos se opusieron porque no les convenía, otros porque no tenían silla, pero en privado no encontré dentro de los productores ninguna objeción al proyecto.


-¿Qué ve de positivo y de negativo en participar como un representante de este sector y en la dirigencia de hoy?
-De positivo, que con la participación uno va aprendiendo y conociendo más... que es más complicado que nos vendan gato por liebre. Pero sobre todo, que uno sea el artífice de su propio destino. Lo negativo es el alto grado de exposición que se tiene y la crítica artera de algunos...el tiempo y esfuerzo intelectual y económico que cada uno debe poner en la actividad con el consiguiente descuido de nuestra propia explotación agropecuaria. De todos modos, el balance siempre termina siendo positivo.

Por Andrea Palombo

comentarios

  • Ricardo dijo:

    2 feb 12:46

    Leveratto, no podes decir que sos radical si actuas y pensas como menemista-kirchnerista. La verdad es que con conducción como la tuya seguro que la UCR sale 3ra o 4ta en las elecciones, siendo que es una ciudad con antecedentes radicales. Tu apreciacion sobre Alfonsin es realmente lamentable,él esra un democrata, no un babacho ladrón y corrupto como los K, la primero que se debe defender es el estado de derecho, cosa que este gobierno,que vos apoyas y con el que jugas a dividir a los tamberos, no tiene nada de democrático ni de republicano, es vergonzoso que si queres ser K te digas radical. si no lo aprendes, pobre de nuestro pais.

  • dijo:

    1 feb 01:55

    lindo Kircnerista tenemos los radicales !!!!



comentar