fecha



Perfiles

"No me gusta que me digan dirigente"

1/04/2014Como bonaerense, José Di Nucci es vicepreseidente de la Cámara de Productores de Leche de la Cuenca Oeste con la convicción de que el flujo de la organización debe ser desde abajo hacia arriba. "Conservar la diversidad y construir una asociación única, representativa, participativa y democrática", asegura.

Hace algo más de una década se metió en el tambo junto a su mujer, con quien maneja el establecimiento Fortín Paunero, un campo de alrededor de 2.000 hectáreas ubicado en la zona rural entre Bonifacio y Casbas, en el partido bonaerense de Guaminí. Los avatares lecheros lo han llevado a participar en una entidad gremial como la Cámara de Productores de Leche de la Cuenca Oeste (Caprolecoba), de la cual hasta hace un mes era el presidente, pero cuando se saca el 'traje' de dirigente elige ponerse la camiseta de Estudiantes de La Plata.

¿Desde cuándo es productor lechero?

La semana pasada se cumplieron quince años desde que iniciamos la ctividad. Todas las cosas importantes para la empresa tuvieron el mismo tinerario: mi mujer que fue quien originó la idea; la procesó el ingeniero lberto Reales, asesor de la empresa desde hace veintiocho años, y yo fui irando como crecía y anotando todo. Buscábamos estabilidad, y creo que uchas veces la conseguimos.
 

¿Por qué se metió en la dirigencia?
En realidad no me gusta que me digan dirigente. Aspiro a ser representante de otros tamberos, y pertenezco a una cámara que piensa el flujo de la organización desde abajo hacia arriba. Entonces te contestaría otra pregunta: ¿por qué participo en una entidad? Me parece que hay un aspecto comercial de la actividad que solamente se puede desarrollar desde lo colectivo. Por más grande y fuerte que sea un productor, jamás tendría la 'fuerza de mercado' que necesitamos para hacer valer nuestro producto. Dicho más fácil, integro una entidad porque le conviene a mi empresa.

  

¿Qué ve de positivo y de negativo participar como un representante de este sector y en la dirigencia de hoy?
Hay una cosa que admiro en los dirigentes lecheros, y es el apasionamiento por las convicciones. Juntamente con la generosidad, son valores que debo resaltar. Lo negativo, en algunos casos es la subordinación del interés de los lecheros a otros intereses sectoriales o políticos. Y quizás en algunos casos, tengamos demasiado personalismo.

 

¿Qué opina de aquellos dirigentes que culminan en política partidaria?
Es un camino casi natural. Así como muchos problemas individuales tienen solución grupal, muchos problemas sectoriales tienen solución política. Hay veces que pensamos que hay cosas que no se pueden mejorar, hay que evitar ese desánimo y encontrar los canales conducentes. Uno muy importante es la política partidaria. Lo que hay que evitar es usar los intereses del sector para objetivos partidarios, esto es frecuente y muy dañino.

 

¿Cuál es su visión sobre una lechería ideal?
No existe actividad humana sin problemas. Cuanto más se evoluciona, más compleja se vuelve. Por ahora lo que pretendo es un sector que sea conocido por quienes lo integramos. Saber cómo se estructuran nuestras relaciones nos ayuda a enfrentar las tensiones entre nosotros. Pero si no nos organizamos será muy difícil lograr lo que nos proponemos... y sin un plan estratégico no sabremos si vamos bien.

 

¿Qué opina de las acciones en el sector que lleva adelante el Gobierno Nacional a través de la Secretaría?
Comparto con Jorge Videla y Roberto Socín la idea de ordenar el sector, y en particular lo que han hecho con la Liquidación Única. También ellos saben qué falta, pero es importante lo hecho. Quizás no coincidamos en asuntos del proyecto de ley de lechería, porque me parece que no confían en el poder de los tamberos para sentarse organizados con los otros sectores de la cadena láctea.

 

¿Qué piensa sobre la gran cantidad de agrupaciones de productores que existen en la actualidad?
Todas las entidades han tenido una explicación en su origen y una justificación en su continuidad. Expresan diversidad y eso es valioso. Pero la fragmentación manifiesta también intolerancia, y eso nos debilita. Por
eso proponemos conservar la diversidad y construir una asociación única, representativa, participativa y democrática, con elecciones frecuentes y directas, un tambero un voto, para alcanzar una voz única después de
discutir entre nosotros, de abajo hacia arriba, sin dudar de la representatividad.

 

¿No es una utopía pretender un sector estable en materia de precios frente a un mercado cada vez más volátil?
Sí, es una utopía, y por lo tanto no esperamos que se dé. Lo que proponemos es estar conscientes y organizados para enfrentar las dificultades, no inmunes, porque sería una pretensión infantil.

 

¿Cuáles son las principales limitaciones de la producción para poder avanzar?
Siempre para avanzar hay que definir una dirección y un objetivo. Si es inalcanzable, habrá que corregirlo y adecuarlo. En general, las limitaciones las ponemos nosotros, damos muchas vueltas y todavía no tenemos institucionalidad. Pero estamos en condiciones de correr ese límite.

 

Por Andrea Palombo.



comentar