fecha


Los premios en el trabajo y su efecto sobre la motivación de las personas

3/04/2014Es sabido que la motivación de un equipo de trabajo, y de cada uno de sus integrantes en particular, se logra un mejor clima de trabajo, se mantienen buenas relaciones interpersonales y se mejoran los resultados del trabajo realizado.

Una de las cosas que motivan a las personas es el reconocimiento de sus logros y también el de sus esfuerzos. Este reconocimiento puede ser, por un lado, en forma verbal, con acciones o gestos o cualquier cosa que para la persona sea valiosa; por otro lado, puede ser un reconocimiento económico en forma esporádica o regular a través de un sistema de premios. Lo importante es saber que la mayoría de las veces el reconocimiento verbal y el económico deben ir juntos y que sólo el económico no tendría tal efecto por si mismo. Los premios deben ser fácilmente medibles y alcanzables, y de un nivel que el empleado los perciba como un extra además del sueldo. Los incentivos pueden ser individuales o cooperativos (grupales), pueden pagarse junto con el sueldo o en otro momento del mes o del año para que se vean como premios y no se confundan con el sueldo. A continuación veremos algunos de los sistemas de premios implementados en tres tambos diferentes.

Caso 1- Tambo en Luján: Un sistema sencillo.

Esta empresa tiene dos tambos de 140 vacas en ordeñe y cada tambo tiene un tambero y un ayudante. El dueño de esta empresa pensó un sistema de premios en los que revaloriza los resultados reproductivos además de los productivos. Todos los premios están pensados acordes al tamaño de la empresa, su nivel de producción y cantidad de vacas, es decir fueron diseñados por ellos mismos conociendo la dinámica de los números del tambo.

Se inició con el sistema de premios aprovechando la incorporación de uno de los tamberos a la empresa, se estableció como iba a ser a futuro y para comenzar, durante los primeros 9 meses, se acordó un sueldo básico y mínimo considerando que los resultados en estos meses dependían principalmente de la gestión del tambero anterior.

Lo acordado para después de los primeros nueve meses se compone de una parte mensual y una anual. Mensualmente el tambero recibe el 4% de la producción de leche, el valor equivalente a 200 litros de leche por parto con ternero/a vivo/a a las 48 horas, 200 litros de leche por ternera salida de guachera y 0,5% de la producción correspondiente al buen mantenimiento y limpieza de las instalaciones.

También hay premios que se cobran a fin de año y que se calculan con los registros que se fueron llevando y el cálculo lo hacen el dueño y el tambero juntos. Estos premios son: el valor correspondiente a 3500 litros de leche si superan los 120 partos con ternero/a vivo/a a las 48 horas y otro tanto igual si superan las 60 terneros/as salidas de la guachera.

El ayudante, por su parte, es empleado del tambero y cobra un sueldo fijo del que se hace cargo la mitad el tambero y la otra mitad la empresa, como así también la mitad de las cargas sociales. Puede ser participado con el premio anual que cobra el tambero si él lo considera oportuno.

El tambero es monotributista y la empresa se ha hecho cargo de llevarle la parte contable para ayudarlo a estar en regla y a que los empleados del campo estén también en blanco.

El dueño considera que para ellos es un sistema fácil de implementar y que ha dado buen resultado sobre todo en la respuesta del tambero valorizando los resultados en reproducción además de la producción.


Caso 2- Tambo en Tandil: Un sistema personalizado.

Es un tambo de 450 vacas en ordeñe con parición estacionada. El equipo de trabajo está formado por un tambero, tres ayudantes y un empleado que cubre los francos.

Se estableció un sistema de premios diferente para cada empleado que se conversa directamente con el dueño a comienzo del año. Con el tambero se fija un porcentaje del ingreso total de leche y de ese valor cobra el 70% durante la época de producción de leche y el 30% cuando no están ordeñando.

Los ayudantes del tambo son empleados de la empresa y cobran un sueldo fijo y, de la misma manera que el tambero, cobran el 70% en época de ordeñe y un 30% cuando no están ordeñando de un porcentaje fijado previamente.

El encargado del campo, el mixero y el mecánico tienen un sueldo fijo y cobran como bonificación el incremento del ingreso por producción respecto del año anterior. El guachero cobra un sueldo fijo y un premio fijado en kilos de proteína de la leche por ternera salida de guachera. Este premio lo puede cobrar al final de la estación de crianza o mensualmente.

A su vez, como incentivo para la familia de los empleados, el dueño del campo propone solventar los gastos de aquellos que quieran hacer una carrera universitaria o terciaria.


Caso 3- Tambo en Santa Fe: Un sistema más complejo.

Este tambo tiene 400 vacas en ordeñe y siete empleados: un encargado, dos ordeñadores, un vaquero, un responsable de recría y vacas secas, un mixero y un ayudante. Todos son empleados de la empresa y ninguno cobra a porcentaje, reciben un sueldo fijo y premios. Como hay una persona que puede ocuparse de reunir la información y hacer los cálculos correspondientes para calcular los premios este sistema es un poco más complejo pero es fácil de comprender por los empleados.

Este tambo se trata de un grupo de trabajo que ya se conoce y hay buena relación entre ellos por lo que se optó por armar premios individuales pero también grupales o cooperativos. Se decidió pagar los premios a mediados de mes para separarlos de lo que es el sueldo.

Uno de los premios cooperativos es el de producción. Se trata de una escala de porcentajes que van aumentando cada 500 litros y que afecta al valor total de litros producidos por mes, de manera que todos pueden saber cuanto van a cobrar porque conocen la producción diaria de leche. Este valor es un poco más alto para el encargado que para el resto. Por otro lado, también para todo el equipo, se paga un valor en relación al porcentaje de muertes en cada rodeo de vacas adultas, cuanto menor es el porcentaje de muertes mayor es el valor.

Entre los premios individuales están el pago por ternera salida de guachera con 65-70 kilos de peso vivo pero además se paga una cifra menor (la tercera parte) por el ternero macho porque se los engorda en el establecimiento. Este premio lo cobra el guachero que además tiene descuentos por las muertes de las hembras y un valor menor por la de los machos. Todos estos valores se fijan en pesos.

Tanto el mixero como uno de los ordeñadores, porque también desvasan, cobran por vaca desvasa y por vaca curada. Además cobran un valor en pesos que aumenta cuanto menor porcentaje de vacas rengas haya en el rodeo de ordeñe. Sin duda que, además, este tipo de premios ayudan a llevar un registro y seguimiento de los animales enfermos y de su evolución.

En cuanto a la reproducción, los dos ordeñadores inseminan y cobran por vaca o vaquillona preñada pero ese valor aumenta cuanto mayor sea la tasa de preñez del período en que se preñó la vaca. También los que detectan celo (el vaquero y los ordeñadores) cobran por celo detectado pero lo cobra el primero que lo vio. Esto da cuenta de que hay buena relación entre ellos para respetar al que lo vio primero, además de establecerse un control entre ellos mismos para no declarar celos falsos y que además perjudiquen los índices reproductivos.

Puede haber tantos sistemas de pago de premios pueden como empresas y grupos de trabajo haya lo importante es que sean a la medida de cada situación y cumplan con el objetivo de motivar a las personas.

Por Cecilia Marchisio, directora de Agro Búsquedas.
Especial para INFORTAMBO.com

 



comentar