Noticias


Los valores de los granos en Chicago a la baja tras informe USDA

Los valores de los granos en Chicago a la baja tras informe USDA

La semana en la que el USDA ratificó que las existencias finales estadounidenses 2022/2023 de soja, maíz y trigo se mantendrán en niveles muy ajustados, los precios de los granos gruesos registraron leves mejoras, mientras que las cotizaciones del grano fino cerraron con bajas, aunque sin comprometer un nivel aún elevado en las comparaciones históricas, según indicó el último informe de la consultora Granar.

Además del informe mensual del USDA, durante el segmento comercial tuvieron influencia las noticias originadas en la zona del Mar Negro y cuestiones exógenas, como los temores de los inversores a un proceso recesivo en EE.UU. y la caída del valor del petróleo. En el mercado local la atención –y la tensión– está puesta sobre el clima, que le sigue restando millones de toneladas al trigo por la falta de humedad y por las heladas tardías.

SOJA

El mercado argentino de soja sigue atado a las consecuencias del dólar sojacon compradores transitoriamente abastecidos y con vendedores que hicieron la «caja» necesaria poder mantener el resto a buen resguardo hasta que las condiciones comerciales les resulten satisfactorias o, mejor, hasta que surjan nuevas necesidades financieras.

En ese clima, con muy pocas operaciones concertadas, para la zona del Gran Rosario la transición semanal de las propuestas de las fábricas fue de 315 dólares, equivalentes a 46.935 pesos, a 52.000 pesos, equivalentes a 343,37 dólares. Cabe destacar que el miércoles la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) confirmó una oferta abierta por soja disponible por 400 dólares por tonelada, que en esa jornada fue equivalente a 60.336 pesos. Para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea la semana transcurrió con pocas operaciones y con valores que estuvieron atados a necesidades concretas de los exportadores, que llegaron a proponer, también, hasta 400 dólares por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por la Secretaría de Agricultura de la Nación en $ 56.040, mientras que para el inicio de la nueva semana comercial fue fijado en $ 55.564 pesos. En su última referencia semanal, la BCR relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 371,70 dólares por tonelada, equivalente a 56.162 pesos. El valor FOB del poroto de soja en los puertos argentinos pasó de 565 a 589 dólares por tonelada; el del aceite, de 1263 a 1236 dólares, y el de la harina, de 466 a 495 dólares por tonelada.

En el Matba Rofex el balance de la semana fue levemente bajista para los precios de la soja, dado que los ajustes de las posiciones noviembre y mayo resignaron un 1,28 y un 0,81%, tras variar de 392 a 387 y de 372 a 375 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 12 al 31 de octubre, la BCR marcó que deben salir del Gran Rosario 668.000 toneladas de poroto, 1.165.650 toneladas de harina y 226.551 toneladas de aceitedesde Bahía Blanca, 286.460 toneladas de poroto, 22.000 toneladas de harina y 16.000 toneladas de aceite; desde Necochea, 257.556 toneladas de poroto, y desde otros puertos, 109.000 toneladas de poroto y 25.000 toneladas de harina.

En su informe mensual, el miércoles el USDA mantuvo sin cambios, en 51 millones de toneladas, su previsión sobre el volumen de la cosecha de soja argentina, pero elevó de 4,70 a 7 millones la estimación sobre las ventas externas de grano sin procesar; redujo de 28,50 a 28,20 millones las exportaciones de harina, y de 5,80 a 5,70 millones las de aceite.

MAÍZ

Sin una tendencia definida cerraron la semana los precios del maíz en el mercado disponible argentino, donde la transición de las ofertas de los exportadores mostró una mejora de 245 a 250 dólares por tonelada (de 36.505 a 37.860 pesos) para la zona del Gran Rosario; estabilidad en 270 dólares por tonelada para Bahía Blanca, y una baja de 265 a 260 dólares para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 39.103, mientras que para el inicio de la semana comercial fue fijado en $ 39.062. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 307 a 312 dólares por tonelada.

El balance de la semana fue alcista para el maíz en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones diciembre y abril sumaron un 2,73 y un 4,69%, al pasar de 256 a 263 y de 256 a 268 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 12 al 31 de octubre, la BCR marcó que deben salir del Gran Rosario 955.350 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 279.000 toneladas; desde Necochea, 20.229 toneladas, y desde otros puertos, 64.000 toneladas.

En cuanto a los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la siembra de maíz para grano comercial sobre el 16,4% de los 7,5 millones de hectáreas previstos, con una demora interanual de 7,2 puntos porcentuales. «Desde nuestro informe previo, la falta de precipitaciones en el centro del área agrícola nacional continuó demorando el avance de las sembradoras. Solo restan dos semanas para concluir la ventana de siembra temprana y son necesarias lluvias durante los próximos siete días», advirtió.

Para la Argentina el USDA estimó sin variantes el miércoles en su informe mensual la producción de maíz, en 55 millones de toneladas, y las ventas externas las mantuvo en 41 millones.

El maíz completó la tercera semana consecutiva con leves alzas en Chicago, donde los contratos diciembre y marzo sumaron un 0,95 y un 0,76%, al pasar de 268,98 a 271,54 y de 272,03 a 274,10 dólares por tonelada. Al igual que el trigo, el maíz estuvo muy influenciado por las noticias originadas en la zona del Mar Negro, que fueron muy alcistas en el arranque de la semana por la voladura del puente que une Crimea con Rusia y por la represalia rusa con bombardeos sobre infraestructura energética, militar y de comunicaciones de Ucrania, país que antes de la guerra era el cuarto proveedor mundial del cereal. Las noticias alcistas fueron perdiendo fuerza –y habilitando toma de ganancias– por la chance de que se renueve el acuerdo de Estambul –vence el 22 de noviembre– que posibilitó los embarques ucranianos. Igualmente, sobre este tema se hablará muchos en las próximas semanas, sobre todo por la reticencia de Rusia a volver a validarlo, como se amplía en el espacio del trigo.

Fuera de la volátil situación en la zona del Mar Negro, parte de las alzas estuvieron relacionadas con:

  • El informe mensual del USDA publicado el miércoles

Y esto lo destacamos pese a que en la rueda del miércoles los precios del maíz cerraron casi sin cambios, en buena medida por lo comentado anteriormente en cuanto a las noticias en torno del conflicto entre Ucrania y Rusia. Pero, en concreto, el USDA ratificó el miércoles que la relación muy ajustada entre la oferta y la demanda se prolongará. En efecto, al ajustar su previsión sobre la cosecha estadounidense de 354,19 a 352,95 millones de toneladas, contra los 352,69 millones previstos por los privados, y al asumir las menores existencias dejadas por la campaña 2021/2022, el organismo debió hacer una serie de retoques, entre ellos la reducción de las exportaciones de 57,79 a 54,61 millones de toneladas, para no golpear de lleno sobre el stock final, que finalmente fue ajustado de 30,95 a 29,77 millones de toneladas, un volumen que si bien quedó arriba de los 28,55 millones calculados por los operadores, resulta el más bajo desde los 20,86 millones de toneladas del ciclo 2012/2013.

Como en el caso de la soja, el mercado se mantendrá sensible a eventuales mayores recortes productivos durante lo que resta de la cosecha. En ese sentido, el viernes los operadores estimaron el progreso de las labores sobre el 50% del área apta, frente al 31% reportado el martes por el USDA en su informe semanal, donde reflejó un avance más lento de lo previsto.

Entre los factores que limitaron las ganancias, además de la posibilidad aún incierta de la renovación del acuerdo de Estambul más allá del 22 del mes próximo, se ubicaron la caída del valor del petróleo, la firmeza del dólar contra monedas clave para el comercio agrícola como el real y el euro, y los temores de los inversores en cuanto al rumbo de la economía estadounidense y a las chances de un proceso recesivo.

Y un factor bajista para el maíz fue el viernes:

  • El informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses

En efecto, en su reporte semanal el USDA relevó el viernes ventas de maíz por 200.200 toneladas, por debajo de las 227.000 toneladas del informe anterior y del rango previsto por los operadores, que fue de 300.000 a 900.000 toneladas. Los operadores esperan ver más compras chinas, dadas las restricciones vigentes para el abasto desde Ucrania, país que supo ser el principal proveedor de la demanda china. De momento eso no está pasando y como agravante se agrega la posibilidad de que hacia fin de año Brasil esté en condiciones de comenzar a enviar maíz a China tras haber sido superadas las restricciones sanitarias que limitaban el comercio entre ambos países

Por último, resultó neutro para el mercado de maíz el informe semanal de la Administración de Información sobre Energía de Estados Unidos, dado que en él, el organismo elevó hoy de 889.000 a 932.000 barriles la producción diaria de etanol, un volumen que igualmente resultó inferior a los 1.032.000 barriles de igual momento de 2021. Además, incrementó las existencias del biocombustible de 21.685.000 a 21.863.000 barriles y las mantuvo arriba de los 19.847.000 barriles de igual momento del año pasado.

Buenos Aires, 17 de octubre de 2022

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados