Noticias


Con mejoras de hasta el 1,7% en la Bolsa de Chicago, el maíz se benefició por las complicaciones que atraviesa la producción en Sudamérica y por la certeza de que China ya es un nuevo jugador fuerte en la demanda del grano grueso.

Según indicó un informe de la Consultora Granar, los precios del maíz disponible se mantuvieron firmes en el mercado local, donde las ofertas de los exportadores crecieron de 190 a 195 dólares por tonelada (de 15.476 a 15.992 pesos) para la zona del Gran Rosario y se mantuvieron en 195 dólares para Bahía Blanca y en 190 dólares por tonelada para Necochea, donde el viernes no hubo interesados.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 15.076, mientras que para el inicio de la nueva semana comercial fue fijado en 15.091 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 227 a 228 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

La misma lógica del maíz disponible se reflejó para el grano de la próxima cosecha, para las entregas entre marzo y abril, con una suba de 182 a 185 dólares por tonelada para el Gran Rosario y con estabilidad en 185 dólares para Bahía Blanca y en 175 dólares por tonelada para Necochea.

El balance semanal fue alcista en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones diciembre y abril del maíz sumaron un 1,51 y un 1,81%, tras pasar de 199 a 202 y de 182,20 a 185,50 dólares por tonelada.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de maíz para grano comercial sobre el 47% de los 6,3 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 17 puntos y con una demora interanual de 7,7 puntos. “Desde nuestro informe previo, continuó la siembra de cuadros tardíos de maíz en el centro y en el sur del área agrícola nacional. Los niveles de humedad superficial comienzan a ser limitantes en sectores de las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires. Por lo tanto, son necesarias nuevas lluvias para asegurar la incorporación de los cuadros remanentes”, dijo la entidad. Agregó que cuando aún quedan por incorporarse más de 2.000.000 de hectáreas de planteos tardíos, son necesarias precipitaciones en los próximos días para permitir renovar los niveles hídricos.

“Se comienzan a relevar demoras en las labores por falta de humedad en la cama de siembra en el margen oeste del área agrícola. En paralelo, los lotes tempranos comenzaron a transitar el período de definición de rendimiento bajo condiciones de elevadas temperaturas y reservas hídricas ajustadas, por lo cual también son necesarias lluvias para asegurar buenas productividades. En las zonas Centro-Norte de Santa Fe y Centro-Este de Entre Ríos se relevan los cuadros más adelantados de maíz. Hacia los Núcleos Norte y Sur, gran parte de los planteos tempranos del cereal comenzaron a iniciar el período crítico. A la fecha el estado de los cuadros es bueno producto de las lluvias de noviembre. A pesar de esto, las altas temperaturas y una mayor demanda de agua por parte del cultivo, requieren que se registren nuevas precipitaciones”.

El jueves el USDA redujo de 50 a 49 millones de toneladas su estimación sobre la cosecha argentina de maíz, pero mantuvo en 34 millones su previsión sobre las exportaciones.

Tras las bajas de la semana pasada, el maíz logró repuntar en la Bolsa de Chicago, donde los contratos diciembre y marzo sumaron un 1,74 y un 0,71%, al pasar de 164,17 a 167,02 y de 165,54 a 166,72 dólares por tonelada. Con ventas semanales que se mantuvieron arriba del millón de toneladas, las mejoras estuvieron dadas por los rumores de nuevas compras chinas; por la compleja evolución de la campaña sudamericana del cereal, y por la debilidad del dólar frente a buena parte de las monedas relevantes para el comercio de materias primas.

A la causa alcista no aportó el informe mensual del USDA, al menos en su espacio dedicado a Estados Unidos. En efecto, el organismo no hizo ningún cambio en sus cifras. Es decir, mantuvo la cosecha estadounidense en 368,49 millones de toneladas; el uso forrajero en 144,79 millones; el uso total en 309,26 millones, con el uso para etanol en 128,28 millones, y las exportaciones en 67,31 millones (ya está comprometido cerca del 60% de dicha meta). Así, las existencias finales quedaron en 43,23 millones de toneladas, sin variantes respecto de noviembre y por encima de los 42,95 millones previstos en promedio por los operadores.

El dato positivo del reporte fue la corrección del USDA sobre su estimación de las importaciones de China, de 13 a 16,50 millones de toneladas. Más allá de que buena parte de los operadores cree que las compras chinas terminarán arriba de los 20 millones de toneladas en el ciclo 2020/2021, el hecho de que el organismo validara la tendencia vista por el mercado instala a China como el nuevo gran jugador del lado de la demanda y quizás esa presencia no se limite sólo a la actual campaña.

Respecto de la oferta sudamericana, si bien causó decepción que el USDA mantuviera su estimación de cosecha de Brasil en 110 millones de toneladas, con exportaciones por 39 millones, el hecho de que la Conab redujera su cálculo de 104,89 a 102,59 millones de toneladas puso en evidencia que quizás la segunda cosecha del cereal resulte menor que las previsiones sostenidas por los técnicos del USDA. Además, la fortaleza del real frente al dólar, quizás, podría restarle estímulo a la siembra brasileña de maíz.

Entre neutro a levemente positivo resultó el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas por 1.362.200 toneladas, casi en línea con las 1.371.400 toneladas del reporte anterior y cerca del máximo previsto por los privados, en un rango que fue de 700.000 a 1.500.000 toneladas. Del total, China participó con 141.200 toneladas.

Buenos Aires, 14 de diciembre de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados