Noticias


El Mercosur, proveedor de alimentos que busca un lugar en el nuevo mundo

El Mercosur, proveedor de alimentos que busca un lugar en el nuevo mundo

La invasión rusa a Ucrania y los cambios sobrevinientes, cuyos alcances no están claros aún, replantea el rol de los alimentos y del Mercosur en la geopolítica global. Este gran tema fue el eje del panel “El rol de la región como proveedora de alimentos” del XVI Congreso MAIZAR, moderado por Marcelo Regúnaga, coordinador en Argentina del Grupo de Países Productores del Sur, en el que disertaron Nicolás Albertoni, profesor de la Universidad Católica del Uruguay; Romina Gayá, especialista en Comercio Internacional y Economía del Conocimiento, y Nelson Illescas, director de la Fundación INAI.

Nuevas alianzas y flujos de comercio, precios más altos, que para algunos países son un problema y para otros una oportunidad, dibujan un escenario incierto y desafían la seguridad alimentaria, planteó Marcelo Regúnaga, coordinador en la Argentina del Grupo de Países Productores del Sur y moderador del panel “El rol de la región como proveedora de alimentos”. Allí se abordaron aspectos comerciales y geoestratégicos: al término offshoring (inversión extranjera, en función de reducir los costos de la cadena de valor) le surgen competidores como reshoring (relocalización de inversiones), nearshoring (inversión y provisión en locaciones cercanas) y friendshoring (inversión en países amigos, de mayor afinidad cultural y fiabilidad de abastecimiento).

La guerra no terminó y no se sabe cómo se reorganizarán la geopolítica y las alianzas mundiales ante una disrupción que alteró el comercio mundial de granos y fertilizantes, dijo Regúnaga al darle la palabra a Nelson Illescas, quien hizo foco en los precios y las respuestas de los países y el caso de la Argentina. La guerra, dijo, afectó las commodities agrícolas, energéticas y minerales, que alcanzaron precios récord a partir de la salida del mercado de Ucrania, cuarto exportador mundial de maíz, y las sanciones económicas a Rusia, que perdió así relevancia como proveedor de fertilizantes, petróleo y gas, en un mercado mundial que venía de un año previo de aceleración global de la inflación.

Aunque en los últimos dos meses el índice de la FAO de precios de los alimentos se retrajo levemente, dijo Illescas, están por sobre los de 2011, el año de la Primavera Árabe, y acicateados también por el aumento del precio de sus insumos: energía y fertilizantes.

Illescas, medidas no adecuadas, como las restricciones a la exportación que impusieron países como la Argentina e Indonesia (que cerró las ventas de aceite de palma, correlacionado con la escasez del aceite de girasol), exacerbaron el aumento de precios, que recibieron un estímulo adicional del lado de la demanda, en la medida que algunos grandes actores del mercado adelantaron compras y contratos o redujeron aranceles, y generaron mayor tirantez en un mercado con stocks ya restringidos, a lo que se sumó un clima adverso en el Norte, que presagia una menor cosecha en 2023.

En ese contexto, hay un redireccionamiento de los flujos comerciales y aparece una oportunidad para que la Argentina ocupe espacios vacantes. Pero para ello debe demostrar ser un proveedor confiable, avanzar en inversión y producción de fertilizantes y evitar medidas restrictivas de la exportación. Es un mundo incierto, de oportunidad y desafíos, resumió Illescas, en el que la Argentina no ha hecho aún lo suficiente para ganarse la condición de proveedor confiable, y debe repensar su inserción internacional.

Nicolás Albertoni pintó un cuadro geopolítico emergente, no solo de la pandemia y la guerra, advirtió, sino también de tendencias previas, como las crisis migratorias, los desafíos ambientales y los regímenes políticos, las disrupciones laborales por el creciente peso de la tecnología, y cambios demográficos de peso, como el envejecimiento de la población china. Y ese cóctel, resaltó, ocurre en un mundo mucho más interdependiente que el de los ’90, cuando había 40 acuerdos comerciales, contra los cerca de 500 actuales.

Romina Gayá inició su exposición respondiendo a la observación de Regúnaga de que en la nueva diplomacia comercial pesarán más las afinidades culturales y que el mundo afronta un deterioro de la gobernanza multilateral. De hecho, respondió la especialista, el sistema multilateral de comercio está en crisis, su principal organismo, la OMC, “hace 15 años que no logra avances relevantes”, y se ha convertido en una “organización obsoleta”, al tiempo que proliferaron en el mundo acuerdos regionales y de generación de reglas por esa vía, no en un sistema multilateral.

La reciente reunión ministerial de la OMC, dijo Gayá, produjo resultados muy modestos; en el caso de seguridad alimentaria, limitados a “meras declaraciones”. Tampoco el Mercosur, dijo Gayá, hizo avances sustanciales en los últimos 15 años, ni siquiera en el área de alimentos procesados, donde hay mayores barreras y podría haber mayores progresos.

Buenos Aires, 1 de julio de 2022

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados