Noticias


Precios a la baja para el maíz en Chicago

Precios a la baja para el maíz en Chicago

Los precios de los granos cerraron la semana con bajas generalizadas en Chicago, en la previa de un fin de semana largo en Estados Unidos, según indicó la consultora Granar.

Los pronósticos de lluvias para Sudamérica les restaron sostén a las cotizaciones de la soja y del maíz, mientras que el trigo sigue padeciendo por la calma que aportó al mercado la abundante entrada de la oferta del hemisferio Sur. En el mercado local, con las complicaciones que sigue generando la bajante histórica del Paraná, los precios no registraron grandes cambios.

Estables se mantuvieron durante la semana los precios del maíz argentino con entrega inmediata, con ofertas de los exportadores firmes en 250 dólares por tonelada (por la devaluación, de 25.770 a 25.910 pesos) para Bahía Blanca y en 225 dólares por tonelada para el Gran Rosario (de 23.193 a 23.319 pesos). En Necochea los compradores sólo hicieron ofertas por grano con entrega para febrero, por 250 dólares por tonelada. Vale tener en cuenta que las complicaciones logísticas por la bajante del Paraná persisten y que los exportadores siguen con la necesidad de originar más mercadería de la habitual sobre los puertos marítimos.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 22.699, mientras que para el inicio de la semana comercial fue fijado en 22.699 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 271 de 270 dólares por tonelada.

En cuanto al maíz de la nueva cosecha, para las entregas entre marzo y abril, las propuestas de los compradores se mantuvieron firmes en 240 dólares por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea, mientras que para el Gran Rosario retrocedieron de 217 a 215 dólares por tonelada.

Levemente positivo fue el balance de la semana para el maíz en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones enero y abril sumaron un 0,26 y un 0,50%, al pasar de 229,40 a 230 y de 218,90 a 220 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 12 de enero al 1º de febrero, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 581.669 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 265.250 toneladas; desde Necochea, 17.440 toneladas, y desde otros puertos, 29.950 toneladas.

Acerca de los cultivos, en su informe mensual la BCR sorprendió al ajustar el miércoles su previsión sobre la cosecha de maíz argentino de 56 a 48 millones de toneladas. «El año 2022 sigue sin lluvias importantes. Ya van casi 30 días sin milímetros significativos que den auxilio: el maíz sigue sufriendo dos golpes de calor que se han sucedido con apenas una semana de respiro en el medio. Temperaturas extremas, días de vientos continuos, una humedad relativa del 10 al 15% y una radiación con valores de watts también extremos son algunas de las variables que se han alineado para poner al maíz de primera contra las cuerdas», indicó la entidad. Agregó que el ambiente de baja productividad «deja muy lejos los 82 quintales del año pasado: el rinde promedio de la estimación nacional del cultivo de maíz 2021/2022 arroja 71,3 quintales. La posibilidad de sostener la producción del maíz argentino dependerá de las lluvias y del desarrollo que logren alcanzar los maíces de las siembras tardías».

El jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de maíz sobre el 86,4% de los 7,3 millones de hectáreas previstos, demorado frente al 90,9% de igual momento de 2021 y –también– al 90,9% promedio de los cinco años precedentes. En cuanto al estado de las plantas, redujo del 40 al 23% la proporción en estado excelente/bueno, contra el 19% vigente un año atrás. Y respecto de la condición hídrica, ajustó del 63 al 47% la porción óptima/adecuada, frente al 80% de 2021.

En su informe mensual, el miércoles el USDA redujo su estimación sobre de cosecha de maíz argentino 54,50 a 54 millones de toneladas, pero mantuvo la previsión de exportaciones en 39 millones.

Los precios del maíz terminaron la semana con saldo negativo en Chicago, donde las posiciones marzo y mayo perdieron un 1,73%, luego de pasar de 238,87 a 234,73 y de 239,26 a 235,13 dólares por tonelada. Más allá de las subas del viernes, en medio de rumores de nuevas compras chinas, el mercado estuvo sometido a varias noticias bajistas, por los anuncios de lluvias en Sudamérica, por versiones periodísticas preocupantes para la industria del etanol y por un informe del USDA que matizó buenas y malas para la expectativa de los operadores.

Los pronósticos de lluvias sobre el sur de Brasil y sobre buena parte de las regiones productoras de maíz de la Argentina fueron un factor de presión para los precios, dado que, de concretarse, aportarían alivio y contribuirían a mejorar el estado de suelos que vienen padeciendo un prolongado déficit hídrico. En Brasil, condiciones húmedas en Rio Grande do Sul, Santa Catarina y en Paraná podrían detener las pérdidas de la primera cosecha, pero, quizás más relevante, podrían cambiar las perspectivas para la siembra de la segunda cosecha, la que debe responder por más del 75% de la oferta total brasileña. Mientras que en la Argentina los aportes de humedad resultan imprescindibles para frenar el deterioro de los maíces tempranos y para potenciar los cultivos tardíos y el cierre de las siembras. Como destacamos en el espacio de la soja, el martes la apertura de Chicago tendrá mucho que ver con lo que haya ocurrido con las lluvias sobre Sudamérica.

En cuanto al etanol, el mercado se vio sobresaltado el miércoles por versiones periodísticas que afirmaron que la Administración Biden estaría analizando la posibilidad de reducir el mandato obligatorio de corte con etanol para 2022 respecto de los 15.000 millones de galones propuestos en diciembre. El argumento de tal medida sería el mismo que vinieron planteando desde la industria del petrolero, que el consumo de gasolina para el presente año se prevé abajo del nivel de 2019. ¿Cederá Biden ante el lobby petrolero o recordará sus promesas de campaña en favor de las energías renovables?

Y el otro factor adverso desde la industria del etanol –por segunda semana seguida– apareció también el miércoles en el informe de la Administración de Información sobre Energía de Estados Unidos. En efecto, el organismo redujo la producción de etanol de 1.048.000 a 1.006.000 barriles por día, un volumen que igualmente sigue arriba de los 941.000 barriles de igual momento de 2020, pero que resultó el más bajo desde principios de octubre último. Además, elevó las existencias de 21.359.000 a 22.911.000 barriles, el volumen más importante desde la segunda semana de febrero último.

Respecto del informe mensual del USDA, elevó la cosecha estadounidense de 382,59 a 383,94 millones de toneladas, contra los 382,77 millones previstos por el mercado. Ese incremento se sustentó en una mayor área cosechada. En el resto de las variables mantuvo el uso forrajero en 143,52 millones, pero incrementó el uso total de 313,20 a 315,23 millones, esto, por la previsión de una mayor demanda de la industria del etanol, con un volumen que pasa de 133,36 a 135,26 millones de toneladas. La proyección de exportaciones, en tanto, fue reducida de 63,50 a 61,60 millones. Con todos los cambios antedichos, estimó las existencias finales en 39,11 millones de toneladas, por encima de los 37,94 millones de diciembre y de los 37,39 millones pronosticados por los privados. En síntesis, bueno lo del etanol, aunque los cálculos no reparan –claro está– en la chance de un viraje política en materia de cortes, pero mala la retracción de las exportaciones y el aumento de las existencias.

Acerca de la oferta de Sudamérica, además del modesto recorte planteado para la Argentina, el USDA redujo de 118 a 115 millones de toneladas su expectativa sobre la producción de maíz en Brasil, pero –también como con las ventas externas argentinas– mantuvo su cálculo de exportaciones en 43 millones.

El martes la Conab ajustó su proyección de cosecha brasileña de 117,18 a 112,90 millones de toneladas, mientras que la expectativa sobre las ventas externas la sostuvo en 36,68 millones. En detalle, el organismo brasileño redujo de 29,07 a 24,79 millones de toneladas su cálculo sobre la primera cosecha y mantuvo sin variantes la previsión sobre la segunda, en 86,26 millones, y sobre la tercera, en 1,86 millones.

Poco constructivo resultó el jueves el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el USDA relevó ventas de maíz por 457.700 toneladas, por encima de las 256.100 toneladas del informe anterior, pero abajo del rango previsto por los operadores, que fue de 500.000 a 1.500.000 toneladas. México y Japón fueron los dos principales destinos.

Buenos Aires, 17 de enero de 2022

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados