fecha


Actualidad

Brasil: estamos siendo justos con los pequeños productores?

4/01/2019Antes de cualquier cosa: el productor pequeño no es sinónimo de ineficiencia. De hecho, el éxito de las granjas viene acompañado de la ganancia gradual y sostenida de escala de producción. El productor que no busca tener una línea de crecimiento tiende a ser menos competitivo a medida que los demás van creciendo.

Todos los costos fijos se diluyen en una facturación restringida, lo que naturalmente dificulta la vida de pequeñas propiedades. La logística también es un factor que hace el pequeño. Tanto en la llegada de los insumos como en la salida de la leche, la operación es muy fraccionada encarando todo el proceso.

En cuanto a estas dificultades, las granjas pequeñas eficientes se han adaptado a sistemas de producción de costo más bajo con mano de obra en su mayoría familiar sin olvidar tener una media de producción interesante por animal y por área. Como la capacidad de inversión es pequeña, es necesario maximizar los resultados para que regresen en la medida de lo posible como inversión, y ahí está el cuello de botella.

"Productores pequeños y eficientes se han adaptado a sistemas de producción de costo más bajo con mano de obra en su mayoría familiar sin olvidar tener una media de producción interesante por animal y por área".

El hecho es que incluso con todas las limitaciones logísticas que encarecen los insumos y reducen el precio de la leche, la diferencia de precios de leche que el mercado nacional impone entre el pequeño y el gran productor es absurda.

La industria adopta la estrategia de gestión de compras de leche por promedio de precios, haciendo que el pequeño productor subsidie ​​el precio recibido por el gran, en una política que acaba siendo mala para los dos. El pequeño disminuye por asfixia y acaba en algún momento abandonando el mercado y el grande sigue teniendo una visión de tendencia falsa, sin ver que en el momento que todos los pequeños abandonan la actividad él no tendrá más aquella performance subsidiada, que en realidad él ni sabe de cuánto es.

En el último relevamiento de precios de Cepea piloto de diciembre, el promedio Brasil alcanzado por los productores menores que 200 litros de producción diaria alcanzó R$ 1,0409 mientras que la media de los productores mayores que 7.000 litros de producción diaria fue de R$ 1,4688. Estamos hablando de + del 30% de diferencia que el mercado somete al productor pequeño para que él piense en cómo gestionar el resto del proceso.

La diferencia casi siempre está justificada por la logística, pero analizando el histórico del Cepea neto en comparación al Cepea bruto, llegamos al costo de R$ 0,10. En el caso de los impuestos, el flete medio nacional no está por encima de R $ 0,095 por litro. Siguiendo esa lógica, si el flete fuera (y no es) el 50% más caro para hacer la logística del pequeño productor, una diferencia justa sería de R $ 0,05.

Por supuesto, para la industria el productor grande es comercialmente más interesante. Es menos volátil en el historial de producción, garantiza un volumen de calidad más constante, entre otros argumentos. Esta característica naturalmente va a agregar más valor en el precio final de su producción. Pero el hecho es que si eso no es equilibrado de forma coherente, sustentable y proporcional, el pequeño (eficiente) va a morir y el grande va a dejar de tener cualquier diferencial en el futuro próximo.

Para las industrias, el efecto también es muy malo. La producción de leche familiar lleva consigo el beneficio social. Ella mantiene a familias enteras en el campo, sosteniendo comunidades y enraizando la producción en determinadas regiones. Sacar al pequeño productor del mercado enfría las relaciones de colaboración en la cadena de suministros, transformando todo ese hermoso sector en una simple relación comercial. Los lugares donde había cientos de productores quedarán reducidos a una decena o menos, que si discontinúan la actividad en algún momento, provocarán gran impacto en la disponibilidad de leche de esa región.

"Sacar al pequeño productor del mercado, enfría las relaciones de colaboración en la cadena de suministros, transformando todo ese hermoso sector en una simple relación comercial".

¿Qué se puede hacer de forma preventiva?

 

En Verde Campo decidimos de forma inédita transferir parte del pago por producción para los criterios de calidad en 2019. De esa forma, mantuvimos e incluso mejoramos la posibilidad de ganancia variable dando mejores oportunidades para todos. Esto no quiere decir que retiramos potencial de precio de los grandes y ni que igualamos las condiciones. Sólo dimos más oportunidades para que las haciendas menores tengan más estímulo para crecer y establecerse en la actividad. Todavía hay tiempo de cambiar los rumbos y corregir las distorsiones, basta con dar el primer paso.

Fuente OCLA

traducido por el OCLA en base a newsletter de MilkPoint por Sávio Santiago – Gerente de Materia Prima en Campo Verde
  • album


comentar

Lanzamiento