Noticias


En Chicago, el maíz sigue en alza: con valor de u$s 304,22 por tonelada para el disponible

En Chicago, el maíz sigue en alza: con valor de u$s 304,22 por tonelada para el disponible

La escalada de los precios de los granos tuvo otra semana plena en el mercado estadounidense, donde el maíz volvió a liderar el movimiento alcista con ganancias que superaron el 10,5% sobre el contrato que marca la entrada de la nueva cosecha.

Tal como indicó la consultora Granar, en el balance de la soja también fue la posición coincidente con el ingreso del grano 2021/2022 la que logró la mejor suba, con un 7%.

En tanto que el trigo fue arrastrado por la corrientes de los granos gruesos y por algunos fundamentos propios para anotar incrementos mayores al 4%.

En el mercado local las subas también fueron generales, con puntos altos en la soja disponible y en el maíz en el Matba Rofex, donde las ganancias superaron el 11 por ciento.

Muy positivo fue el balance de la semana para los precios del maíz argentino, con ofertas de los exportadores que crecieron de 220 a 245 dólares por tonelada (de 20.539 a 22.944 pesos) para el Gran Rosario, donde la oferta de 245 dólares también se extendió a las entregas diferidas hasta diciembre; de 225 a 253 dólares para Bahía Blanca, y de 220 a 245 dólares por tonelada para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 21.455, mientras que para el inicio de la nueva semana comercial fue fijado en 21.938 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos se mantuvo en 290 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

La fuerte tendencia alcista comprendió también al Matba Rofex, donde las posiciones julio y septiembre del maíz aumentaron un 11,36 y un 11,45%, luego de pasar de 219,10 a 244 y de 220 a 245,20 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 5 al 29 de mayo, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 1.405.975 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 684.175 toneladas; desde Necochea, 20.000 toneladas, y desde otros puertos, 85.536 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el progreso de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 22,7% del área apta, demorada frente al 38,2% del año pasado y del 32,4% promedio de las cuatro campañas anteriores. “Las productividades registradas se mantienen cercanas a los promedios zonales o aún por debajo de los rindes del ciclo previo. Frente a este panorama, mantenemos la proyección nacional de producción para la campaña 2020/2021 en 46 millones de toneladas”, dijo la entidad.

SOJA

La soja completó otra semana con saldo positivo en la Bolsa de Chicago, donde los contratos mayo y julio sumaron un 3,18 y un 3,62%, al pasar de 577,24 a 595,62 y de 563,74 a 584,13 dólares por tonelada. Acortando la brecha, la posición noviembre, que marca el inicio formal de la campaña 2021/2022, trepó un 7%, tras variar de 492,27 a 526,72 dólares por tonelada. El panorama no difiere del comentado en las semanas precedentes, dado que se volvió a destacar la firmeza del mercado interno, con las fábricas compitiendo por hacerse de la escasa mercadería que van apareciendo. La fortaleza de los precios del aceite es la que mejora los márgenes de las procesadoras y la que las habilita a convalidar las sucesivas suba en las cotizaciones del poroto de soja.

El maíz volvió a liderar las ganancias semanales en la Bolsa de Chicago, donde los contratos mayo y julio subieron un 4,43 y un 8,76%, al pasar de 291,32 a 304,22 y de 265,04 a 288,27 dólares por tonelada. La suba más importante del segmento fue para la posición septiembre, que marca la entrada de la nueva cosecha y que dio un paso al frente para acortar la brecha con la campaña que se va. En efecto, la mejora fue del 10,55%, tras variar de 233,16 a 257,76 dólares por tonelada.

Al igual que en el caso de la soja, el saldo exportable previsto por el USDA en su informe de abril está agotado, pero eso no parece ser un escollo para que los exportadores aprovechen las oportunidades que aparecen en el horizonte. Y, a la par, la demanda interna de los consumos, las alimenticias y los productores de etanol sigue constante en su búsqueda de materia prima pese a la persistente suba de precios de la materia prima. En esa fortaleza del consumo interno hay que incluir como fundamento la aparente salida de EE.UU. de lo peor de la pandemia, con cada vez más Estados retomando una normalidad que implica más movilidad y más salidas, más consumo de combustibles y más consumos de carnes en restaurantes y en cadenas hoteleras que en lo peor de la pandemia resintieron la demanda al cerrar sus puertas.

Y para sumar más firmeza al precio del maíz, Brasil se instaló como un fundamento de peso en el mercado. La segunda cosecha, que aporta cerca del 75% del volumen total del maíz brasileño, está siendo puesta en jaque por lluvias que se muestran esquivas con las zonas productoras y que están llevando a los estimadores a recalcular sus cifras. Durante la semana, la consultora StoneX redujo de 77,70 a 72,70 millones de toneladas su cálculo sobre la segunda cosecha de maíz brasileño y de 105,10 a 100,30 millones su previsión sobre el volumen total. Pero, a medida que los días pasan y las precipitaciones no llegan, las voces que ubican la producción total de maíz brasileño debajo de los 100 millones de toneladas comienzan a hacerse oír. Cabe recordar que en abril el USDA proyectó la cosecha de Brasil en 109 millones de toneladas, cerca de los 108,97 millones calculados por la Conab.

Al inicio de la semana el Departamento de Economía Rural del Estado de Paraná redujo del 40 al 28% la proporción de maíz en estado bueno sobre los 2,5 millones de hectáreas sembrados en ese Estado, mientras que la porción de plantas en estado malo creció del 18 al 27% en la semana. Un 32% de cultivos esta en floración, determinando su potencial de rinde, bajo severas restricciones de humedad.

En cuanto al saldo exportable agotado –está claro que lo vendido todavía debe embarcarse– y a las oportunidades que aparecen, esta semana el mercado dio muestras de ello. A mitad de la semana el USDA confirmó una cancelación de compras chinas de maíz 2020/2021 por 140.000 toneladas, pero rápidamente ese volumen fue compensado por nuevas ventas hacia destinos desconocidos por 132.588 toneladas. Entre los operadores primó la idea de ese grano irá rumbo a Brasil, que por el aumento de los precios internos suprimió temporalmente los aranceles extra Mercosur.

Respecto del informe mensual que el USDA publicará el miércoles, el promedio de las estimaciones privadas ubicó el stock final estadounidense 2020/2021 en 32,39 millones de toneladas, por debajo de los 34,34 millones del mes pasado, con un rango posible que va de 28,83 a 34,57 millones de toneladas. Y para la campaña 2021/2022 el promedio de las cifras aportadas por los privados pronosticó un stock final de 34,14 millones de toneladas, un volumen que, de ser validado por el USDA da poco margen de maniobras para sufrir algún contratiempo productivo. Vale tener en consideración que los estimadores ubicaron sus cifras en un rango que fue de 27,94 a 41,20 millones de toneladas.

Como se señaló en el caso de la soja, el mercado considera que la nueva campaña debe evolucionar muy cerca del ideal, desde la siembra y hasta la cosecha. Incluso ya hay operadores que sostienen que sólo logrando una cosecha en el rango más alto de las posibilidades se evitará agravar la ajustada relación entre la oferta y la demanda, pero no superar la tensión que se vive en la actual campaña. En este camino no contribuye el déficit hídrico que se registra en zonas del Medio Oeste y en otros Estados productores, como Dakota del Norte, que más allá del trigo también produce granos gruesos y que hoy tiene casi todo su territorio bajo condiciones de sequía extrema.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la siembra sobre el 46% del área prevista, frente al 17% de la semana pasada, al 48% del año pasado y al 36% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial quedó por encima del 44% previsto en promedio por los operadores. En Iowa se sembró el 69% de la superficie prevista, contra el 20% de la semana anterior, el 72% de 2020 y el 45% promedio. Emergió el 8% de las plantas, contra el 3% de la semana pasada, el 7% a igual fecha del año pasado y el 9% promedio de las cuatro campañas precedentes.

En su trabajo sobre las exportaciones semanales estadounidenses, el jueves el USDA relevó ventas 2020/2021 de maíz por 137.400 toneladas, por debajo de las 521.300 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por los privados, que fue de 200.000 a 900.000 toneladas. Además, comunicó ventas 2021/2022 por 106.200 toneladas, cerca del mínimo previsto por los operadores, en un rango que fue de 100.000 a 600.000 toneladas. El viernes el USDA confirmó una venta de maíz 2021/2022 a China por 1.360.000 toneladas.

Buenos Aires, 9 de mayo de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados