Noticias


Pese a la entrega de maíz nuevo en Estados Unidos, subió el precio en Chicago

Pese a la entrega de maíz nuevo en Estados Unidos, subió el precio en Chicago

El mercado de granos tuvo una semana positiva para los precios en Estados Unidos, con subas que en el caso de la soja y del maíz encontraron su mejor expresión sobre las posiciones coincidentes con la entrada de las nuevas cosechas, según indicó la consultora Granar.

Las ganancias respectivas para noviembre y septiembre en Chicago fueron del 4,57 y del 5,80 por ciento.

La vigencia de un tiempo que no puede ser catalogado como ideal para los cultivos, con calor y poca humedad en el margen oeste y en el norte del cinturón sojero/maicero, fue el principal fundamento de la tónica alcista.

Pero el clima también se vio apuntalado por la demanda que podría tener nuevas implicancias sobre las existencias finales estadounidenses en el reporte mensual que el USDA publicará el jueves.

La volatilidad externa también se reflejó sobre el mercado doméstico del maíz que, sin embargo, en el balance semanal dejó pocos cambios. En efecto, sobre el Gran Rosario la oferta de los exportadores, punta a punta, quedó estable en 210 dólares por tonelada, pero eso luego de caer a 205, de subir a 215, de volver a caer a 205 y de retornar otra vez a 210 dólares, que por efecto de la devaluación implicó un paso de 19.816 a 19.879 pesos por tonelada. Para Bahía Blanca las ofertas crecieron de 222 a 225 dólares por tonelada, mientras que para Necochea terminaron estables, en 220 dólares por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 19.625, mientras que para el lunes fue fijado en 20.271 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó 256 a 264 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

Levemente alcista resultó el balance semanal para el maíz en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones julio y septiembre sumaron un 0,23 y un 1,07%, luego de variar de 213,50 a 214 y de 214 a 216,30 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 2 al 29 de junio, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 2.121.130 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 621.000 toneladas; desde Necochea, 142.570 toneladas, y desde otros puertos, 109.950 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el progreso de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 34,1% del área apta –el avance semanal fue de apenas 3,2 puntos–, muy demorada frente al 55,6% de igual momento del año pasado y del 41,5% promedio de las cinco campañas anteriores. “Los mayores progresos se relevaron en Córdoba, Buenos Aires y en Santa Fe. Los rindes de los cuadros tardíos continúan superando las expectativas iniciales, siendo mayores aún que las productividades de los planteos tempranos en algunas regiones. Frente a este panorama mantenemos la proyección nacional de producción para el ciclo 2020/2021 en 46 millones de toneladas”, indicó la Bolsa.

El maíz logró un balance positivo en Chicago tras otra semana muy volátil, con entradas y salidas de los fondos de inversión. Las mejoras fueron del 3,96 y del 5,80% para las posiciones julio y septiembre, que pasaron de 258,55 a 268,62 y de 225,68 a 238,77 dólares por tonelada. Entre los fundamentos alcistas con los que contó el maíz se destacaron la firmeza de la demanda interna y externa, y el clima.

Sobre lo primero, la Agencia de Información sobre Energía estadounidense relevó en su trabajo semanal al 28 de mayo la producción de 1.034.000 barriles de etanol por día, un máximo en 14 meses, frente a los 1.011.000 barriles de la semana anterior y a los 765.000 barriles de la misma semana del año pasado. Este incremento en la producción de etanol lleva a los especialistas a elucubrar un incremento de la demanda de maíz por parte de la industria en el actual ciclo comercial, desde los 126,37 millones de toneladas estimados por el USDA en mayo. Ese incremento probable lo ubican entre 2 y 2,5 millones de toneladas que, de ser convalidado por el organismo en su informe mensual del jueves próximo, acentuaría la caída del stock final.

Y en cuanto a la demanda externa, el viernes hubo más argumentos para quienes sostienen que el jueves el USDA podría volver a elevar su previsión sobre las ventas externas 2020/2021. En efecto, en su informe sobre exportaciones estadounidenses el organismo lejos de indicar cancelaciones –particularmente de China, como se especuló– relevó nuevas operaciones por 531.100 toneladas, que quedaron cerca de las 555.900 toneladas del reporte anterior y por encima de un rango que los privados calcularon entre cancelaciones por 200.000 toneladas a ventas efectivas por 400.000 toneladas. Japón, con 179.500 toneladas, y China, con 158.500 toneladas, se destacaron entre los compradores. Por el ritmo de ventas y de embarques, los privados especulan con que el récord de exportaciones, actualmente fijado en 70,49 millones de toneladas, superaría fácilmente los 71 millones, sumando presión sobre las existencias finales.

Las ventas 2021/2022 fueron relevadas en 439.500 toneladas, lejos de las 5.691.300 toneladas de la semana pasada, pero dentro del rango estimado por los operadores, entre 300.000 y 900.000 toneladas. Vale tener en cuenta que el dato semanal reportado por el USDA para la nueva campaña es más parecido a la normalidad estacional, tras la inédita sucesión de compras chinas anticipadas, que en pocas jornadas sumó negocios por 10,74 millones de toneladas.

Respecto del clima, más allá de las lluvias caídas durante la semana sobre la porción este del cinturón sojero/maicero, el oeste y el norte de las zonas productoras quedaron sin portes de humedad. Eso se reflejó otra vez sobre la condición de Iowa, que padece déficit de humedad en el 62,12% de sus suelos –el dato se mantuvo sin cambios respecto de la semana anterior– y condiciones de sequía moderada en el 37,08%. En su análisis semanal de la condición de suelos en el nivel país, el USDA mantuvo el jueves en el 24% la proporción de tierras destinadas al maíz con síntomas de sequía. Los reportes extendidos de 8 a 14 días siguen augurando temperaturas por encima de las marcas normales y lluvias inferiores a los registros usuales para el Medio Oeste. Durante el fin de semana el modelo de pronósticos europeo reveló una tendencia hacia tiempo más cálido y seco de lo normal para las llanuras del norte y para el tercio norte del Medio Oeste durante el presente mes.

Con ese marco, el martes el USDA relevó la siembra de maíz sobre el 95% del área prevista, frente al 90% de la semana pasada, al 92% del año pasado y al 87% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial quedó levemente abajo del 96% previsto en promedio por los operadores. En su primera valoración sobre los cultivos el organismo ponderó el 76% del maíz en estado bueno/excelente, por encima del 74% de igual momento de 2020 y del 70% previsto en promedio por los privados, que manejaron un rango que fue del 64 al 78 por ciento. Emergió el 81% de las plantas, contra el 64% de la semana pasada, el 76% a igual fecha del año pasado y el 70% promedio de las cuatro campañas precedentes.

En torno de la cosecha de maíz en Brasil sigue la danza de cifras y algunas son llamativamente bajas, como las dadas por StoneX y por IHS Markit, con 89,68 y 88 millones de toneladas, respectivamente. Si estas proyecciones son las correctas y no las que sostienen el volumen de la producción en torno de los 100 millones de toneladas, como las del USDA y la Conab, el mercado de exportación podría arder, con despachos que desde Brasil no superarían los 20 millones de toneladas, frente a los 35 millones previstos actualmente por los organismo antes mencionados. El USDA se vería forzado a sincerar más temprano que tarde –quizás el jueves– su previsión sobre las exportaciones estadounidenses 2021/2022, que en el reporte de mayo fueron ubicadas en 62,23 millones de toneladas

Para sumar más argumentos alcistas –con influencia tanto sobre el maíz, como sobre la soja y el trigo– el viernes el CEO de Cargill, David MacLennan, dijo en la convención anual de la Asociación Nacional de Granos y Forrajes que resulta poco probable que la industria de cereales forrajeros de China se vuelva autosuficiente a pesar de los esfuerzos de ese país por aumentar la producción nacional.

Buenos Aires, 6 de junio de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados