Noticias


En Chicago, el maíz cerró la pasada semana con pérdidas del 5%

En Chicago, el maíz cerró la pasada semana con pérdidas del 5%

En la Bolsa de Chicago, el balance fue negativo para los precios de los granos con pérdidas superiores al 5% para el maíz, que ya entró en el tiempo de la cosecha; al 2% para la soja, y de hasta el 1% para el trigo, que en Kansas cerró casi sin variantes, según el último informe de la consultora Granar.

Sin actividad en el mercado estadounidense el lunes, por el feriado en celebración del Día del Trabajo, la atención estará puesta sobre el informe mensual que el USDA publicará el viernes, en el que incluirá una revisión sobre las áreas sembradas y potencialmente cosechables con maíz y soja.

Los precios del maíz se mantuvieron muy firmes en el mercado físico, donde los compradores sostuvieron propuestas de 225 dólares por tonelada (por efecto de la devaluación el equivalente pasó de 21.906 a 21.974 pesos) para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea, mientras que para el Gran Rosario las ofertas pasaron de 192 a 193 dólares por tonelada. La notable bajante del Paraná, que obliga a los exportadores a originar más volumen en los puertos del Sur continúan siendo la explicación de la brecha entre los precios del cereal.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 18.372, mientras que para el inicio de la nueva semana comercial fue fijado en 18.378 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 235 a 233 dólares por tonelada.

El balance de la semana fue negativo para el maíz en el Matba Rofex, en sintonía con las perdidas externas, sin embargo, la dimensión de las pérdidas fue menor que la vista en Chicago. En efecto, los ajustes de los contratos diciembre y abril resignaron un 1,72 y un 1,80%, luego de pasar de 203,50 a 200 y de 194 a 190,50 dólares por tonelada.

En la venta del maíz de la próxima cosecha se registraron mayoría de bajas, dado que los interesados redujeron sus propuestas de 210 a 200 dólares por tonelada para Necochea y de 195 a 190 dólares para el Gran Rosario, mientras que para Bahía Blanca las mantuvieron estables, en 210 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 1º al 23 de septiembre, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 1.187.100 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 913.400 toneladas; desde Necochea, 201.760 toneladas, y desde otros puertos, 77.211 toneladas.

Negativo resultó el balance de la semana para los precios del maíz en Chicago, donde las posiciones diciembre y marzo retrocedieron un 5,37 y un 4,82%, tras variar de 218 a 206,29 y de 220,56 a 209,93 dólares por tonelada. La presión de la cosecha, que se inició en los Estados del Sur y que comienza a subir hacia el Medio Oeste, fue el principal factor de presión sobre los precios, pero no el único. En efecto, se agregó como hecho relevante la imposibilidad de despachar buques desde el Golfo de México por el legado de destrucción dejado tras el paso del huracán Ida por Louisiana y por Mississippi, que, en la medida que se prolongue la paralización, se pone en riesgo el cumplimiento de contratos y se abre la chance de que algunos compradores recurran, por ejemplo, al maíz argentino, que hoy es competitivo para ganar mercados.

Además, el hecho de que no se hayan confirmado nuevas ventas de maíz también limitó la chance de subas para el mercado del cereal, que todavía sigue sin conocer precisiones sobre qué pasará con los mandatos de corte con biocombustibles y que ve como semana tras semana cae el nivel de producción de etanol en Estados Unidos.

En ese sentido, el miércoles la Administración de Información sobre Energía de EE.UU. marcó la octava semana consecutiva con bajas en el nivel de producción de etanol, esta vez, de 933.000 a 905.000 barriles por día, el nivel más bajo desde fines de febrero último. El organismo también redujo, en este caso por quinta semana seguida, las existencias del biocombustible, de 21.223.000 a 21.110.000 barriles, en nivel más bajo desde el reporte del 11 de junio pasado.

Acerca de los cultivos, el lunes el USDA ponderó en estado bueno/excelente el 60% del maíz, sin cambios respecto de la semana pasada, pero por debajo del 62% de igual momento de 2020. El dato oficial quedó por encima del 59% previsto en promedio por los privados. Según el USDA, la etapa de grano pastoso la transitó el 91% de las plantas, contra el 85% de la semana anterior, el 93% del año pasado y el 89% promedio. Está dentado el 59% del maíz, respecto del 41% del reporte anterior, del 60% de 2020 y del 55% promedio. Está maduro el 9% del maíz, contra 4% de la semana anterior, el 11% de igual momento del año pasado y el 10% promedio.

En su informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, el USDA relevó el jueves cancelaciones de ventas 2020/2021 por 300.800 toneladas, un volumen mayor al previsto por los operadores. En cuanto a los negocios 2021/2022, fueron reportados en 1.159.500 toneladas, por encima de las 684.000 toneladas del reporte precedente y dentro del rango esperado por los privados, que fue de 850.000 a 1.600.000 toneladas.

En la previa del nuevo informe que el USDA publicará el viernes, donde, como lo señalamos anteriormente, el organismo revisará las cifras de área sembrada y de área cosechada, la firma StoneX estimó el rinde de maíz estadounidense en 111,41 quintales por hectárea y la producción, en 380,96 millones de toneladas. Por su parte, IHS Markit calculó un rendimiento más bajo, de 110,09 quintales, pero un volumen para la cosecha más alto, de 383,33 millones de toneladas en función de una mayor superficie. En agosto el USDA proyectó el rinde promedio en 109,59 quintales y la cosecha, en 374,68 millones.

La encuesta de FarmFutures de cara a la próxima campaña, auguró un crecimiento en la intención de siembra de maíz en los Estados Unidos, de 37,51 a 38,16 millones de hectáreas.

Buenos Aires, 5 de setiembre de 2021

 

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados