Noticias


Granos suben en Chicago por informes de USDA y conflicto en el Mar Negro

Granos suben en Chicago por informes de USDA y conflicto en el Mar Negro

La semana de negocios en el mercado de granos dejó subas generales en las pizarras de la Bolsa de Chicago, donde el informe mensual del USDA y la continuidad de la guerra entre Rusia y Ucrania fueron los principales fundamentos para la tónica alcista.

«El mal estado de los trigos de invierno y el inicio de la siembra de granos gruesos serán factores a seguir de cerca en las semanas por venir. En el mercado argentino hubo mejoras importantes para los precios del trigo de la próxima cosecha, que otra vez ofrecen a los más previsores chances para comenzar a diseñar estrategias de cobertura. En cuanto a la soja y al maíz, el avance de la cosecha conspira con la posibilidad de ver un correlato doméstico de las subas externas», expresó el último informe de la consultora Granar.

En pleno avance de la cosecha, la semana del maíz dejó altibajos para los precios en el mercado local, con ofertas de los exportadores que crecieron de 245 a 255 dólares por tonelada (de 27.175 a 28.550 pesos) para la zona del Gran Rosario. Para Bahía Blanca las propuestas descendieron de 285 a 280 dólares, mientras que para Necochea se mantuvieron estables en 280 dólares. En estos últimos casos los valores se dieron por entregas diferidas a mayo.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 28.336, mientras que para el inicio de la semana comercial fue fijado en 28.572 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 303 a 313 dólares por tonelada.

En línea con las subas externas, en el Matba Rofex el balance semanal fue positivo para los precios del maíz, con ajustes para las posiciones abril y julio que sumaron un 4,15 y un 4,70%, tras variar de 253 a 263,50 y de 234 a 245 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 6 al 25 de abril, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 1.762.110 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 330.000 toneladas; desde Necochea, 61.700 toneladas, y desde otros puertos, 125.968 toneladas.

En la Argentina, la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz con destino grano comercial sobre el 17% del área apta, adelantada frente al 12% de igual momento de 2021, pero demorada ante el 19,8% promedio de los cinco años precedentes. «Heladas registradas durante los últimos días podrían impactar negativamente en los rindes de los planteos tardíos y de segunda ocupación. Los efectos de las bajas temperaturas serán evaluados durante las próximas semanas», advirtió la entidad, que mantuvo en 49 millones de toneladas su estimación de cosecha.

En su informe mensual, el viernes el USDA mantuvo sin cambios sus estimaciones sobre la cosecha argentina de maíz y sobre las exportaciones, en 53 y en 39 millones de toneladas, respectivamente.

Fue positiva la semana para los precios del maíz en Chicago, donde las posiciones mayo y julio sumaron un 4,59 y un 5,40%, luego de variar de 289,36 a 302,64 y de 284,14 a 299,49 dólares por tonelada. El repunte de los precios del trigo y la continuidad de la guerra entre Rusia y Ucrania, que restringe las exportaciones y las siembras desde el cuarto proveedor mundial del cereal, fueron los principales fundamentos de la tónica alcista y de las compras concretadas por los especuladores.

Con el informe mensual del USDA del viernes como principal hecho de la semana, el organismo volvió a reducir su previsión sobre el volumen de las exportaciones de Ucrania, de 27,50 a 23 millones de toneladas. Así, desde el inicio la invasión rusa la proyección de ventas ucranianas cayó un 31,34%, desde los 33,50 millones que se pronosticaban en febrero.

Como complemento de lo dicho por el USDA, desde Ucrania la consultora UkrAgroConsult estimó la producción de maíz 2022/2023 en 19 millones de toneladas, por debajo de los 41,87 millones 2021/2022. Sin embargo, las exportaciones del nuevo ciclo las proyectó en 28,50 millones de toneladas, arriba de los 19,30 millones que esta firma calcula para la presenta campaña. Esto, que puede convertirse en un factor bajista en el día después de la guerra, tiene que ver con stocks retenidos como consecuencia de la guerra, que según cálculos privados oscilarían de 12 a 15 millones de toneladas.

En la valoración de las variables comerciales estadounidenses 2021/2022, el USDA redujo de 143,52 a 142,88 millones de toneladas el uso forrajero, pero con una suba proyectada en el uso para etanol, de 135,90 a 136,53 millones, el consumo total fue sostenido en 315,86 millones de toneladas. Las exportaciones, en tanto, fueron mantenidas en 63,50 millones. De ese modo, el stock final fue proyectado sin variantes, en 36,57 millones de toneladas, arriba de los 35,94 millones previstos por los operadores.

Acerca de la oferta sudamericana, la estimación sobre la producción de maíz de Brasil fue elevada por el USDA de 114 a 116 millones de toneladas y el cálculo sobre las exportaciones, de 43 a 44,50 millones. Un día antes, la Conab elevó de 112,34 a 115,60 millones de toneladas su proyección sobre la cosecha total de maíz en Brasil y de 35 a 37 millones el volumen de las ventas externas. En su trabajo mensual el organismo brasileño incrementó de 86,15 a 88,54 millones de toneladas su pronóstico sobre el volumen de la segunda cosecha, que hasta el momento está contando con buenas condiciones meteorológicas, que deberán mantenerse en lo que resta de abril y en mayo para que la producción resulte elevada.

Al igual que en el caso de la soja, el USDA redujo en su informe mensual su previsión sobre las compras chinas, de 26 a 23 millones de toneladas.

Por fuera del reporte mensual, el lunes el USDA marcó el inicio formal de la siembra de maíz 2022/2023 en Estados Unidos, con un progreso de las labores sobre el 2% de los 36,22 millones de hectáreas previstos, una avance similar al vigente a igual momento de 2021 y al promedio de las cuatro campañas precedentes.

Poco constructivo resultó el reporte semanal de la Administración de Información sobre Energía de Estados Unidos. En él, el organismo redujo por segunda ocasión consecutiva la producción de etanol, esta vez de 1.036.000 a 1.003.000 barriles por día, un volumen igualmente superior a los 975.000 barriles de igual momento de 2021. En cuanto a las existencias del biocombustible, las redujo de 26.529.000 a 25.903.000 barriles, pero las mantuvo en el nivel más alto desde fines de abril de 2020, en el peor momento de la pandemia.

En su reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses el USDA relevó el jueves ventas de maíz 2021/2022 por 782.400 toneladas, por encima de las 636.900 toneladas del informe precedente y dentro del rango previsto por el mercado, de entre 475.000 y 1.000.000 de toneladas. En cuanto a las ventas 2022/2023, fueron reportadas en 145.200 toneladas, por debajo de las 286.800 toneladas de la semana anterior y cerca del mínimo esperado por los privados, en un rango que fue de 100.000 a 400.000 toneladas.

Buenos Aires, 10 de abril de 2022

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados