Noticias


ACHA informó «cambios en el funcionamiento» del control lechero

ACHA informó «cambios en el funcionamiento» del control lechero

Cuatro entidades regionales que deben llevar adelante el Control Lechero dispusieron su desvinculación de la Asociación de Criadores de Holando Argentino (ACHA),desde donde se indicó que muchas de las entidades de base que las integran en cada distrito no estarían de acuerdo con esta medida y continuarían ligadas a la mencionada asociación de criadores.

Las entidades que dispusieron su alejamiento de ACHA son ARPECOL de Buenos Aires, ALECOL de Santa Fe, Regional Centro de Córdoba y también de Entre Ríos.

El resistido “Reglamento de Control Lechero Oficial”, que oportunamente fue presentado por ACHA, fue aprobado por la Secretaría de Agroindustria de la Nación, a través de la Resolución 79, el pasado 7 de abril de 2019. Allí también en el segundo artículo de la norma se aprobó también el “Manual de Procedimiento del Control Lechero Oficial”, también presentado por la entidad que nuclea a los criadores de Holando.

A continuación el comunicado difundido por la Asociación de Criadores de Holando Argentino (ACHA), que informa de las modificaciones, el cual lleva por título «Cambios en funcionamiento del Control Lechero Oficial», y que da cuenta de esta decisión:

La Asociación Criadores de Holando Argentino comenzó su participación en el
control de producción oficial de vacas lecheras y Registro de Crías, asumiendo las
responsabilidades de organización, fiscalización y certificación de resultados, a partir del
año 1981, luego de una decisión del Estado Nacional en delegarle el servicio, Decreto
Presidencial 688/81 y el correspondiente Reglamento aprobado por Resol. 22 del año 1982.
Así, fueron las organizaciones de productores las que tuvieron activa participación
en el nuevo esquema de trabajo y los resultados no se hicieron esperar, produciéndose un
sensible crecimiento en el número de vacas controladas e inscriptas en el Registros de
Crías, gracias a la aparición de nuevas tecnologías de procesos y trabajos, que brindaron
beneficios concretos a los productores incluidos en el Control Lechero Oficial.
Funcionaba el Consejo Asesor de Entidades de Control Lechero, organismo que
permite la participación directa -con voz y voto – de los productores representantes de cada
una de las instituciones habilitadas. En ese contexto surge la demanda de regionalización
del sistema de trabajo, proceso que comienza a partir del año 1992 y que se tradujo en la
conformación de cuatro Regionales radicadas en las provincias más importantes en materia
de producción lechera. Se conformó la Comisión Nacional de Control Lechero, asesora del
Comité Ejecutivo, integrada por dirigentes de las distintas Entidades de Control Lechero
así como representantes de las Regionales.
Fue entonces acumulándose información en cantidad y calidad, las Evaluaciones
Genéticas de reproductores fueron cada vez más confiables, y puestas al alcance de
productores, proveedores de genética y demás instituciones interesadas. En la actualidad
ACHA, en convenio con la Universidad del Centro, se encuentra trabajando fuertemente en
el desarrollo de la plataforma genómica nacional, que brinda a los interesados no
solamente la posibilidad de acceder a la prueba Americana, sino también a una predicción
con valores locales.
La incorporación de las tecnologías exigidas a nivel internacional, ha permitido a la
Argentina, a través de ACHA, posicionarse entre los países de avanzada en la materia,
siendo desde hace varios años (1991) miembro pleno de ICAR (International Committee
for Animal Recording), que es la organización mundial que marca las normas y
procedimientos para el buen funcionamiento de los procesos de control de producción en el
mundo. Participando asimismo en las Pruebas Internacionales llevadas a cabo por
INTERBULL. Siendo la Argentina el único país latinoamericano que participa activamente
en estos organismos internacionales.
En materia de procesamiento, el SICEL fue el salto cualitativo que posibilitó contar
con un sistema integrado, para emisión de lactancias y registros de genealogía, contando
con todos los datos productivos y reproductivos detallados, al servicio de los productores
incluidos en el Control Lechero Oficial.
El Comité Ejecutivo de ACHA, en coordinación con el Ministerio de Agroindustria
de la Nación a través de la Subsecretaría de Lechería, ha actualizado el Reglamento de
Control Lechero Oficial, cumpliendo en un todo con el Decreto 688/81 y siguiendo en la
misma línea del reglamento aprobado por Resolución 22, adecuándolo a los avances
tecnológicos producidos en los tambos en estos años, siendo recientemente puesto en
vigencia a través de la Resolución 2019-79-APN-SGA-MPYT. En este proceso
participaron todas las comisiones asesoras que actúan en el ámbito de la Asociación.

Desde su publicación en el Boletín Oficial -07 de marzo de 2019- las Regionales de
control lechero nos hicieron llegar su desacuerdo en las cuestiones de funcionamiento
institucional, no así en los aspectos técnicos -que fueron apoyados en un todo-,lo que
desde ACHA valoramos y consideramos lo más importante para el buen funcionamiento
del Sistema.
Entendiendo que hablando y trabajando mancomunadamente se podría haber
llegado a un consenso, desde ACHA hemos recibido a los representantes de las Regionales
en distintas oportunidades, los hemos escuchado, hemos propuesto instancias de trabajo
para llegar a acuerdos y trabajar de forma armónica, pero en todos estos meses la única
respuesta recibida de las Regionales fue “dar de baja el nuevo Reglamento”, mostrando
total inflexibilidad, negándose a dar continuidad a la Comisión Nacional de Control
Lechero y negándose a participar en las reuniones de la Comisión Técnica, paralizando de
esta forma el normal funcionamiento del Control Lechero y Registro de Crías.
El día 14 de Septiembre las Regionales de Control Lechero interrumpieron de
manera unilateral sin dar explicaciones ni argumentos sólidos su relación con ACHA,
discontinuando su participación y los compromisos asumidos renunciando de esta forma a
sus responsabilidades dentro del sistema de Control Lechero Oficial, instando a las
Entidades adheridas a proceder en igual sentido.
Está claro que de esta forma arrastrarían a los productores a interrumpir el trabajo
de años, perdiendo la genealogía reconocida por el Registro de Crías, o Puro por Pedigrí,
según corresponda; la certificación de las lactancias terminadas; la validación de los
eventos reproductivos históricos de cada animal, exención del IVA a los aranceles,
beneficio de trazabilidad de la hacienda en Control Lechero Oficial –Resolución 370/07 de
SENASA-, etc. Todo un sinsentido, a cambio de nada.
Desde la Asociación asumimos el firme propósito en ratificar nuestro proyecto y
seguir trabajando para el avance genético y productivo de los tambos y la lechería
argentina en su conjunto, en programas tales como: el desarrollo de las Pruebas
Genómicas, poniendo al alcance del productor la prueba Americana y la valorización
Nacional, la actualización del Reglamento de Registro de Crías, ampliando la oferta y
variabilidad genética con la incorporación de machos reproductores provenientes de otros
Registros. En acuerdos de colaboración estamos también intercambiando tecnología con
empresas del sector, para mejorar los procesos. Estos son solo algunos ejemplos de nuestra
agenda de trabajo.
Dada esta situación-y para no perjudicar a los productores-, ACHA, por la
responsabilidad que le corresponde, asumirá la totalidad de las tareas de capacitación,
control y fiscalización que compartía con las Regionales, protegiendo a los productores y
brindando así el mejor servicio que les permitirá ser cada día más eficientes.
En ACHA confiamos en los equipos de trabajo que se comprometen por un bien
común, más allá de toda diferencia. (Comunicado de Prensa ACHA 18-09-2019)

Buenos Aires, 20 de septiembre de 2019

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados