Noticias


Alarma entre los kiwis

Los tamberos neocelandeses tendrán que reducir dramáticamente las emisiones de metano a costa de la reducción de los rodeos.

Alarma entre los kiwis

Los productores lecheros de Nueva Zelandia están en estado de shock luego de que el gobierno anunciara objetivos de reducción de emisiones unilateralmente que forzarán una reducción masiva en el número de vacas.

¿Por qué se llega a esta conclusión? El objetivo de reducción del metano del 24 al 50% para 2050 cuando se combina con el objetivo Cero para el Óxido Nitroso requiere que la lechería neocelandesa reduzca sus emisiones de un 43% al 60%.

Para la entidad gremial Federated Farmers, no hay informes del gobierno que describan el razonamiento de las cifras. Su vicepresidente y portavoz del Cambio Climático, Andrew Hoggard, califica la decisión de ser cruelmente frustrante. “La única manera de lograr reducciones de ese nivel es reducir la producción”, asegura en un comunicado. “No hay tecnologías mágicas esperando que las implementemos. No tenemos idea de cómo lograr reducciones de este nivel, sin sacrificar números de stock significativos”.

Hoggard dice que no hay nada que pueda hacer en su tambo hoy que le brinde confianza para poder alcanzar estos objetivos.

Para el vicepresidente de la gremial, este anuncio es un mensaje a los agricultores de que Nueva Zelandia está dispuesta a renunciar a la agricultura pastoril.
En la actualidad, el líder en el mercado mundial cuenta con 4,8 millones de vacas distribuidas en 11.750 rodeos lecheros lo que brinda un promedio de 414 animales por establecimiento.  “Escuchar al gobierno establecer objetivos arbitrarios basados ​​en una selección aleatoria de informes y datos incompletos hará que algunos agricultores se pregunten: ¿cuál es el punto?”, advierte Hoggard. “El objetivo de reducir el diez por ciento del metano para 2030 nos da un plazo para superar el cero neto más de 20 años antes que para cualquier otro sector de Nueva Zelandia. Es inaudito en ningún otro lugar del planeta”.

Hoggard dice que los objetivos son significativamente más altos de lo que es necesario para ser equivalentes al dióxido de carbono cero. “Todos los kiwis necesitan hacerse una simple pregunta: si reducimos nuestra producción agrícola en hasta un cincuenta por ciento en los próximos treinta años, ¿qué va a hacer el país por los empleos, los impuestos y la inversión comunitaria en el futuro?”

Los productores de lácteos tampoco podrán compensar sus emisiones de metano plantando árboles. “Los grandes contaminadores de dióxido de carbono fósil pueden compensar sus emisiones al continuar comprando tierras y dedicándolas a la silvicultura, pero los productores no podrán compensar sus emisiones de metano plantando árboles en sus propias tierras”, dice Hoggard. “Básicamente, a la ganadería pastoril se la está utilizando para comprar tiempo para el resto de la economía en Nueva Zelandia en enfrentar el verdadero factor fundamental del Cambio Climático: el aumento de las emisiones de dióxido de carbono. Ese es el gas de efecto invernadero que, obviamente, el gobierno considera demasiado políticamente incorrecto para manejar”.

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2019 Todos los derechos reservados