Noticias


Atilra no se presentó a la séptima convocatoria paritaria citada por Trabajo

Con diferencias en el aporte a la salud sindical, las empresas avanzaran de manera unilateral con el pago del ajuste salarial acordado en gestión paritaria

Atilra no se presentó a la séptima convocatoria paritaria citada por Trabajo

La Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (ATILRA) no se presentó hoy a la séptima reunión convocada por el Ministerio de Trabajo de la Nación para tratar de resolver el conflicto laboral abierto entre el gremio lechero y las empresas lácteas en el marco de la paritario 2020.

Desde las grandes empresas, trascendió que harían efectivo el pago de los ajustes salariales propuestos (a cuenta seguro de futuros aumentos), sobre los montos que oportunamente contó con el aval sindical en las reuniones previas. El objeto de esto es reducir la conflictividad en sus empresas y forzar la reactivación de sus usinas, tras casi una semana de escasa actividad.

Ante el encuentro propuesto por las autoridades laborales, ATILRA solo envió una carta explicando los motivos de la ausencia gremial en la mesa paritaria. Allí, los representantes de las entidades empresarias como el Centro de la Industria Lechera (CIL) como de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (APYMEL) expresaron su sorpresa por el hecho. Aquí el texto completo de la misiva:

Aquí la carta presentada por Mesa de Entrada, con la firma de Alberto Coronel, asesor legal y apoderado de ATILRA-OSPIL, en la cartera laboral: allí se indicó que ATILRA considera que su reclamo «es justo y legal» su reclamo en materia de salud.

También se consideró que desde el sector empresario «no se dimensiona correctamente la importancia de la salud en el trabajo ni se comprende y aprecia el modelo argentino de Obra Social Sindical» y comentó, a modo de argumento ante su ausencia, que «habiendo concluido el plazo conciliatorio sin ningún tipo de respuesta por parte del sector empresario, nos aprestamos a continuar con las actividades sindicales delineadas en función de la protección del salario y la salud de los trabajadores de la industria lechera».

Para las empresas, según lo conversado ante funcionarios de Trabajo durante un trámite de seis horas, la actitud del gremio apuntaría, tras el quite de colaboración y de horas extras desde el sábado y el paro del martes, incrementar la presión sindical con nuevas medidas de fuerza, que trabarían el normal desempeño industrial. Desde las usinas, admiten que esto puede traer aparejado problemas en la producción de lácteas, problemas en el abastecimiento al comercio y hasta en la recolección y almacenamiento de la leche fluida. 

“Tal vez el gremio quiere que se tire leche”, comentó por lo bajo un industrial a Infortambo tras ser consultado por la decisión adoptada por el gremio de no asistir a la reunión propuesta por trabajo. Más allá de esto en el acta oficial, las empresas indicaron ante Trabajo que “sorprende y preocupa que no se haya hecho presente la representación sindical ante la convocatoria realizada por la cartera laboral”.

Diferencias

Se especula que conociendo ya la respuesta negativa que iban a dar las empresas al pedido para promover un aporte de hasta $ 400 millones para financiar la actividad de la obra social sindical, el gremio optó por no asistir y plantearse la posibilidad de incrementar la presión sindical. Desde las empresas, reconocen que en pocas reuniones se logró cerrar el ajuste requerido para los salarios: un 13,6% para los haberes del primer semestre del 2020, y un “bono extraordinario” no remunerativo de $ 16 mil para el personal de las usinas que se tomaría a cuenta de futuros aumento para la segunda parte del presente año. Sin embargo, en el tema aporto para OSPIL, nunca logró avanzar como esperaba el gremio.

Tal como se advierte desde el ámbito empresario, este capítulo permanece abierto, y con serias diferencias entre las partes, ya que la demanda de ATILRA es obtener un “Aporte Extraordinario” de $ 16 mil por cada empleado, y que cubra a cada uno de los 25 mil afiliados sindicales. Se busca así atender la asistencia de salud que propone OSPIL, la obra social sindical.

“No todos los empleados lácteos se atienden por OSPIL –admiten desde las empresas-, ya que muchos empleados optan por medicina prepaga. Por tanto la demanda de ATILRA para atender el tema salud sindical es exagerada”.

Movida empresaria

El impasse abre interrogantes legales. El estancamiento que ofrece hoy la paritaria plantea que aún no está cerrada la paritaria y los ajustes salariales, sobre los que se logró acuerdo, no pueden ser homologados por Trabajo. Por ello, al menos las grandes empresas con el mayor número de personal, avanzaría con el pago -a cuenta de futuros aumentos- de los porcentajes de ajustes acordados con el gremio en los encuentros previos. El objetivo es reactivar la producción, evitar problemas en planta y también desactivar la conflictividad en sus industrias puertas para adentro.

Los reclamos en las redes

Buenos Aires, 19 de agosto de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados