Noticias


Baja el precio del maíz en Chicago pero trepa el valor en el Gran Rosario

Baja el precio del maíz en Chicago pero trepa el valor en el Gran Rosario

El balance semanal en el mercado de granos de Chicago arrojó leves bajas para el maíz, en momentos en que la continuidad de compras chinas de soja en Estados Unidos dejó de lado el interés por el maíz.

Según consignó la consultora Granar, la campaña de maíz en Estados Unidos va «camino hacia una cosecha récord, necesita ventas más activas y un resurgimiento franco de la industria del etanol».

En el mercado doméstico, se destacó el repunte de los precios del maíz en la zona del Gran Rosario y la firmeza de sus cotizaciones en los puertos del Sur.

El maíz terminó la semana con un saldo positivo para sus precios, sobre todo para la zona del Gran Rosario, donde las propuestas de los exportadores crecieron de 8400 a 8700 pesos por tonelada, o de 122 a 125 dólares. También resultó alcista el balance en Necochea, donde las ofertas crecieron de 135 a 137 dólares, mientras que en Bahía Blanca el cereal se mantuvo estable, en 135 dólares por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 8201, mientras que para el inicio de la nueva semana fue fijado en 8208 pesos. La BCBA informó que durante el segmento comercial que aquí reseñamos el rango de propuestas de los consumos pasó de 7900/8400 a 8800/9100 pesos por tonelada, según calidad, condición, procedencia y forma de pago. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 148 a 150 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

El saldo semanal positivo también se reflejó en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones julio y septiembre subieron de 125 a 127 y de 128,20 a 128,60 dólares por tonelada. Las propuestas por el maíz 2020/2021, para las entregas entre marzo y mayo, crecieron de 125 a 127 dólares por tonelada en la zona del Gran Rosario.

En su informe semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 10 de junio y el 1º de julio deben salir desde el Gran Rosario 1.832.900 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 477.623 toneladas; desde Necochea, 94.635 toneladas, y desde otros puertos, 31.500 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el progreso de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 61% del área apta, con avance semanal de 5,4 puntos y con un adelanto interanual de 18,7 puntos. “En números absolutos se recolectaron más de 3,7 millones de hectáreas. Las buenas condiciones del tiempo relevadas en el margen oeste del área agrícola permitieron el avance de las labores sobre planteos tardíos y de segunda ocupación. El rinde medio nacional a la fecha se ubica en 87,8 quintales por hectárea. Bajo este escenario, se mantiene la proyección de producción en 50 millones de toneladas”, dijo la entidad.

En su reporte mensual publicado el jueves el USDA mantuvo su previsión sobre la cosecha argentina de maíz en 50 millones de toneladas, pero elevó de 34 a 35 millones de toneladas su cálculo sobre las ventas externas que, así, igualan a las previstas para Brasil. En cuanto al ciclo 2020/2021, el organismo mantuvo sin cambios sus proyecciones sobre cosecha y sobre ventas externas, en 50 y en 34 millones de toneladas.

Tras dos semanas alcistas seguidas, los precios del maíz cerraron con leves bajas en la Bolsa de Chicago, donde los contratos julio y septiembre resignaron un 0,38 y un 0,30%, al pasar de 130,41 a 129,92 y de 132,08 a 131,69 dólares por tonelada. Este nivel de precios, distante ya los 118/119 dólares hasta donde se precipitó poco tiempo atrás, parece ya tener incluido el peso de una cosecha récord en los Estados Unidos, pero también tiene consigo como expresión de deseo una mayor demanda desde China que, más pronto que tarde, deberá comenzar a reflejarse en las confirmaciones diarias del USDA y en los reportes semanales de exportaciones, para no desalentar a los operadores.

Tiene también el incipiente repunte de la industria del etanol que, en la medida en que se acentúe, podría alentar subas adicionales al despejar los fantasmas de una caída en la demanda doméstica del cereal. Claro que frente a una cosecha 2020/2021 como la que se proyecta, en 406,29 millones de toneladas, los 132,09 millones que el USDA prevé se destinen a la industria del etanol representan sólo el 32,5%, cuando usualmente esa relación oscila entre el 37,5 y el 39 por ciento.

Vale tener en cuenta que los reportes meteorológicos para las próximas dos semanas no traen consigo nada que ponga en riesgo serio el buen desarrollo de los cultivos. Está claro que todo lo que tiene que ver con el clima es dinámico y cada actualización diaria de los reportes podrá tener impacto sobre los precios, según el humor de los administradores de los grandes fondos de inversión que juegan en Chicago. Por esto, la recomendación de seguir con atención esta etapa del “mercado climático” se renueva, porque la chance de capturar valores “dadores” de tranquilidad no debería pasarnos desapercibida en tiempos de cosecha récord en el principal productor y exportador de maíz.

Informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos

Acerca del informe mensual del USDA, en su repaso sobre la vieja campaña ajustó de 347,05 a 345,89 millones de toneladas el volumen de la cosecha de Estados Unidos; redujo el uso total de 306,21 a 309,94 millones, con una nueva caída del uso para etanol de 125,73 a 124,46 millones, y mantuvo en 45,09 millones las exportaciones. Así, las existencias finales fueron proyectadas en 53,42 millones de toneladas, por encima de los 53,30 millones de mayo, pero por debajo de los 54,94 millones estimados por los privados.

En cuanto a la nueva campaña, el USDA mantuvo en 406,29 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha de los Estados Unidos, por encima de los 404,38 millones previstos por los privados, dado que no modificó ni áreas, ni rindes. También se mantuvieron estables las proyecciones sobre uso forrajero, en 153,68 millones; uso total, en 321,33 millones, con 132,09 millones para etanol, y exportaciones en 54,61 millones. Las existencias finales fueron elevadas de 84,29 a 84,41 millones, producto del leve incremento de las existencias iniciales, pero quedaron abajo de los 85,25 millones previstos por los privados.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el progreso de la siembra de maíz sobre el 97% del área prevista, por delante del 93% de la semana pasada; del 78% de 2019 para la misma fecha, y del 94% promedio de los últimos cuatro ciclos comerciales. Además, indicó que emergió el 89% de las plantas, frente al 78% de la semana pasada; al 57% de igual momento del año pasado, y al 84% promedio. Sobre la condición de las plantas, ponderó el 75% de los cultivos en estado bueno/excelente, por encima del 74% de la semana pasada y del 59% de igual momento de 2019, y frente al 75% previsto por los operadores. El viernes los privados estimaron una mejora hasta el 76% de la condición óptima de los cultivos.

Resultó neutro para el mercado de maíz el reporte semanal del USDA sobre las exportaciones de los Estados Unidos. El jueves el organismo relevó ventas 2019/2020 por 660.700 toneladas, levemente por encima de las 637.500 toneladas del reporte anterior y dentro del rango previsto por los operadores, que fue de 500.000 a 800.000 toneladas. Los negocios 2020/2021 fueron reportados en apenas 25.900 toneladas, frente a las 27.500 toneladas de la semana pasada y a un rango estimado por los privados entre 0 y 300.000 toneladas.

Buenos Aires, 14 de junio de 2020

 

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados