Noticias


Caídas importantes en trigo también arrastraron al maíz y la soja en Chicago

Caídas importantes en trigo también arrastraron al maíz y la soja en Chicago

La última semana de negocios en Chicago dejó como hecho saliente la caída mayor al 12% del valor del trigo, producto de una fuerte liquidación de contratos por parte de los fondos, mientras avanza la cosecha en el hemisferio Norte y la firmeza del dólar complica la competitividad de las exportaciones estadounidenses.

Tal como indicó el último informe de la consultora Granar, actualmente la competitividad que reporta el trigo la defiende solo con precios más bajos, como los que reflejan las pizarras estadounidenses.

La semana pasada también fue adversa para las cotizaciones del maíz y de la soja, con ventas de los especuladores y con pronósticos climáticos menos severos que los vistos hasta la semana anterior. En el mercado argentino también hubo mayoría de bajas para los precios de los granos.

Mientras progresa con demoras la cosecha, la semana cerró con saldo negativo para el maíz argentino, con propuestas de los exportadores que retrocedieron de 235 a 225 dólares por tonelada (de 29.751 a 28.811 pesos) para el Gran Rosario; de 245 a 235 dólares (de 31.017 a 30.092 pesos) para Bahía Blanca, y de 240 a 235 dólares por tonelada para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 28.834, mientras que para el inicio de la semana comercial fue fijado en $ 29.108. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 288 a 276 dólares por tonelada.

El balance semanal del maíz también fue adverso en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones septiembre y abril perdieron un 3,56 y un 3,17%, tras variar de 238,50 a 230 y de 221 a 214 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 13 de julio al 15 de agosto, la BCR marcó que deben salir del Gran Rosario 447.000 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 435.776 toneladas, y desde Necochea, 71.132 toneladas.

En su reporte semanal la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el jueves el avance de la cosecha de maíz argentino para grano comercial sobre el 58,1% del área apta, demorada frente al 62,4% de 2021 y al 69,9% promedio de los últimos cinco años. «Gran parte de los progresos se corresponden con la cosecha de planteos incorporados durante el último verano que cuentan con adecuados niveles de humedad en los granos. A la fecha el rinde medio nacional se ubica en 70,6 quintales por hectárea. Frente a este panorama, mantenemos nuestra proyección de producción para la campaña 2021/2022 en 49 millones de toneladas», dijo la entidad.

Por su parte, en su reporte mensual y luego de realizar ajustes en rindes y áreas, la BCR elevó el jueves de 49,1 a 51 millones de toneladas el volumen de la producción de maíz argentino 2021/2022.

En su informe mensual el USDA no hizo cambios en sus proyecciones para la Argentina y mantuvo producción y exportaciones de maíz 2021/2022 en 53 y en 39 millones de toneladas. Tampoco hubo modificaciones en las estimaciones 2022/2023, con 55 y con 41 millones de toneladas, respectivamente.

Como consecuencia de las fuertes bajas del martes, antes y después del informe mensual del USDA, el maíz cerró la semana con saldo negativo para sus precios en Chicago, donde las posiciones septiembre y diciembre perdieron un 4,58 y un 3,17%, al pasar de 249,30 a 237,88 y de 245,46 a 237,69 dólares por tonelada. En estas pérdidas, como en el caso de la soja, tuvieron peso una serie de factores, con los fondos de inversión otra vez en primer plano por la liquidación de contratos frente al panorama incierto de la economía estadounidense, con renovados aires de recesión y con nuevas subas de tasas en el horizonte cercano.

Entre esos factores, lluvias dispersas sobre áreas agrícolas y pronósticos extendidos algo más benignos que los vigentes la semana pasada hicieron su aporte a la debilidad de las cotizaciones, que intentaron repuntar tras las fuertes pérdidas del martes, pero que no lograron si quiera volver las cosas al punto de partida de la semana. La caída del petróleo, la firmeza del dólar frente al resto de las monedas relevantes para el comercio agrícola y el derrumbe del trigo hicieron su parte también en una mala semana para el valor de los granos.

Además, desde Brasil sigue influyendo en modo bajista el progreso de la segunda cosecha de maíz, que suma oferta y concentra la atención de la demanda gracias a la debilidad del real frente al dólar. En su informe semanal el lunes la Conab relevó el avance de la segunda cosecha de maíz en Brasil sobre el 39,8% del área apta, frente al 28% del reporte anterior y al 20,9% de igual momento de 2021. En tanto que el progreso de la primera cosecha lo reportó sobre el 96,6%, contra el 95,1% de la semana pasada y el 96,4% del año anterior.

Respecto del informe mensual del USDA, elevó de 367,30 a 368,44 millones de toneladas su previsión sobre la nueva cosecha de Estados Unidos, frente a los 368,39 millones previstos por los privados. Esta modificación respondió al leve incremento del área sembrada relevado por el organismo a fines de junio, de 36,22 a 36,39 millones de hectáreas, y de la superficie que llegará a la cosecha, de 33,06 a 33,16 millones. El rinde promedio de tendencia fue sostenido en 111,10 quintales por hectárea. En el resto de las variables comerciales, y considerando el crecimiento del stock inicial de 37,71 a 38,35 millones de toneladas, el organismo mantuvo sin cambios el uso forrajero y el uso total, en 135,90 y en 309,13 millones, y las exportaciones, en 60,96 millones. Así, las existencias finales fueron proyectadas en 37,33 millones de toneladas, por encima de los 35,55 millones del informe de junio y de los 36,63 millones previstos por los privados.

No resultó constructivo para los precios del maíz el reporte semanal de la Administración de Información sobre Energía de Estados Unidos, dado que en él redujo el miércoles de 1.044.000 a 1.005.000 barriles la producción diaria de etanol, un volumen que quedó debajo de los 1.041.000 barriles de igual momento de 2021. Además, elevó las existencias del biocombustible de 23.490.000 a 23.606.000 barriles, una cifra que se mantuvo arriba de los 21.134.000 barriles vigentes a igual fecha de 2021.

Neutro por los bajos volúmenes reportados resultó el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, donde el USDA relevó ventas de maíz 2021/2022 por 59.000 toneladas, luego de las cancelaciones por 66.000 toneladas del reporte anterior y frente a un rango previsto por los privados que fue desde cancelaciones por 100.000 toneladas a ventas por 300.000 toneladas. Respecto del ciclo 2022/2023, relevó negocios por 348.200 toneladas, por encima de las 111.200 toneladas de la semana anterior y dentro del rango estimado por los operadores, de entre 100.000 y 400.000 toneladas.

Respecto de los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 64% del maíz en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana anterior, pero abajo del 65% de igual momento de 2021. El dato oficial quedó por debajo del 65% previsto en promedio por los privados. Atraviesa la etapa de polinización el 15% de las plantas y está llenando granos el 2% de las plantas.

Como factor bajista latente sigue la chance de que en algún momento se logre un acuerdo para sacar de Ucrania los granos retenidos desde el inicio de la guerra. En ese sentido, la chance de que EE.UU. y la Unión Europea remuevan algunas de las sanciones aplicadas a Rusia que afectaban el comercio de granos y de insumos agrícolas podría ser un dato a partir del cual ver avances algo más concretos en los próximos días.

Buenos Aires, 18 de julio de 2022

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados