Noticias


“Del campo a vos”

Por Eugenio Scala *

“Del campo a vos”

Es el eslogan de la carnicería de un grupo de nueve productores tamberos tucumanos que hartos de los vaivenes del negocio de la lechería decidieron hacer el engorde conjunto del macho Holando en un feed lot asociativo. Se le animaron al negocio integral y con tres años de crecimiento ya planean nuevos horizontes. Historia de un éxito diferente.

El deseo oculto de muchísimos productores de carne es la de tener la carnicería propia para captar la renta de todo el negocio. Pero el pasado, está plagado de fracasos donde los productores ya sea individualmente o colectivamente intentaron poner una carnicería o los más osados exportar.

Los éxitos se pueden contar con los dedos de una o dos manos a lo sumo. La pregunta inquietante que hay que realizar es por qué en el negocio del valor agregado de la leche si tuvo plafón de éxitos en más de 500 pymes lácteas y en la carne no fue lo mismo.

Este grupo de productores tamberos tucumanos no puede dar respuestas a interrogantes generales sobre los fracasos, pero si a su visión y lo que hicieron y hacen para sacar renta al macho holando.

Cuenta Domingo Colombres, uno de los nueve socios, que hace seis años (2013) no veían un buen negocio en la lechería y estaban muy cansados de sus vaivenes. “En un principio fuimos por el camino natural de pensar en darle valor agregado a la leche, tuvimos varios intentos que terminaron en fracasos y no encontrábamos el negocio justo. Lo veíamos muy difícil. Entonces pusimos la mirada en los subproductos del tambo como la carne. Probamos Individualmente con venta a carnicerías, pero no podíamos dar seguridades al carnicero de entrega, éramos muy
inconsistentes”. Afirma Colombres.

Luego de estos traspiés decidieron encarar el negocio conjuntamente, y pusieron el norte en la carnicería, el objetivo final. Pero como buenos empresarios utilizaron la estrategia de “aproximación” al negocio de la carnicería comenzando por un feed lot asociativo donde engordarían sus machos holando para faenar en un frigorífico y vender a las carnicerías de terceros.

El feed lot del macho holando

Carlos Sánchez Loria (35) en sus primeros pasos en el tambo junto a su padre comenzó a criar y engordar los terneros de su tambo y sobre esta experiencia, los nueve socios se montaron para arrancar con el feed lot haciendo hotelería, con el Ing. zootecnista Hernán Terán especializado en nutrición como gerente. “Hicimos un reglamento, pusimos a Hernán como gerente y encaramos
el negocio como hotelería donde los socios compraban la comida y el feed lot cobraba sus gastos. Fue central el reglamento con las exigencias de entrada de los animales donde el profesional “no socio” nos obligaba a cumplirlas”, comenta Sánchez Loria.

Cuenta que en la actualidad los terneros entran con 150 kg, con un 2% de desbaste y se vende con poco más de 400 kg, y se capitalizan los kg ganados con el feed lot. “Comenzamos con un encierre de 400 animales instantáneo, lo que significa que con una ganancia de 1,100 kg y 270 kilos por animal necesitamos ocho meses de engorde y representa un engorde anual 600-700 machos holando. Hoy estamos con una ocupación permanente de unas 1000 cabezas que significan una
venta de 1400-1500 animales por año”, asevera Carlos.

Como la demanda actual de la carnicería está en 2000 novillos, las diferencias se abastecen de un feed lot que tiene uno de los socios en el sur de Tucumán aclara Sánchez Loria. Cuenta Carlos que en los primeros pasos que dieron con el feed lot, el gobierno de Mauricio Macri le sacó las
retenciones al maíz y como la clave central del negocio es el costo del alimento casi los termina por sacar de carrera.

Luego en el 2017 viene un excedente de gordo en el mercado y en estos casos según Sánchez Loria el Holando es muy difícil colocarlos y su precio cae mucho más que el novillo cruza en Tucumán. “Si en el 2017 no hubiéramos tenido la carnicería quizá salíamos del negocio. Pero contar con todos los eslabones del negocio ayuda a la estabilidad del mismo a lo largo de los años. Cuando el precio del Holando se hizo “puré” nosotros en la carnicería vendíamos bien y el precio al productor no lo bajábamos tanto como el precio del mercado. O sea, si bien seguimos el precio del mercado cuando hay picos de precio tanto para la baja como para la suba, estos los amortiguamos, tratamos de mantener la estabilidad”, afirma.

Señala que los precios los suben de a poco y las bajas también son escalonadas ya que buscan la estabilidad del negocio, no buscan la rentabilidad de un eslabón sino el de la totalidad del negocio ya que son los mismos socios en todos los eslabones. “Nunca remarcamos en el mostrador abruptamente, ya que así nos terminamos ganando la desconfianza del consumidor. Si la tendencia en otras carnicerías es a la suba entonces subimos escalonado y nos ponemos a tono”, aclara.

* Ingeniero Agronomo

La nota completa en la revista número 367 de Infortambo de diciembre de 2019

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados