Noticias


El maíz cerró la última semana en baja en Chicago

Hoy feriado en Estados Unidos por conmemorarse el Día de la Independencia

El maíz cerró la última semana en baja en Chicago

Caída en los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde estos granos se ve golpeado por la liquidación de posiciones de los fondos y por el progreso de la cosecha en Brasil.

Para la soja hubo ligeros altibajos y una debilidad que no logró quebrarse incluso tras el recorte de área sembrada en EE.UU. previsto por el USDA.

Cabe tener en cuenta que hoy lunes es feriado en Estados Unidos por la celebración del Día de la Independencia. En el mercado argentino el resultado también fue adverso para las cotizaciones de los granos, con las mayores caídas sobre el trigo y el maíz.

Mientras gana ritmo la cosecha, los precios del maíz cerraron otra semana en baja en el mercado físico argentino, donde las propuestas de los exportadores retrocedieron de 240 a 220 pesos (de 29.770 a 27.555 pesos) para el Gran Rosario; de 255 a 235 dólares para Bahía Blanca, y de 250 a 235 dólares por tonelada para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 28.316, mientras que para el inicio de la semana comercial fue fijado en $ 27.408. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 289 a 266 dólares por tonelada.

La tónica bajista también fue importante para el maíz en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones julio y septiembre perdieron un 5,85 y un 7,02%, al variar de 238,50 a 224,50 y de 242 a 225 dólares por tonelada. El contrato abril, en tanto, cayó un 8,50%, luego de pasar de 229,50 a 210 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 29 de junio al 17 de julio, la BCR marcó que deben salir del Gran Rosario 1.689.540 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 709.400 toneladas, y desde Necochea, 128.053 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el progreso de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 46,50% del área apta, demorada frente al 51,6% de igual momento de 2021 y al 59,7% promedio de los último cinco años. «Desde nuestro informe previo la recolección de cuadros de maíz mantuvo un buen ritmo de avance en toda el área agrícola nacional, con un progreso de 4,2 puntos porcentuales. A medida que el nivel de humedad de los granos desciende a valores óptimos, la cosecha se concentra sobre lotes tardíos y de segunda ocupación. A la fecha el rinde medio nacional se ubica en 70,2 quintales por hectárea. Frente a este panorama, mantenemos nuestra proyección de producción para la campaña 2021/2022 en 49 millones de toneladas», dijo la entidad.

Luego de las importantes pérdidas de la semana anterior, los precios del maíz terminaron el segmento comercial de Chicago con mayoría de bajas, que fueron fuertes para las posiciones correspondientes al ciclo 2022/2023. Sólo julio exhibió un cierre positivo, del 0,57%, al pasar de 295,36 a 297,03 dólares por tonelada. Para el contrato septiembre la caída fue del 9,23%, tras variar de 268,79 a 243,98 dólares por tonelada. En las últimas dos semanas esta posición retrocedió un 16% desde los 290,44 dólares del viernes 17 de junio.

Sobre los quebrantos del maíz tuvieron una fuerte influencia los fondos de inversión, con una persistente liquidación de contratos en medio de la incertidumbre sobre el rumbo de la economía estadounidense, con chances de recesión y en medio de un brote inflacionario que la Reserva Federal espera poder contener con suba de tasas, entre otras medidas.

Pero también hubo fundamentos propios del mercado agrícola que explicaron la caída de las cotizaciones del maíz. Entre ellos, condiciones de tiempo que sin ser ideales, permiten una buena evolución de los cultivos sobre el Medio Oeste y sobre el este de las Grandes Planicies, zonas donde durante la semana hubo lluvias dispersas que mejoraron el balance hídrico de los suelos. Además, los pronósticos extendidos auguran chances de precipitaciones mayores a los registros usuales que, de concretarse, favorecerían la condición de las plantas, en pleno proceso de polinización.

También influyó –y lo continuará haciendo– en modo bajista el progreso de la segunda cosecha de maíz en Brasil, que vuelca sobre el circuito comercial un importante volumen de grano, sobre todo en momentos en los que la devaluación de real frente al dólar –suma tres semanas seguidas– favorece la competitividad de las exportaciones brasileñas, en detrimento de las estadounidenses.

Neutros resultaron para el maíz los informes publicados el jueves por el USDA. En cuanto a área sembrada, estimó el dato de maíz en 36,39 millones de hectáreas, muy cerca de los 36,37 millones previstos por los privados y levemente por encima de los 36,22 millones proyectados en marzo. Y respecto de las existencias al 1º de junio, las relevó en 110,39 millones de toneladas, también muy cerca de los 110,32 millones calculados por los operadores en la previa del trabajo oficial, pero un 5,71% arriba de los 104,43 millones de igual momento de 2021.

Aportó a la tónica bajista del maíz el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses, donde el USDA relevó el jueves ventas de maíz 2021/2022 por 88.800 toneladas, por debajo de las 671.900 toneladas del informe anterior y del rango previsto por los privados, de entre 200.000 y 700.000 toneladas. Las ventas 2022/2023 fueron reportadas en 119.300 toneladas, abajo de 358.400 toneladas de la semana anterior y cerca del mínimo estimado por los operadores, en un rango que fue de 100.000 a 500.000 toneladas.

Respecto de los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 67% del maíz en estado bueno/excelente, por debajo del 70% de la semana pasada, pero por encima del 64% de 2021. El dato oficial fue inferior al 69% previsto en promedio por los privados. Agregó que atraviesa la etapa de polinización el 4% de las plantas, frente al 4% de igual momento del año pasado y al 4% promedio.

En su reporte semanal, la Administración de Información sobre Energía de Estados Unidos redujo de 1.055.000 a 1.051.000 de barriles la producción diaria de etanol, un volumen que quedó debajo de los 1.058.000 barriles de igual momento de 2021, y ajustó las existencias del biocombustible de 23.476.000 a 22.746.000 barriles, una cifra que se mantuvo arriba de los 21.572.000 barriles vigentes a igual fecha de 2021.

Al igual que en el caso de la soja, la evolución del clima sobre las zonas productoras estadounidenses y la actitud que asuman los grandes fondos de inversión determinarán el rumbo de los precios del cereal en las próximas semanas, que mantendrán como lastre el progreso de la cosecha brasileña, que concentra la atención de los importadores. Vale recordar que recientemente Brasil logró el aval de China para entrar con su cereal en ese país, luego de remover barreras sanitarias que restringían el comercio del grano grueso brasileño.

Y respecto de Brasil, la Conab relevó el lunes el progreso de la primera cosecha de maíz sobre el 92,8% del área apta, frente al 90,8% de la semana anterior y al 93,1% de 2021. Y reportó el progreso de la segunda cosecha –es la que aporta poco más del 75% de la oferta total– sobre el 20,4% de la superficie, contra el 11,1% del informe precedente y el 9,8% del año pasado para la misma fecha. El viernes, StoneX elevó de 116,80 a 119,30 millones de toneladas su proyección sobre el volumen total de la cosecha de maíz, en buena medida por rindes mejores de los esperados en la safrinha. En sus informes de junio, el USDA y la Conab estimaron la producción brasileña de maíz en 116 y en 115,22 millones de toneladas.

Buenos Aires, 4 de julio de 202200

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados