Noticias


El maíz consolida su precio y posición en Chicago

El maíz consolida su precio y posición en Chicago

El maíz volvió a liderar las subas semanales en Chicago, con un alza que superó el 6% para la posición julio, según indicó la consultora Granar.

A la puja que se vive día tras día en el mercado físico estadounidense entre consumos, alimenticias y productores de etanol se sumó la certeza de que Brasil tendrá una segunda cosecha bastante inferior que la prevista y la posibilidad de que grano de EE.UU. termine en puertos brasileños.

Para el trigo el balance volvió a ser positivo por la sequía que domina la zona de producción de primavera y por la desmejora de los cultivos de invierno.

La soja también cerró la semana con saldo a favor, en simpatía con el maíz y en respuesta a la firmeza del mercado disponible. Sin embargo, la toma de ganancias de los fondos, rumores de importaciones desde Brasil y pronósticos de lluvias más regulares en el extendido de 8 a 14 días, limitaron las ganancias e incluso ocasionaron una ligera baja para los contratos de la nueva cosecha.

En el mercado doméstico también se destacó el maíz, con subas para los precios en el mercado físico, en la plaza de futuros y en el FOB sobre puertos argentinos. La contracara fue la soja, que se cotizó con bajas generales.

Las mejoras externas, el atraso de la cosecha local y un fluido programa de embarques le posibilitaron al maíz un balance semanal con mayoría de alzas. En efecto, las propuestas de los exportadores crecieron de 215 a 220 dólares por tonelada (de 19.978 a 20.539 pesos) para las terminales del Gran Rosario y de 220 a 225 dólares por tonelada para Bahía Blanca, mientras que para Necochea las ofertas se mantuvieron en 220 dólares por tonelada. Cabe destacar que en Rosario generaron interés los 220 dólares por tonelada propuestos por los compradores para las entregas diferidas de junio a noviembre.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 20.918, mientras que para el inicio de la nueva semana comercial fue fijado en 22.027 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 266 a 290 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

En el Matba Rofex el balance de la semana dejó importantes mejoras para el maíz. Las posiciones julio y septiembre ganaron un 5,69 y un 6,23%, tras pasar de 207,30 a 219,10 y de 207,10 a 220 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 28 de abril al 26 de mayo, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 2.198.030 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 897.510 toneladas; desde Necochea, 19.100 toneladas, y desde otros puertos, 131.910 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el progreso de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 19,5% del área apta, con un avance semanal de apenas 2,5 puntos y muy demorada frente al 36,7% del año pasado para la misma fecha y del 30,5% promedio de las últimas cuatro campañas. “Los rendimientos registrados se mantienen estables, con las mejores productividades ubicadas en la región Núcleo Norte. Frente a este panorama, mantenemos la proyección nacional de producción en 46 millones de toneladas”, dijo la entidad.

El maíz volvió a ser el actor protagónico del mercado estadounidense al acumular nuevas y fuertes subas para sus precios, los más altos en ocho años. En efecto, las posiciones mayo –cabe aclarar que ya tiene un carácter técnico por la inminencia de su liquidación– y julio sumaron un 12,89 y un 6,45%, al pasar de 258,06 a 291,32 y de 249 a 265,04 dólares por tonelada. Para el contrato septiembre, que marca el ingreso de la nueva cosecha, la mejora fue del 2,87%, tras variar de 226,66 a 233,16 dólares por tonelada.

Este mercado sigue sin encontrar un punto de racionamiento de la demanda pese a las sucesivas subas de precios. Tanto los consumos, como los productores de etanol y las alimenticias continúan compitiendo a diario con la exportación por sumar mercadería en un mercado que sigue yendo hacia el agotamiento de las existencias. Tanto es así que son pocos los que creen factible que el 12 del actual el USDA pueda sostener su expectativa de stock final 2020/2021 en 34,34 millones de toneladas.

En su informe semanal el miércoles la Administración de Información de Energía estadounidense relevó la producción de etanol en 945.000 barriles por día, en línea con la expectativa de los privados y por encima de los 941.000 barriles del reporte anterior, en tanto que las existencias de etanol fueron relevadas en 19,7 millones de barriles, por debajo de los 20,4 millones vigentes hasta la semana pasada. Este reporte volvió a poner de manifiesto el resurgimiento que está teniendo el etanol, en parte por el aumento en el consumo de combustibles impulsado por cierta normalización de actividades en muchos Estados que comenzarían a dejar atrás las restricciones impuestas por la lucha contra la pandemia, pero también por el mayor impulso que la Administración Biden les da a las energías alternativas a las fósiles.

Y al impulso alcista de la demanda interna el viernes se sumó como fundamento positivo el informe mensual de Safras & Mercado, en el que la influyente consultora brasileña recortó de 80,69 a 70,79 millones de toneladas el volumen previsto para la segunda cosecha de maíz y de 112,80 a 104,14 millones el cálculo sobre la producción total del cereal en Brasil 2020/2021. Esta es la consecuencia de la falta de humedad que se viene registrando en las zonas productoras que, según los últimos reportes, seguirían con lluvias inferiores a las marcas normales durante las próximas dos semanas. El dato aportado por Safras quedó debajo de los 109 millones de toneladas proyectados por el USDA en abril.

Atado a esta caída prevista en la oferta brasileña, que recalentó los precios internos en el vecino país, el mercado volvió a poner el foco sobre la posibilidad de que Estados Unidos destine parte de sus ya magras existencias a exportar hacia Brasil, gracias a la remoción temporaria de aranceles para el cereal originado afuera del Mercosur. Y esto sin desatender los rumores sobre nuevas compras chinas. Mucha demanda para tan poca oferta.

En efecto, con el saldo exportable estadounidense 2020/2021 –67,95 millones de toneladas– casi agotado, en su informe semanal de ventas externas el USDA relevó el jueves negocios por 521.300 toneladas, por encima de las 387.500 toneladas del reporte anterior y dentro del rango previsto por los operadores, que fue de 400.000 a 1.000.000 de toneladas. Además, el organismo confirmó ventas 2021/2022 por 553.400 toneladas, muy por encima de las 29.502 toneladas del trabajo precedente y cerca del máximo previsto por los privados, en un rango que fue de 100.000 a 600.000 toneladas.

Y si las subas sobre el contrato septiembre no resultaron mayores fue por las lluvias que cayeron sobre el centro-este del cinturón sojero/maicero durante la semana, que mejoraron las condiciones para las siembras y para la emergencia de los cultivos. Dichas lluvias se complementan con los pronósticos de precipitaciones mayores a los promedios usuales en el extendido de 8 a 14 días que, desde ya, deberá validarse en la práctica para tener un impacto más concreto sobre los precios, al los que hasta acá les resultó más fácil subir que bajar.

En su informe del lunes pasado, el USDA relevó el avance de la siembra de maíz sobre el 17% del área prevista, frente al 8% de la semana pasada, al 24% del año pasado y al 20% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial quedó en línea con el 17% previsto por los operadores. En Iowa se sembró el 20% de la superficie prevista, contra el 4% de la semana anterior, el 34% de 2020 y el 22% promedio. Emergió el 3% de las plantas, contra el 2% de la semana pasada, el 3% a igual fecha del año pasado y el 4% promedio de las cuatro campañas precedentes.

Buenos Aires, 3 de mayo de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados