Noticias


El maíz dejó una semana negativa en mercados local y de Chicago

El maíz dejó una semana negativa en mercados local y de Chicago

La semana fue muy negativa para los precios de los granos, en Estados Unidos y en la Argentina, pese a cerrar en alza el viernes último.

La jornada del jueves marcó un hito por el derrumbe que se registró sobre el complejo sojero, donde el aceite fue el producto que lideró las pérdidas. Entre los factores que derivaron en un balance semanal con quitas en torno del 8% para la soja y el maíz en Chicago, motorizadas por la liquidación de contratos hecha por los fondos de inversión, se destacaron la incertidumbre en el mercado de biocombustibles y la previsión de tiempo más frío y lluvioso para el resto del mes sobre las principales zonas productoras.

En la nueva semana el monitoreo del clima seguirá en el centro de la atención porque siguen vigentes focos de sequía que podrían complicar las aspiraciones de rindes récord que el USDA tiene para los granos gruesos.

En el nivel local la comercialización se vio severamente limitada por la brecha que separó las propuestas de los compradores de las necesidades de los vendedores.

SOJA

Los precios de la soja argentina cerraron la semana en baja, en sintonía con el mercado externo. La transición de las ofertas de los compradores fue de 320 a 310 dólares por tonelada (de 30.378 a 29.503 pesos) para la zona del Gran Rosario; de 325 a 305 dólares para Bahía Blanca y de 320 a 300 dólares por tonelada para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agricultura de la Nación en $ 29.361, mientras que para el lunes fue fijado en 30.324 pesos. Al cierre de la semana la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 301,80 dólares por tonelada, equivalentes a 28.780 pesos. El valor FOB del poroto de soja en los puertos argentinos pasó de 536 a 526 dólares por tonelada; el del aceite, de 1200 a 1083 dólares, y el de la harina se mantuvo en 410 dólares por tonelada, según los datos publicados por Agricultura. En el Golfo de México la transición del FOB para el poroto de soja fue de 583,61 a 545,96 dólares por tonelada.

El balance negativo de la soja se reflejó también en el Matba Rofex, donde las pizarras marcaron mermas del 6,24 y de 6,17% para los contratos julio y noviembre, que pasaron de 336,50 a 315,50 y de 342,10 a 321 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 16 de junio al 17 de julio, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 88.000 toneladas de poroto de soja, 1.797.589 toneladas de harina y 494.689 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 75.000 toneladas de poroto y 18.000 toneladas de harina; desde Necochea, 19.677 toneladas de poroto, y desde otros puertos, 45.000 toneladas de poroto.

MAÍZ

Con fuertes pérdidas cerró la semana para el maíz argentino, también en línea con las bajas externas, pero acentuadas por el mayor ingreso de la cosecha local. Las propuestas de los exportadores por el grano disponible cayeron de 205 a 185 dólares por tonelada (de 19.461 a 17.606 pesos) para el Gran Rosario; de 215 a 195 dólares para Bahía Blanca, y de 210 a 195 dólares por tonelada para Necochea

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 17.750, mientras que para el lunes fue fijado en 18.548 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó 258 a 241 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura. En el Golfo de México la transición semanal del FOB del maíz fue de 310,04 a 293,40 dólares por tonelada.

Las mermas se replicaron en el Matba Rofex, donde los ajustes de los contratos julio y septiembre del maíz cayeron un 7,21 y un 5,46%, luego de pasar de 208,10 a 193,10 y de 210,50 a 199 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 16 de junio al 17 de julio, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 1.691.450 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 589.232 toneladas; desde Necochea, 176.846 toneladas, y desde otros puertos, 55.300 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 42,3%, todavía muy demorada frente al 70,7% de igual momento de 2020 y al 50% promedio de los últimos cinco ciclos agrícolas. “La cosecha se concentró en el centro y en el norte del área agrícola nacional. A medida que la recolección de lotes de soja transita su tramo final se aceleran las labores sobre el cereal. Los rendimientos relevados durante los últimos siete días continúan superando las expectativas iniciales en Córdoba y en Santa Fe. Frente a este panorama, mantenemos la proyección nacional de producción en 48 millones de toneladas”, dijo la entidad.

Fue bajista el balance de la semana para los precios del maíz en Chicago, donde los contratos julio y septiembre perdieron un 4,27 y un 8,30%, al pasar de 269,48 a 257,96 y de 247,92 a 227,35 dólares por tonelada. Con los fondos de inversión como principales protagonistas del movimiento bajista visto durante la semana en el mercado, en lo que se pareció bastante a un proceso de limpieza de carteras y retiro de ganancias, el maíz evitó el viernes que las caídas resultaran aún mayores gracias a compras de oportunidad de los especuladores, pero, sobre todo, de los comerciales.

A los factores descriptos en el caso de la soja, en cuanto a la influencia negativa de la incertidumbre en el mercado de los biocombustibles y a la chance de un patrón de tiempo más amigable para suelos y cultivos sobre las zonas productoras, sumamos otros, que afectaron tanto al maíz como al resto del mercado:

  • Para el caso particular del maíz, el informe de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, que el miércoles relevó la tasa semanal de producción de etanol en 1.025.000 barriles por día, frente a la estimación promedio de los operadores, de 1.063.000 de barriles, y a los 1.067.000 barriles del reporte anterior. Es la primera baja tras varias semanas con este dato de producción en alza. En paralelo, las existencias de etanol fueron reportadas en 20,60 millones de barriles, frente a la estimación promedio de 20,15 millones y a los 19,96 millones relevados la semana anterior. Un reflejo de menor demanda. En este punto volvemos a destacar que el etanol se lleva normalmente entre el 34 y el 36% de la cosecha de maíz estadounidense, por lo que su porvenir repercutirá directamente sobre los precios del grano.
  • En la depuración de contratos de los fondos vista el jueves, que afectó al maíz, a la soja, al trigo y a otras materias primas, los operadores creen que tuvo que ver lo reflejado por la agencia Bloomberg en un artículo en el cual contó que el gobierno de China les ordenó a las empresas estatales que “controlen los riesgos y limiten su exposición a los mercados de materias primas en el extranjero”. Frente a este hecho cobran relevancia las palabras del primer ministro chino, Li Keqiang, que el miércoles había advertido su país debería mantener precios razonables para los granos y tratar de frenar la suba del valor de los insumos agrícolas.
  • Tras la última reunión de la Reserva Federal quedaron como posibilidades concretas que los planes de estímulo de la economía, muy activos en tiempo de pandemia, comiencen a limitarse y que las tasas de interés podrían ser elevadas. Esto, entre otras reacciones generó el aumento del índice dólar y, por ejemplo, acortó la brecha con el euro, en un movimiento que les resta competitividad a las exportaciones estadounidenses.

Como lo señalamos en el espacio de la soja, es cierto que los pronósticos de tiempo más amigable para suelos y cultivos augurado para lo que resta del mes son bajistas para los precios, pero los mismos en algún momento deben pasar de los papeles a los campos, de lo contario, nada impedirá que los precios vuelvan a fortalecerse. Sobre todo si no se revierte lo planteado el jueves por el USDA, que mostró que el 41% de las áreas destinadas al maíz tienen algún grado de sequía. Ese indicador era del 35% la semana anterior. Y recordemos que el USDA apostó sus fichas a un rendimiento récord, de 112,66 quintales por hectárea.

En cuanto al estado de los cultivos, en su reporte semanal, el lunes el USDA ponderó en estado bueno/excelente el 68% del maíz, por debajo del 72% de la semana pasada y del 71% de igual momento de 2020. El dato oficial quedó abajo del 69% previsto en promedio por los privados. En Iowa, la proporción de maíz en estado bueno/excelente bajó del 77 al 63%. Emergió el 96% de las plantas, contra el 90% de la semana pasada, el 94% a igual fecha del año pasado y el 91% promedio de las cuatro campañas precedentes.

Por último, en su reporte sobre las exportaciones semanales de los Estados Unidos, el jueves el USDA relevó ventas de maíz 2020/2021 por 18.000 toneladas, debajo de las 189.600 toneladas del informe anterior, pero dentro de las posibilidades manejadas por los privados, en un rango que fue desde cancelaciones por 100.000 toneladas a ventas efectivas por 400.000 toneladas. Las ventas 2021/2022 fueron relevadas en 276.100 toneladas, arriba de las 26.400 toneladas de la semana pasada y dentro del rango calculado por los operadores, de entre 100.000 y 500.000 toneladas.

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados