Noticias


El mercado ganadero se repite: sin cambios en los valores de la hacienda

Por Carlos Bodanza *

El mercado ganadero se repite: sin cambios en los valores de la hacienda

La semana del mercado ganadero de esta semana se parece a una vieja película de Bill Murray, «El día de la marmota», donde cada día, se parece al anterior. No tan así, pero algo así, parece vivir la ganadería del mercado por estos días.

Lo dicho la semana pasada, no hay muchos cambios en materia de valores a la hora del consumo. Ni siquiera ahora cuando aparecen buenos lotes, bien terminados, la cosa cambia demasiado. Es que sin mostradores, sin un consumo con bolsillos sin agujeros, la venta de carne se parece mucho al ánimo de la gente.

Por eso consumeros y frigoríficos miden minuciosamente sus compras, solamente la vaca buena de carnicería, parece haber recobrado cierto interés, con valores que en muchos casos, llegan hasta los 215$ para los mejores lotes de vaca gorda, mientras que todo el resto, parece poco a poco cobrar vida, insisto, solo en la categoría vaca, ya que novillos y vaquillonas parecen venir directamente a contra mano de la inflación: semana tras semana, precio deprimidos.

Cabe aquí hacer una mención al impacto del clima en la categoría vaca: siguen poblando ferias, siguen siendo la categoría más numerosa, con sangrado, sin sangrado, como fuere, los campos siguen en retroceso, con heladas interminables y con pronósticos que dan lluvias en zonas donde nadie necesita demasiado.

Para el resto, la agonía del invierno se hace cada día más larga y el buen valor de la vaca china o manufa para negocio o invernada, sigue siendo la elección a la hora de achicar el campo.

En negocios de invernada no hay nada nuevo, más allá de que tal la hembra, parece tomar un poco de fuerza, más aún cuando aparecen los llamados “lotes para cría”, donde allí el invernador, poco puede hacer con los números que cualquier criador está dispuesto a pagar, en este resguardo económico que significa comprar futuros vientres, huyendo necesariamente de una moneda, que ya no existe. Sin plazos, el macho se posiciona sobre los $360 y tal vez para mención, apareció algún interés más por lotes livianos, pero por ahora, nadie se atreve a  mucho, con todo Julio por delante.

Si hablamos de vientres aquí el negocio se diversifica muchísimo: en la feria, lotes sin diente o con pariciones lejanas, se venden poco menos que suplicando, difíciles de ubicar, con mucho trabajo y hasta con cambios de plazo, tratando de atraer un producto, que en pleno invierno, es difícil de ubicar.

Cuando el vientre es nuevo, cuando hay genética, el mismo mercado está en la vereda de enfrente: llueven pedidos particulares, se levantan las manos, aparecen los valores, nadie duda un segundo en pagar lo que haya que pagar, siempre y cuando también la fecha de preñez, tenga una lógica cierta.

Y por último, la torada para reproducción, vive un momento único, donde hay mucha reposición, hay buena calidad a venta y hay un mercado con mucho entusiasmo.

Varias caras y un solo fundamento: cada cual hace su juego y nadie sale de un negocio que es cien veces más seguro para quien sabe hacer lo que mejor sabe hacer: patas.

*Carlos Bodanza es médico veterinario y periodista especializado en temas agropecuarios del portal Infosudoeste.

Buenos Aires, 9 de julio de 2022

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados