Noticias


«Empresas ricas y empresarios pobres»

«Empresas ricas y empresarios pobres»

Este es el futuro que se imagina Gabriela Benac, socia de la empresa Lácteos Luz Azul, dentro de un esquema más horizontal de la formación de equipos dentro de las organizaciones.

«Si hay un secreto en estos años dentro de Lácteos Luz Azul es haber reinvertido todo lo que ganamos desde que ingresamos en 2012», aseguró Gabriela Benac, una de las dueñas de esta firma láctea. Sostiene que tanto ella como su socio Ismael Bracco, aún alquilan.

«En el futuro tendremos empresas ricas y empresarios pobres», agudiza su análisis la empresaria láctea en la nota publicada en la tradicional revista en papel de Infortambo de noviembre 2019.

«Las verdaderas ganancias pasan por ser una empresa eficiente, en esos pequeños detalles, está la diferencia», agrega quien es una de las pocas mujeres al frente de la compañía láctea en la Argentina.

En este sentido, asegura que ser mujer le facilitó mucho el desarrollo de su negocio: «nunca fue un obstáculo».

Sin embargo, aclara que hay que ser muy coherente y consecuente entre lo que uno dice y hace.

Respecto a sus franquiciados, Benac explica que el monto mínimo para acceder al negocio es de u$s 51 mil y si bien el recupero técnico de la inversión se estima en 18 meses es una pregunta que descalifica de inmediato al interesado.

«Exijo que el franquiciado se involucre porque el ojo del amo engorda el ganado. Siempre les digo que les vendo mis errores, no mis éxitos. Sin embargo, tengo que tener empatía para darle el visto bueno», concluye.

Agregó: «mi objetivo es que aquellos que abren un local de Luz Azul puedan reinvertir y les resulte una unidad de negocio que genere empleo».

  • La nota completa, con todos los números que reporta la producción y el negocio de Luz Azul lo podés encontrar en la revista 366 de noviembre ’19 de Infortambo

Buenos Aires, 28 de noviembre de 2019

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2019 Todos los derechos reservados