Noticias


En Chicago, aún perdura el sabor a las bajas en los granos

En Chicago, aún perdura el sabor a las bajas en los granos

Con bajas generales para los precios de los granos transcurrió la semana en la Bolsa de Chicago, donde se combinaron toma de ganancias de los fondos de inversión; un informe mensual del USDA sin los cambios esperados por los operadores, y un clima más favorable para suelos y cultivos, según aseguró el último informe de la consultora Granar.

Pero pese a las bajas, que en el caso de la soja y del maíz superaron el 1%, los fundamentos que posibilitaron que ambos granos se negocien en los niveles más altos de los últimos siete años siguen aún vigentes –magras existencias finales y activa participación de la demanda china– y presionarán sobre el mercado según resulten las condiciones climáticas para la siembra, el desarrollo de las plantas y la cosecha 2021/2022.

El avance de la cosecha de maíz sigue influyendo sobre el Gran Rosario, donde el cereal cerró la semana con saldo negativo, al descender las ofertas de los exportadores de 193 a 190 dólares por tonelada (de 17.403 a 17.224 pesos). Sin cambios concluyó la semana en Bahía Blanca y en Necochea, donde las propuestas de los compradores se mantuvieron en 210 dólares por tonelada, nivel que en pesos implicó por la devaluación de la moneda local un paso de 18.936 a 19.037 pesos. En todos los casos, los valores propuestos quedaron por encima del FAS teórico.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 16.971, mientras que para el inicio de la nueva semana comercial fue fijado en 16.984 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 238 a 232 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura. En el Golfo de México, el FOB del cereal pasó 249,01 a 244,48 dólares por tonelada.

Por el maíz para las entregas diferidas a abril las ofertas retrocedieron de 197 a 195 dólares por tonelada para el Gran Rosario y de 215 a 210 dólares para Bahía Blanca, pero se mantuvieron estables en Necochea, en 210 dólares por tonelada.

El saldo semanal fue negativo para el maíz en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones marzo y mayo perdieron un 1,52 y un 1,80%, tras variar de 198 a 195 y de 198,80 a 196,20 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 10 de marzo y el 14 de abril deben salir desde el Gran Rosario 1.341.870 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 354.031 toneladas; desde Necochea, 38.850 toneladas, y desde otros puertos, 33.000 toneladas.

En cuanto a los cultivos, y en contraste con lo ofrecido en el reporte de soja, el miércoles la BCR mantuvo su estimación de cosecha de maíz en 48,50 millones de toneladas, sin variantes. En su informe mensual la entidad dijo que las labores de cosecha son aún muy incipientes y alcanzan el 4% del área, por detrás del 7% vigente un año atrás. “En la región núcleo la actividad de recolección muestra valores muy dispares, con rindes de 45 a 100 quintales por hectárea. Los rindes de las siembras tardías mantienen en vilo al mercado a la espera de nuevas lluvias y podrían afectar negativamente los guarismos de los rindes provinciales en el este de Argentina. Los maíces tardíos transitan etapas críticas, pero, en el oeste de la región Pampeana, donde tienen mayor participación, cuentan con mejores condiciones ambientales. Por eso se mantienen sin cambios las cifras para maíz del mes pasado, sosteniendo una estimación de producción de la campaña maicera 2020/2021 en 48,5 millones de toneladas, con un rinde promedio nacional de 79,6 quintales por hectárea”.

En cambio, el jueves la BCBA ajustó de 46 a 45 millones de toneladas su previsión sobre el volumen de la cosecha de maíz para grano comercial y relevó el progreso de la recolección sobre el 3,4% del área apta, tras un avance semanal de 1,5 puntos. “Desde nuestro informe previo, la condición del cultivo normal a excelente bajó 18 puntos porcentuales en los planteos tardíos y de segunda ocupación. Esta importante baja se produce mientras buena parte de estos lotes transita el período crítico de definición de rendimiento, con reservas hídricas heterogéneas. El impacto en los rindes potenciales sobre los lotes más comprometidos provocó una baja en la actual proyección de producción. Por otro lado, a medida que avanza la recolección de cuadros tempranos los rindes relevados se encuentran por debajo de las expectativas iniciales en el centro del área agrícola nacional”. La entidad agregó que sobre Córdoba los lotes tardíos transitan el período crítico de definición de rindes con niveles hídricos entre adecuados a regulares, motivo por el cual son necesarias nuevas lluvias.

El martes, en su informe mensual el USDA proyectó la cosecha de maíz argentina en 47,50 millones de toneladas y las exportaciones, en 34 millones, sin cambios.

El maíz terminó la semana con saldo negativo para sus precios en la Bolsa de Chicago, donde los contratos mayo y julio resignaron un 1,19 y un 1,03%, al pasar de 214,75 a 212,19 y de 210,23 a 208,06 dólares por tonelada. Como en el caso de la soja, el hecho de que el USDA no ajustara aún más el stock estadounidense –como lo esperaban los operadores– en su informe mensual habilitó una toma de ganancias de los fondos de inversión que provocó importantes bajas entre el martes y el miércoles. Se sumó como factor adverso el clima, con lluvias sobre el Medio Oeste y con la previsión de más precipitaciones durante la nueva semana, que mejoran el estado de los suelos sobre los que habrá de arrancar la siembra del maíz 2021/2022 en no más de 15 días.

Acerca del informe del USDA, sin cambios en las variables comerciales de los Estados Unidos, el organismo mantuvo las existencias iniciales en 48,76 millones de toneladas; la cosecha en 360,25 millones; el uso forrajero en 143,52 millones; el uso total en 305,45 millones; las exportaciones en 66,04 millones, y el stock final, en 38,15 millones de toneladas, por encima de los 37,34 millones previstos por los privados. Al igual que en el caso de la soja, el remanente que pasará a la próxima campaña es el más bajo desde el del ciclo 2013/2014.

Aportó a la debilidad del maíz el informe mensual de la Conab del jueves, en el que el organismo elevó de 105,48 a 108,07 millones de toneladas su cálculo sobre la cosecha total de maíz 2020/2021 en Brasil, con exportaciones estables en 35 millones. Estas cifras, no obstante, se mantuvieron abajo de los 109 y de los 39 millones de toneladas proyectados el martes por el USDA. Vale destacar que, también el jueves, Safras & Mercado proyectó la producción brasileña de maíz en un récord histórico de 113,50 millones de toneladas

En su informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, el USDA relevó el jueves que entre el 26 de febrero y el 4 de marzo se negociaron 395.500 toneladas de maíz, por encima de las 115.900 toneladas del reporte anterior, pero abajo del rango previsto por los operadores, que fue de 400.000 a 750.000 toneladas. Al 4 del actual, el 90,13% del saldo exportable 2020/2021 que el USDA mantuvo el martes en 66,04 millones de toneladas, ya estaba comprometido.

Buenos Aires, 14 de marzo de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados