Noticias


En Chicago, balance negativo en la semana para el maiz

En Chicago, balance negativo en la semana para el maiz

La semana en la que el USDA difundió su nuevo informe mensual, el maíz cerró con subas próximas al 4% para la posición que marca la entrada de la nueva cosecha por la reducción de las existencias finales y por la falta de humedad en Iowa.

Según indicó el último informe de la consultora Granar, las subas del cereal no fueron mayores por el mismo fundamento que provocó la caída del aceite de soja (-6,11%) y del poroto (-4,75%), la chance de que el gobierno de EE.UU. asista a las refinadoras de petróleo que se resisten a cumplir con las mezclas de combustible fósil y biocombustibles. En el mercado local se destacó la fuerte caída de los precios de la soja.

Negativo fue el balance semanal para los precios del maíz en la plaza local, donde la transición de las ofertas de los exportadores fue de 210 a 205 dólares por tonelada (de 19.879 a 19.461 pesos) para el Gran Rosario; de 225 a 215 dólares por tonelada para Bahía Blanca, y de 220 a 210 dólares para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 20.166, mientras que para el lunes fue fijado en 19.853 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó 264 a 258 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

También resultó bajista el saldo semanal del maíz en el Matba Rofex, donde los contratos julio y septiembre cayeron un 2,76 y un 2,68% luego de pasar de 214 a 208,10 y de 216,30 a 210,50 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 9 de junio al 8 de julio, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 1.711.806 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 650.105 toneladas; desde Necochea, 189.783 toneladas, y desde otros puertos, 46.608 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 37,8% del área apta, demorada frente al 61% de igual momento de 2020 y al 45% promedio de las cinco campañas precedentes. “A medida que las cosechadoras avanzan sobre los cuadros tardíos, los rindes recolectados superan las expectativas iniciales. Particularmente, sobre la provincia de Córdoba se relevan rendimientos por sobre los registrados en los planteos tempranos. Frente a este panorama, aumentamos 2 millones de toneladas la proyección nacional de producción, hasta los 48 millones”, dijo la entidad.

En su informe mensual el USDA no hizo cambios sobre sus proyecciones para la Argentina. La cosecha y las exportaciones 2020/2021 fueron sostenidas en 47 y en 34 millones de toneladas, mientras que los guarismos para la campaña 2021/2022 fueron mantenidos en 51 y en 36 millones.

El balance de la semana fue positivo para los precios del maíz en Chicago, con las verdaderas ganancias concentradas sobre la nueva campaña. En efecto, las posiciones julio y septiembre sumaron un 0,26 y un 3,83%, al pasar de 268,79 a 269,48 y de 238,77 a 247,92 dólares por tonelada. Las subas habrían sido mayores de no mediar el viernes las bajas provocadas por la noticia analizada en el espacio de la soja sobre las ayudas que el gobierno estadounidense planea otorgar a las plantas refinadoras de petróleo, que podrían alterar el resurgimiento que viene mostrando la industria del etanol, con una producción que se incrementa semana tras semana.

En cambio, las subas estuvieron dadas por los datos aportador por el USDA en su informe mensual del miércoles. En la valoración del ciclo comercial 2020/2021 en Estados Unidos, sólo mantuvo sin cambios el uso forrajero, en 144,79 millones de toneladas. En el resto de las cifras, elevó el uso de maíz para la producción de etanol, validando lo que decíamos anteriormente sobre el resurgir de la industria del biocombustible, de 126,37 a 128,28 millones, y con ello el uso total, de 307,23 a 309,13 millones, e incrementó las exportaciones de 70,49 a 72,39 millones, una nueva marca récord. Con todos esos cambios, el organismo proyectó las existencias finales en 28,12 millones, por debajo de los 31,93 millones calculados en mayo y de los 30,66 millones previstos en promedio por los privados. Como lo señalamos tras la publicación del reporte, este ajuste, además de resultar alcista en lo inmediato, sobrecarga la atención de los operadores sobre el clima y sobre la evolución de la nueva campaña, que no tiene margen para fallar frente a un volumen tan bajo de existencias finales, las más reducidas desde la campaña 2012/2013.

En cuanto a la campaña 2021/2022, el USDA mantuvo sin cambios el áreas y los rindes, por lo que sostuvo la nueva cosecha estadounidense en 380,76 millones de toneladas. Tampoco modificó el uso forrajero, que quedó en 144,79 millones, ni en el uso total, en 312,82 millones, con 132,09 millones para etanol, ni las exportaciones, que fueron sostenidas en 62,23 millones. Entonces, producto del ajuste del stock inicial, el USDA redujo de 38,28 a 34,47 millones de toneladas el cálculo sobre las existencias finales de la nueva temporada comercial, un dato que quedó debajo de los 36,10 millones previstos por los privados.

En general el reporte fue alcista para el maíz, porque la disponibilidad de grano seguirá muy ajustada en EE.UU. y porque crece la dependencia de un clima ideal para lograr la optimista marca de 112,66 quintales por hectárea que el USDA espera en el nivel país. Ahora, como lo señalamos en el espacio de la soja, será relevante el informe sobre áreas sembradas que el organismo publicará el miércoles 30 de este mes, porque allí se revelará si finalmente se sembraron con maíz los 36,88 millones de hectáreas que sostiene el USDA.

El dato del informe del USDA que evitó alzas mayores para los precios fue Brasil. En efecto, el organismo recortó su previsión sobre la cosecha de maíz brasileño de 102 a 98,50 millones de toneladas y sus exportaciones, de 35 a 33 millones. Estos recortes fueron menores que los previstos por los privados e incluso que los hechos horas antes por la CONAB, que ajustó de 106,45 a 96,39 millones de toneladas su estimación sobre la cosecha total y de 35 a 29,50 millones el cálculo sobre las exportaciones. Es muy probable que estas no sean las cifras finales y que tanto la cosecha como las ventas externas deban ser reconsideradas, por lo que Brasil seguirá siendo un factor formador de precios, por lo que el país sudamericano no podrá exportar y por lo que otros países, como EE.UU., Argentina y Ucrania, podrían ganar en mercados.

En cuanto al clima, las lluvias caídas sobre el norte de las Grandes Planicies y sobre el este del cinturón sojero/maicero dejaron afuera a Iowa, que sigue desmejorando en cuanto a la condición de sus suelos. En efecto, en la evaluación semanal del Centro Nacional de Mitigación de la Sequía, el déficit de humedad en el principal Estado productor de granos gruesos creció del 62,12 al 88,96% y la proporción de suelos bajo condiciones de sequía moderada, del 37,08 al 56,67%. En la evaluación general hecha por el USDA respecto de la superficie destinada al maíz en el nivel país, el área con algún grado de sequía aumentó del 24 al 35 por ciento.

Vale señalar que durante el fin de semana no se registraron lluvias sobre Iowa, en tanto que fueron entre mínimas e inexistentes sobre el resto de las áreas agrícolas del Medio Oeste y de las Grandes Planicies. Hacia adelante, en los reportes extendidos de 6 a 14 días, aparece la chance de lluvias mayores a los registros normales sobre el centro de la zona núcleo para los granos gruesos.

El lunes, en su informe semanal sobre cultivos, el USDA dio por concluida la siembra de maíz y ponderó en estado bueno/excelente el 72% del cereal, por debajo del 76% de la semana anterior y del 75% de igual momento de 2020. El dato oficial también quedó abajo del 74% previsto en promedio por los privados, que manejaron un rango que fue del 72 al 75 por ciento. En Iowa, la proporción de maíz en estado bueno/excelente bajó del 81 al 77%. Emergió el 90% de las plantas, contra el 81% de la semana pasada, el 87% a igual fecha del año pasado y el 82% promedio de las cuatro campañas precedentes.

Acerca de las exportaciones semanales de los Estados Unidos, el jueves el USDA relevó ventas de maíz 2020/2021 por 189.600 toneladas, por debajo de las 531.100 toneladas del reporte anterior, pero dentro del rango previsto por los privados, de entre 100.000 y 500.000 toneladas. Las ventas 2021/2022 fueron ponderadas en 26.400 toneladas, debajo de las 439.500 toneladas de la semana anterior y del rango previsto por los operadores, de entre 200.000 y 600.000 toneladas.

Buenos Aires,13 de junio de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados