Noticias


En Chicago, el maíz logró repuntar en sus valores en la última semana

En Chicago, el maíz logró repuntar en sus valores en la última semana

Tras un par de semanas muy malas para sus precios, la soja y el maíz registraron fuertes repuntes en Chicago, que superaron el 10 y el 11,6 por ciento, respectivamente, según indicó un informe de la consultora Granar.

El dato alcista excluyente fue el informe sobre áreas sembradas que el USDA publicó el miércoles, donde no elevó la superficie implantada con la oleaginosa, como lo daba por hecho el mercado, y donde incrementó la cobertura con maíz menos de lo que los privados auguraban.

Frente a un clima errante, que mantiene con déficit de humedad zonas clave del Medio Oeste y de las Grandes Planicies, el dato aportado por el organismo encendió las alarmas y puso a los operadores a mirar nuevamente el ajustado nivel de reservas que el USDA proyectó para el cierre del ciclo 2021/2022 teniendo como dato de base rindes de tendencia récord.

En la plaza doméstica mejoraron los precios propuestos por la soja, por el maíz y por el trigo nuevo.

El balance semanal fue positivo para los precios del maíz argentino, con propuestas de los exportadores que crecieron de 185 a 190 dólares por tonelada (de 17.649 a 18.162 pesos) para el Gran Rosario; de 200 a 205 dólares (de 19.080 a 19.596) para Bahía Blanca, y de 190 a 205 dólares por tonelada para Necochea. La compleja situación que se vive en las terminales de Up River por la bajante del Paraná hace que los exportares necesiten originar más mercadería sobre los puertos marítimos para completar buques.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 18.865, mientras que para el lunes fue fijado en 18.389 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó 224 a 238 dólares por tonelada. En el Golfo de México la transición semanal del FOB del maíz fue de 282,09 a 302,04 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

El saldo semanal alcista también se reflejó en el Matba Rofex, donde los contratos julio y septiembre sumaron un 4,31 y un 6,27%, tras variar de 185,50 a 193,50 y de 188,20 a 200 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 30 de junio al 28 de julio, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 2.044.400 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 743.860 toneladas; desde Necochea, 129.874 toneladas, y desde otros puertos, 8210 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 51,6% de la superficie apta, demorada frente al 81,7% de igual momento de 2020 y al 57,6% promedio de las cinco campañas precedentes. “Luego de culminada la cosecha de soja las labores se concentraron sobre los lotes de maíz. La recolección avanza sobre los planteos sembrados durante el verano en toda el área agrícola nacional. Los rendimientos relevados durante los últimos siete días mantienen la tendencia positiva en las provincias de Córdoba, Buenos Aires y de Santa Fe. Frente a este panorama, sostenemos la actual proyección nacional de producción en 48 millones de toneladas”, dijo la Bolsa.

Al igual que la soja, el maíz dejó atrás dos semanas de fuertes bajas y logró un importante repunte para sus precios en Chicago, donde las posiciones septiembre y diciembre sumaron un 11,65%, luego de pasar de 208,75 a 233,06 y de 204,42 a 228,24 dólares por tonelada. Cuatro de las cinco ruedas fueron positivas para el cereal.

Entre las razones de las subas destacamos:

  • El informe sobre áreas sembradas que el USDA publicó el miércoles, porque al estimar una superficie cubierta con maíz de 37,51 millones de hectáreas, que fue mayor en 640.000 hectáreas que la estimada en marzo, de 36,87 millones, defraudó la expectativa promedio de los privados, que era de 37,95 millones de hectáreas. En el mismo trabajo el organismo dejó otro dato alcista al estimar el área que se cosechará para grano comercial en 34,20 millones de hectáreas, sólo 410.000 hectáreas por encima del dato sostenido anteriormente por el USDA. Es decir, con las nuevas cifras, y con el rinde de tendencia récord planteado de manera oficial en mayo, de 112,66 quintales por hectárea, la producción estadounidense pasaría de 380,76 a 385,30 millones de toneladas. El miércoles, tras el límite de alza registrado por el maíz en Chicago luego de la publicación de este informe, nos preguntamos si los operadores ven posible que con las condiciones actuales de los cultivos y de los suelos se logren 112,66 quintales por hectárea. Hoy, como el miércoles, la respuesta es no y deberá mejorar mucho el tiempo, con lluvias regulares sobre el oeste de Iowa, el este de las Dakotas y sobre Minnesota para que esta respuesta negativa sea puesta en entredicho. Planteamos también el miércoles, al fundamentar la corrida alcista, que posiblemente el mercado haya comenzado a considerar que frente a la crisis que atraviesa Brasil con su segunda cosecha de maíz, que le restará a su oferta exportable cerca de 10 millones de toneladas, las ventas externas estadounidenses estimadas por el USDA en 62,23 millones de toneladas, casi 10 millones abajo del ciclo 2020/2021, están subvaluadas. De ser correcta esa consideración, crecerá la presión sobre las existencias finales estadounidenses que el mes pasado fueron proyectadas por el USDA en 34,47 millones de toneladas, un volumen que, al igual que en el caso de la soja, parece muy ajustado para sobrellevar imponderables.
  • Y como a partir de todo lo expuesto cada tonelada de maíz volvió a ser importante, también apuntaló la tendencia alcista el informe trimestral sobre existencias al 1º de junio, donde el USDA relevó 104,46 millones de toneladas, levemente abajo de los 104,91 millones calculados por los privados.
  • El viernes la consultora StoneX estimó en 87,90 millones de toneladas el volumen de la cosecha total de maíz 2020/2021 en Brasil, debajo de los 89,70 millones previstos anteriormente. Este dato privado quedó muy lejos de los 98,50 millones calculados por el USDA en junio, cuando también proyectó exportaciones por 33 millones de toneladas. El mes pasado, cuando la CONAB estimó la cosecha en 96,39 millones de toneladas y las exportaciones en 29,50 millones, también proyectó el consumo interno de maíz en 72,15 millones de toneladas. Parece bastante claro que el dato de exportaciones brasileñas del USDA está sobrevaluado y que entre Estados Unidos, Ucrania y la Argentina deberán salvar el bache que dejará Brasil entre los compradores.

Pero el viernes aparecieron un par de fundamento bajistas que, en la previa de un fin de semana largo, invitaron a los fondos a tomar ganancias y a generar la única rueda negativa de la semana:

  • La Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia anuló la regla impuesta durante el gobierno de Trump que permitía la venta de combustible con un corte de etanol más alto durante el verano, conocida como E-15. Este fallo, que le dio la razón a litigantes de la industria petrolera, fue visto por el mercado como otro golpe de la Justicia al mercado de los biocombustibles –en este caso en forma exclusiva contra el etanol–, luego del reciente fallo de la Corte Suprema que revirtió una sentencia de un tribunal inferior de 2020 que dejaba sin efecto las exenciones otorgadas a refinerías de petróleo para eximirlas de los mandatos de corte obligatorios. Esto sucede mientras las existencias de etanol crecen semana tras semana en Estados Unidos y mientras se esperan decisiones oficiales en cuanto a los nuevos mandatos de cortes.
  • El agregado agrícola del USDA en China estimó en 20 millones de toneladas la demanda de ese país durante la campaña 2021/2022, 6 millones debajo del volumen proyectado por el organismo en su último informe mensual. Vale reconocer, sin embargo, que el mes pasado este agregado agrícola había calculado la demanda china en 15 millones de toneladas.

En cuanto a los cultivos, el lunes pasado el USDA ponderó en estado bueno/excelente el 64% del maíz, por debajo del 65% de la semana pasada, del 73% de igual momento de 2020 –el rinde promedio en la campaña 2020/2021 fue de 107,96 quintales por hectárea– y del 66% previsto en promedio por los privados. En Iowa, la proporción de maíz en estado bueno/excelente subió del 56 al 60%. Atravesó la etapa de polinización el 4% del maíz, frente al 4% de igual momento de 2020 y al 6% promedio de las cuatro campañas precedentes.

Respecto de las exportaciones semanales de los Estados Unidos, el jueves el USDA relevó ventas 2020/2021 por 15.000 toneladas, por debajo de las 216.300 toneladas del reporte anterior. En cuanto al ciclo comercial 2021/2022, las ventas fueron reportadas en 67.600 toneladas, por debajo de las 310.800 toneladas de la semana anterior y del rango previsto por los operadores, de entre 150.000 y 650.000 toneladas.

Buenos Aires, 4 de julio de 2021

 

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados