Noticias


En Entre Ríos, la falta de lluvias puede traer quebrantos para el maíz

En Entre Ríos, la falta de lluvias puede traer quebrantos para el maíz

En Entre Ríos, el promedio que arroja la trilla de maíz ronda los 6.500 kilos por hectárea: para algún agricultor será «quebranto».

Así lo indicó Héctor Martínez, gerente de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, que reconoce que de cara la necesidad de hacer verdeos en breve, o afrontar la cobertura con trigo, el clima propone lluvias normales en algunas zonas de esta provincia del Litoral, y en otroas «por debajo de lo normal».

«En maíz, hubo variación como sucedió con la soja (por el déficit hídrico). Podemos ver un promedio de cosecha en la provincia de Entre Ríos cercana a los 6.500 kilos por hectárea de margen bruto. Para muchos productores estarán cerca de los costos. Pero sectorizando, habrá zonas que arrojará quebrantos«, explicó Martínez debido al impacto que tuvo la seca en los campos entrerrianos.

«Con lo que llovió en la última semana -explicó el funcionario bursátil entrerriano-, algo se recuperó pero no alcanzó para normalizar las necesidades del campo. Hay humedad para que siga una semana mas para los cultivos implantados. Pero falta sí una recarga importante para los perfiles de cara a implantar un buen cultivo de trigo entre mayo y junio».

ESTIMACIÓN DE LA DISMINUCIÓN DE LA PRODUCCIÓN DE SOJA DEL CICLO 2019/20

La producción de soja en Entre Ríos en el ciclo 2019/20 experimentaría una caída interanual que oscilaría entre el 26 al 34 %. Se estima que la producción se situaría entre 2.013.000 a 2.247.000 toneladas.

En relación al promedio de producción del último lustro, la caída se posicionaría entre el 17 al 26 %.

ESTADO DE LAS RESERVAS AL 18 DE MARZO DEL 2020

La respuesta del balance hídrico a la recuperación pluvial es muy notoria y sobre todo dio fin al afianzamiento del estado de sequía que se había fortalecido en las primeras dos semanas del mes.
Sobre el noreste de Victoria, las lluvias no fueron significativas.

Posiblemente en la zona, las lluvias hayan tenido un efecto visual que no se asocia con un estado de sequía, sin embargo, debemos recordar que esta zona ha venido siendo castigada por lluvias modestas desde la última década de enero y consecuentemente no es extraño que aparezcan bolsones donde las cuentas del balance hídrico aun evidencien una situación de mucha escasez de agua.

Sobre el resto del centro sur de la provincia la recuperación de reservas es más importante.
Durante el mes de marzo, a gran escala y en promedio, la provincia debería recibir unos 120 milímetros.

En gran parte del territorio, la distancia con la estadística ha sido acortada con las lluvias de esta última semana, sin embargo, podemos ver que debería sobrevenir un evento similar al reciente para lograr que los acumulados se normalicen.

Entramos en un período libre de precipitaciones hasta el viernes o sábado de la semana próxima, con lo cual el objetivo de lograr valores normales de lluvia puede nuevamente quedar postergado. No se descarta sin embargo, que durante el transcurso de la semana próxima el reposicionamiento de aire tropical comience a modificar las salidas de pronósticos que hoy no muestran una oferta de agua muy generosa para los últimos cuatro días de marzo.

Entendemos que la situación evolucionará favorablemente, que se irán alternando lluvias con ventanas de buen tiempo, como para lograr una situación que se aproxime al máximo a ese delicado equilibrio entre las necesidades de recarga de humedad de los suelos y el avance de la cosecha.

Buenos Aires, 24 de marzo de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados