Noticias


En maíz, hay 180 mil ha menos por sequía y ajustes de tecnología en zona núcleo

En maíz, hay 180 mil ha menos por sequía y ajustes de tecnología en zona núcleo

En la zona núcleo agrícola, se registraron unas 180 mil hectáreas menos por el impacto que tuvo la sequía y también los ajustes tecnológicos que llevó adelante el agricultor.

Según indicó la Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa de Comercio de Rosario, «hace un año, la siembra maicera subía un 15%; hoy baja un 10%. Y hay ajustes de hasta el 30% en fertilización nitrogenada: se busca salvar los costos de base en vez de ir por el potencial, señalan en Cañada de Gómez».

Sobre los ajustes que se registraron en la siembra maicera 2022/23, se indicó que en mayo se estimaba una caída en área de un 5%, pero a días de iniciar la siembra se esperan que se siembra un 10% menos, respecto al ciclo previo.

En el ciclo pasado, las gramíneas no paraban de crecer y el aumento del maíz era del 15% en la región núcleo. Con un recorte de 180.000 ha se espera que se siembren 1,66 M ha con maíz en la región núcleo de Argentina.

Los ajustes en tecnología: se privilegia salvar costos en vez de ir por el potencial de la región

La núcleo es región de mayor potencial maicero: en la 2018/19 se alcanzó un promedio de 111 qq/ha. En los últimos años el crecimiento no solo en área sino en tecnología: se buscaba fertilizar cada año más, apuntando a rindes de 110 a 150 qq/ha. El clima ha jugado en contra, sobre todo en el último ciclo en una vasta área. Con una tercera Niña, que cada vez muestra mayores señales de
ser moderada y no leve, lo que se quiere evitar es revivir el desastre del año pasado: rindes de 50 quintales y cuadros pastoreados cuando se había invertido para superar los 120 qq/ha.

En Cañada de Gómez lo explican así: “la falta de agua, el impacto de la última campaña de maíz y una difícil coyuntura política económica condicionan la tecnología que se va aplicar en esta campaña.

El objetivo es producir para cubrir los costos de base (costos de indiferencia) en vez de buscar el mayor potencial posible. El primer ajuste está en la fertilización nitrogenada. El ajuste es de un 30%. El que aplicaba 320 kg de urea por hectárea, esta vez aplicará 200 o 250 kg. También se va a justar bajando la densidad de siembra, explican.

Otro punto son los híbridos, este año se buscan que sean más estables frente a los de punta de máximo potencial”. En Bigand esperan una fuerte caída del maíz temprano, y un aumento de hasta
el 50% de la superficie de maíz tardío respecto al año pasado.

Buenos Aires, 26 de agosto de 2022

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados