Noticias


En Nueva Zelanda, evalúan acciones posibles tras crisis china y el virus

En Nueva Zelanda, evalúan acciones posibles tras crisis china y el virus

Los problemas que genera el coronavirus, según los ojos de Nueva Zelanda. Allí Allan Barber, conocedor del mercado cárnico en el sudeste asiático, expresó en una nota publicada por el portal Farmers Weekly que esta será “el virus representa una prueba importante para el gobierno” neocelandés.

Allan Barber, especialista en la industria cárnica de NZ.

El artículo plantea que los titulares de los diarios de Nueva Zelanda invitan a generar el pánico necesario para ir a los súper de Auckland y enfrentar “una amenaza existencial”. Allí Barber comentó: “un pequeño porcentaje de la población está reaccionando como idiotas, supuestamente acumulando grandes cantidades de alimentos en caso que el Covid-19 lo obligue a autoaislarse”.

“Los efectos inmediatos del virus son evidentes en centros turísticos, aerolíneas, en la educación, la exportación, el transporte y las compañías navieras. Los importadores de China están siendo incapaces de obtener insumos debido al cierre prolongado de las fábricas y el lento regreso al trabajo. El impacto es global y la escasez crítica comenzará a aparecer en todo tipo de lugares inesperados. Esto podría ser de corta duración si la presencia de nuevos casos en China continúa disminuyendo y el resto del mundo logra contener el Covid-19”.

«En Oceanía, la decisiones pasan por la salud pública, y la prohibición de viaje impuestas a visitantes chinos que vuelan a Australia y Nueva Zelanda, o la adopción de una cuarentena para los que llegan de países afectados por el virus. Siendo China un socio comercial importante está el dilema de arriesgarse con la salud pública, más en un año electoral: los chinos comprenderán el dilema».

Grant Robertson, ministro de Finanzas de Nueva Zelanda, describió tres escenarios posibles:

  • Primero un shock breve y agudo para volver a la normalidad en materia de exportaciones durante la segunda parte del 2020.
  • Segundo, una conmoción más prolongada durante el 2020
  • Y por último, una recesión mundial en caso de una pandemia que duraría mucho más.

Según comentó Allan Barber, cada escenario demandará una respuesta diferente y progresivamente más fuerte de parte del gobierno neocelandés: esto irá desde la ayuda oficial a la industria más afectada, como la pesca, la forestal, y el turismo, hasta el estímulo fiscal inmediato para apoyar empresas y a la economía en general.

Robertson dejó en claro que, mientras la salud pública es la preocupación más importante del gobierno de Nueva Zelanda, el impacto en la economía también es prioritario y el programa del gobierno es lo suficientemente fuerte como para proporcionar apoyo a través de inversiones específicas. El desafío gubernamental es identificar a aquellas empresas e industrias que necesiten apoyo y diseñar paquetes de asistencia, particularmente para aquellos que no califican para recibir ayuda que se puedan desactivar cuando ya no se necesiten”.

“Las opciones preferidas se limitan a la ayuda comercial o industrial y exenciones de impuestos individuales o pagos de asistencia social, siendo estos dos últimos caros y difíciles de eliminar. La ayuda para el sector agrícola que ya está en problemas empleará formas similares al pago de ayuda por sequía, fondos que parecen escasos y que llegan demasiado tarde. Para los exportadores, el efecto más positivo la caída de un 5% mensual en el tipo de cambio. En febrero, la economía china se contrajo un 25%. Por ello marzo será un mes crucial: se verá si el Covid-19 puede ser contenido lo que determinará si la economía global puede evitar la recesión y volver al crecimiento”.

“La competencia y el sentido común de nuestro gobiernoen Nueva Zelanda, explicó Allan Barberen el manejo de la situación se pondrá a prueba”.

Aquí la nota completa publicada por el portal neocelandés Farmers Weekly, traducido por Infortambo.

Buenos Aires, 11 de marzo de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados