Noticias


En Sacanta, el establecimiento El Duraznillo y su crecimiento en productividad

En Sacanta, el establecimiento El Duraznillo y su crecimiento en productividad

En el departamento santafesino de San Justo, Gabriel Terreno se esfuerza para hacer de El Duraznito, un establecimiento lechero en la cuenca de Sacanta con 260 hectáreas alquiladas y una producción de 13 mil litros por hectárea por año, en una fábrica de leche de alta eficiencia.

De la mano de la automatización de los procesos y de un manejo precoz de la reproducción (las vaquillonas entran en servicio a los 12 meses), Terreno hace de la lechería un negocio rentable. “La eficiencia es el objetivo principal. Le pongo muchas fichas a esto porque lo considero estratégico”, destacó el productor en declaraciones al portal  Agrovoz.

En los últimos 10 años, la productividad de El Duraznito creció 140 por ciento. En 2010 entregó de 1,4 millones de litros anuales y este año proyecta cerrar en 3,4 millones de litros. En 2017, el tambo tenía 300 vacas totales y para el año próximo la idea es saltar a 500. “Aspirábamos en 2020 a tener 470 vacas, pero el año fue complicado por la seca y eso nos llevó a descartar vientres que no fueran productivos”, indicó.

De acuerdo con el programa reproductivo que sigue el establecimiento, toda vaca que en su vida útil (desde el primer día que parió e incluidos los periodos como vaca seca) da menos de 14 litros diarios sale de producción.

A partir de la incorporación de un sistema electrónico online en dos mixers verticales, equipados con balanzas también adaptadas al sistema, el productor sabe cuánto debe suministrar y cuánto efectivamente consume cada animal.

No te pierdas la nota completa publicada por Agrovoz

Buenos Aires, 12 de octubre de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados