Noticias


Especialistas internacionales aseguran que se puede dar seguridad alimentaria y mitigar el cambio climático

Especialistas internacionales aseguran que se puede dar seguridad alimentaria y mitigar el cambio climático

Juan Tricarico, del Centro de Innovación de Productos Lácteos de Estados Unidos, planteó el desafío de sostener la producción de leche de vaca y también su consumo en los distintos países, en especial en aquellos de bajos ingresos. Tampoco es menor la necesidad de atender el impacto ambiental y los niveles de productividad. Aseguró además que «la producción sostenible de leche, aborda de un modo simultaneo la seguridad alimentaria y la mitigación del cambio climático».

Tricarico, quien es vicepresidente de Investigación de Sostenibilidad en Dairy Management, explicó que mientras que en los países de altos ingresos, el bienestar animal es un tema muy importante, en los países en desarrollo, el foco está puesto en el crecimiento de los ingresos y en el sustento del productor agropecuario. Allí pesan también cuestiones como la obesidad y la desnutrición, este último fundamentalmente en aquellos países de bajos ingresos. Persisten también diferentes entre la forma de abordar en cada escenario aquellas cuestiones tales como la expansión urbana, con temas sensibles como la deforestación y la política ambiental, versus las deficiencias en infraestructura. «El enfoque se centra en temas distintos en cada ubicación diferente», comentó el especialista.

En los países de bajos ingresos, el tema nutrición resulta de máxima significación, donde se presenta una ingesta inadecuada de macro y micronutrientes, como las deficiencias de vitaminas y minerales. Problemas que en el ámbito infantil conducen al retraso del crecimiento y al desgaste del individuo.

Por ello, en el marco del coloquio 2020 denomiado «One – The Alltech Ideas Conference», que se realizó y transmitió vía online a fines de mayo -organizado por la empresa Alltech– desde ciudad de Lexington, en Kentucky, Estados Unidos, uno de los temas planteados por Tricarico fue la posibilidad de contar con un adecuado consumo de lácteos en los países de bajos ingresos, al tiempo de contar con mejores niveles productividad y una sostenibilidad productiva.

En disertaciones similares, en el marco de las disertaciones promovidas en «One – The Alltech Ideas Conference»,  figuró la situación que reporta el sector productor de agroalimentos

La pandemia de COVID-19 está transformando la forma en que compramos y vendemos alimentos, quizás para siempre. Esta época de conmoción se determinará quiénes en la industria alimentaria avanzarán y quiénes se quedarán atrás.

Al respecto, Jessica Adelman, CEO de ESG Results, consignó que en el 2015 el consumo de alimentos preparados fuera del hogar fue mayor que la cantidad de comida preparada encasa. Actualmente, con el COVID-19, los analistas predicen que unos $ 100.000 millones irán de los restaurantes al comercio minorista.

En su presentación, Juan Tricarico, del Centro de Innovación de Productos Lácteos de Estados Unidos, aseguró que ante las necesidades de producir materias primas, «la leche y los productos lácteos son muy valiosos, ya que pueden abordar las necesidades nutricionales específicas de las poblaciones vulnerables en los países de bajos ingresos, particularmente porque contiene nueve nutrientes esenciales».

«La producción lechera -dijo el especialista- ofrece el potencial para la reducción de la pobreza y el desarrollo socioeconómico, además del beneficio que el consumo de leche y alimentos lácteos proporciona a la nutrición. La leche bovina es importante en la dieta de muchas poblaciones vulnerables, pero también apoya a la industria local y tiene la oportunidad de mejorar el sustento de los productores de leche en todo el mundo. Además de eso, algunos países de bajos ingresos tienen considerables recursos ganaderos. Eso significa que tienen animales, y tienen recursos naturales para alimentar a esos animales, que si se intensificaran de manera sostenible, podrían promover tanto la producción como el consumo de leche y productos lácteos para mejorar el desarrollo socioeconómico y el bienestar humano».

Agregó que «hay datos que aseguran que las propiedades que pueden aportar cada vaca, aumenta el consumo de leche, mejora la calidad de la dieta, además de los nutrientes que aporta, y aumenta la capacidad de los ganaderos de producir más cultivos utilizando abono de los animales vacunos como fertilizante, y también aumenta su oportunidad de obtener ingresos de las ventas de leche e invertir esos ingresos en otras áreas de la economía local».

Tricarico comentó además que el estiércol puede ser un fertilizante, y además una fuente de energía, ya que se podría quemar como combustible. También se puede promover el empleo de los productos animales en la construcción.

Agregó que diferentes estudios demuestran que «la producción sostenible de leche aborda la seguridad alimentaria y la mitigación del cambio climático simultáneamente». 

En la cría de ganado para leche, hay dos elementos que se destacan, según el especialista, «tratar de reproducir selectivamente para mejorar el potencial genético, y aquí resulta fundamental recopilar y compartir registros de animales, algo similar a lo que ya se discutió para las buenas prácticas de cría».

Tricarico añadió que es de esperar que la producción láctea aumente «a través del aumento de los rendimientos de leche, no necesariamente aumentando el número de vacas, en gran medida como hemos visto en algunos de los ejemplos que examinamos anteriormente. Lo más importante es que este aumento en los rendimientos se realiza sin la conversión de tierras no agrícolas adicionales en tierras agrícolas. Además, que las principales reducciones del impacto ambiental serán específicas del contexto la ubicación».

Buenos Aires, 9 de junio de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados