Noticias


Guerra en Ucrania: Trigo subió 60% en una semana. Maíz con alza del 15%

Guerra en Ucrania: Trigo subió 60% en una semana. Maíz con alza del 15%

Una semana para la historia, con un récord para el valor del trigo en Chicago tras una suba de casi el 60% como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania, que sacó del mercado al bloque que abastece poco menos del 30% de la demanda mundial.

Con alzas de hasta el 15%, también el maíz reflejó sobre las pizarras el hecho de la salida de uno de los grandes proveedores, según indicó la consultora Granar en sus informes.

Para la soja las ganancias rondaron el 5%, por las mayores chances para colocar aceite y harina en reemplazo de lo que no pueda salir de la zona de conflicto.

La tónica alcista se replicó en el mercado local, con subas generalizadas y con opciones claras para diseñar estrategias comerciales que fijen pisos más que sólidos desde los cuales construir renta.

El Petróleo subió un 25% en la última semana, y se ubicó en 115,03 dólares en barril

MAÍZ

Al igual que en el caso de la soja, la semana dejó fuertes mejoras para los precios del maíz argentino, con propuestas por el grano disponible que crecieron de 240 a 295 dólares por tonelada (de 25.740 a 31.839 pesos) para la zona del Gran Rosario y de 270 a 310 dólares para Bahía Blanca (de 28.958 a 33.458 pesos). Luego de ofrecer hasta 305 dólares el jueves, para Necochea no hubo interesados por maíz en el cierre de la semana.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 31.266, mientras que para el inicio de la semana comercial fue fijado en 31.295 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 292 a 343 dólares por tonelada.

El maíz de la nueva cosecha, para las entregas en abril, también se negoció con mejoras, dado que los exportadores elevaron sus propuestas de 240 a 290 dólares por tonelada para el Gran Rosario y de 270 a 310 dólares por tonelada para Bahía Blanca. En este caso tampoco hubo ofertas para Necochea.

En línea con las subas externas, el balance semanal fue muy positivo para los precios del maíz en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones marzo y abril ganaron un 18,32%, al pasar de 245,10 a 290 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 2 de marzo al 18 de abril, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 1.461.600 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 358.440 toneladas; desde Necochea, 77.500 toneladas, y desde otros puertos, 41.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el progreso de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 4,9% del área apta, con un rinde promedio de 49,4 quintales por hectárea. «Se registraron lentos progresos en la cosecha, en parte, debido a la interrupción provocada por las lluvias de los días previos. El bajo promedio nacional de rinde refleja el impacto de la sequía y el golpe de calor en siembras tempranas, mayormente ubicadas sobre el Centro-Este de la región agrícola. En paralelo, el frente de tormenta que abarcó buena parte del área agrícola durante los últimos días elevó la condición hídrica óptima/adecuada del 67 al 72% de la superficie de maíz aún en pie, brindando alivio en siembras tardías que ya transitan o comenzarán a transitar etapas criticas durante los próximos días. Bajo este escenario, sostenemos nuestra proyección de producción en 51 millones de toneladas», dijo la Bolsa.

Con fuertes subas cerró el balance de la semana para los precios del maíz en Chicago, donde los contratos marzo y mayo sumaron un 14,71 y un 15,02%, al pasar de 259,63 a 297,82 y de 258,16 a 296,93 dólares por tonelada. Todo tiene que ver con la guerra entre Rusia y Ucrania, que mantiene paralizado el comercio desde la región; que intranquiliza a compradores como China, y que pone en riesgo la siembra 2022/2023 y, por ende, la oferta de Ucrania, el cuarto proveedor mundial.

Según el último informe mensual del USDA, las exportaciones ucranianas de maíz en la campaña 2021/2022 deberían alcanzar los 33,50 millones de toneladas, en tanto que fuentes privadas hablan de que al momento del inicio de la guerra aún estaban por embarcarse y venderse algo más de 15 millones de toneladas, por lo que habrá muchos damnificados si el conflicto se prolonga en el tiempo. Como señalamos anteriormente, China es uno de los compradores más preocupados por el súbito corte en el comercio, dado que Ucrania es su principal proveedor. Los operadores estadounidenses consideran que esto abre una oportunidad para incrementar los despachos hacia ese destino.

A lo ya comentado se suma como fundamento alcista para prácticamente todos los granos el hecho de que el viernes el Ministerio de Comercio e Industria de Rusia recomendó a los productores de fertilizantes del país que suspendan temporalmente las exportaciones. Esto, que hoy ya está dado de hecho por las restricciones a la navegación en la zona del Mar Negro y por la desconexión de los principales bancos rusos del sistema Swift, sería un duro golpe si se prolonga en los meses próximos para países muy dependientes de las importaciones desde Rusia, como Brasil. Menos fertilizantes implicará menores rindes y una caída en las cosechas. Un escenario aún distante, pero posible.

La fortaleza de los fundamentos antes descriptos pusieron en segundo plano algunos datos puertas adentro de Estados Unidos poco auspiciosos, como la caída en la producción de etanol y la vigencia de existencias muy abundantes. En este sentido, en su informe semanal la Administración de Información sobre Energía redujo el miércoles de 1.024.000 a 997.000 barriles por día la producción del biocombustible, un volumen aún superior a los 849.000 barriles de igual momento de 2021. Además, si bien ajustó las existencias de etanol, de 25.507.000 a 24.933.000 barriles, todavía siguen siendo de las más elevadas desde mayo de 2020.

En medio del brote inflacionario más importante en 40 años, el gobierno de Estados Unidos deberá resolver dónde es más relevante el maíz, en las plantas de producción de etanol, para compensar el incremento del valor de la energía como consecuencia del encarecimiento del petróleo, o en los establecimientos de engorde de animales, para contener la suba de costos de los alimentos.

El reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses estuvo lejos de ser positivo para el mercado. En efecto, el USDA relevó el jueves ventas de maíz 2021/2022 por 485.100 toneladas, por debajo de las 1.040.900 toneladas del informe anterior y del rango previsto por los operadores, que fue de 600.000 a 1.200.000 toneladas. Acerca del ciclo 2022/2023 reportó negocios por 222.800 toneladas, por encima de las 117.400 toneladas de la semana pasada y dentro del rango esperado por los privados, que fue de 0 a 400.000 toneladas.

En cuanto a Sudamérica, en la previa del informe mensual que el USDA publicará el miércoles el relevamiento hecho por Reuters marcó que los privados prevén que en el reporte oficial se ubiquen las cosechas de maíz de Brasil y de la Argentina en 112,98 y en 52,09 millones de toneladas, por debajo de los 114 y de los 54 millones del reporte de febrero.

El lunes la Conab relevó el avance de la siembra de la zafrinha de Brasil sobre el 59,6% del área prevista, frente al 46,4% de la semana anterior y al 31,6% de igual momento de 2021. En tanto que reportó el progreso de la primera cosecha sobre el 23,3% de la superficie apta, contra el 20,2% de la semana pasada y el 23% del año anterior.

TRIGO

En el centro de la escena por la guerra entre Rusia y Ucrania, el trigo cerró la semana con un balance fuertemente positivo para sus precios, con ofertas que crecieron de 270 a 320 dólares por tonelada (de 29.958 a 34.538 pesos) para la zona del Gran Rosario y de 265 a 310 dólares por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea. Sin urgencias y bien abastecido por las compras ya concretadas, el sector exportador hizo poca fuerza por cerrar nuevas compras durante la semana en la plaza física. Eso queda en evidencia en la brecha vigente entre sus propuestas y la capacidad teórica de pago.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por Agricultura en $ 37.000, mientras que para el inicio de la semana comercial fue fijado en 37.668 pesos. El valor FOB del trigo en los puertos argentinos pasó de 360 a 425 dólares por tonelada.

La corriente alcista comprendió al trigo de la próxima cosecha, con propuestas de los compradores que aumentaron de 260 a 300 dólares por tonelada para el Gran Rosario y de 285 a 300 dólares para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea.

SOJA

La corta semana de negocios en el mercado argentino dejó una fuerte mejora para el valor de la soja con entrega inmediata, dado que los compradores elevaron sus propuestas de 435 a 465 dólares por tonelada (de 46.654 a 50.187 pesos) para la zona del Gran Rosario. En el cierre de la semana también hubo ofertas de 470 dólares por la soja sustentable. No hubo interés por soja para las entregas sobre Bahía Blanca y Necochea.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agricultura de la Nación en $ 50.156, mientras que para el inicio de la semana comercial fue fijado en 50.269 pesos. En su última referencia semanal, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 462,80 dólares por tonelada, equivalentes a 49.902 pesos. El valor FOB del poroto de soja en los puertos argentinos pasó de 664 a 695 dólares por tonelada; el del aceite, de 1635 a 1801 dólares, y el de la harina, de 510 a 525 dólares por tonelada.

La fuerte tónica alcista comprendió también a la soja de la próxima cosecha para las entregas en mayo, con propuestas que crecieron de 415 a 445 dólares por tonelada para el Gran Rosario y de 405 a 440 dólares para Bahía Blanca y para Necochea.

El mismo cuadro positivo semanal se reflejó en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones marzo y mayo ganaron un 6,63 y un 7,60%, luego de pasar de 421,10 a 449 y de 421 a 453 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada para el período del 2 de marzo al 18 de abril, la BCR marcó que deben salir desde el Gran Rosario 1.902.487 toneladas de harina y 337.700 toneladas de aceite; desde Necochea, 27.427 toneladas de harina, y desde otros puertos, 22.700 toneladas de harina.

En su informe semanal sobre cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) elevó del 24 al 25% la proporción de soja en estado excelente/bueno, contra el 11% de igual momento de 2021. En cuanto a la condición hídrica, reportó un incremento del 60 al 67% de la porción de suelos óptima/adecuada, frente al 69% vigente un año atrás. «Las lluvias registradas durante los últimos días mejoran la oferta hídrica en siembras tardías, mientras que los cuadros más adelantados transitan pleno llenado de granos, sin chances de mejorar sus perspectivas. Sobre el centro de la región agrícola se prevé una importante heterogeneidad en los rendimientos a cosecha, como consecuencia de la variabilidad climática registrada a lo largo del ciclo del cultivo. Las regiones Núcleo Norte, Centro-Norte de Santa Fe y Centro-Este de Entre Ríos son las más afectadas por la sequía y el golpe de calor. En paralelo, buena parte del Oeste de Buenos Aires, La Pampa y el Sur de Córdoba mantienen mejores expectativas a cosecha. Bajo este escenario se sostiene la proyección de producción en 42 millones de toneladas», indicó la entidad.

Fue positivo el balance de la semana para los precios de la soja en Chicago, donde los contratos marzo y mayo sumaron un 5,16 y un 4,80%, al pasar de 584,32 a 614,45 y de 582,20 a 610,13 dólares por tonelada. Con una marcada influencia de la guerra entre Rusia y Ucrania, que mantiene paralizado el comercio de –entre otros productos– aceite de girasol desde la región que domina el mercado de ese producto, también concluyeron la semana con mejoras el aceite y la harina. Para el primero la posición mayo marcó una ganancia del 5,61%, al variar de 1519,63 a 1604,95 dólares por tonelada, en tanto que para la segunda la suba fue del 4%, de 487,99 a 507,50 dólares.

En particular, la interrupción de los despachos de aceite de girasol está complicando a grandes compradores como la India, que en febrero recibió desde sus proveedores en la región en conflicto un 53,2% menos del producto que durante enero –144.000 contra 307.684 toneladas–. Rusia y Ucrania responden por el 90% de las importaciones indias de aceite de girasol, según reportó la agencia Reuters. Además, producto de sus altos precios, también cayeron las importaciones de aceite de palma. Por todo esto, los operadores esperan que la demanda de la India busque cerrar compras de aceite de soja, algo que podría favorecer a la Argentina y a Estados Unidos.

En cuanto a la harina, la especulación de los operadores pasa por la chance de que el menor aporte de granos forrajeros desde la zona del Mar Negro pueda ser compensada por harina de soja. Y si las ganancias de este producto fueron menores a las del poroto y a las del aceite fue como consecuencia de las lluvias caídas en diversas zonas agrícolas de la Argentina, que aliviaron cultivos y que podrían haber detenido las pérdidas.

Bastante soslayada por los partes de la guerra, la cosecha sigue progresando en Brasil, donde el lunes la Conab relevó un avance sobre el 42,1% del área apta, frente al 33% de la semana anterior y al 23,4% de igual momento de 2021. El viernes el Instituto Mato-Grossense de Economía Agropecuaria reportó un progreso de la cosecha de soja en Mato Grosso sobre el 90,45% del área apta, frente al 67,20% de 2021 y al 82,94% promedio de los cinco años precedentes.

En materia de estimaciones, el miércoles StoneX redujo de 126,50 a 121,17 millones de toneladas su estimación sobre el volumen de la cosecha de soja en Brasil, mientras que el viernes Safras & Mercado ajustó su proyección de 127,17 a 125,08 millones de toneladas. Según un relevamiento de Reuters, el promedio de las estimaciones privadas prevé que el miércoles el USDA ubique su cifra para la producción brasileña en 129,01 millones de toneladas, frente a los 134 millones del reporte de febrero. En cuanto a la Argentina, los operadores consideran que el organismo estimará 43,39 millones de toneladas, debajo de los 45 millones del mes pasado.

Por último, en su informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, en este caso para el segmento del 18 al 24 de febrero, el USDA relevó el jueves ventas de poroto de soja 2021/2022 por 857.000 toneladas, por debajo de las 1.232.500 toneladas del reporte anterior, pero dentro del rango previsto por los operadores, de entre 600.000 y 1.050.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2022/2023, reportó negocios por 1.386.000 toneladas, por encima de las 866.500 toneladas de la semana anterior y del rango calculado por los privados, que fue de 600.000 a 1.300.000 toneladas. De estas ventas de la próxima campaña China participó con 1.260.000 toneladas.

Buenos Aires, 7 de marzo de 2022

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados