Noticias


La compra de lácteos realizada por China a Nueva Zelanda causan sorpresa

La compra de lácteos realizada por China a Nueva Zelanda causan sorpresa

La concentración de las exportaciones neocelandesas en China genera oportunidades en mercados en los que los kiwis pierden participación

Cuando se buscan respuestas a lo que está ocurriendo en el mercado internacional, una de las claves es la evolución de la producción de Nueva Zelanda, sus exportaciones y la participación de China como destino de las mismas.

Cerrados los datos de 2021, la producción de leche de Nueva Zelanda creció 0,1% respecto de 2020 (año calendario). En cuanto al ejercicio productivo iniciado en junio, hasta diciembre acumula una caída de 3,34%.

Pero más que el dato del último año lo más importante para entender uno de los factores más relevantes de lo que ocurre con el mercado es mirar la tendencia de los últimos 6 años.

Tal como publicó el portal Economía Láctea, en base a datos proporcionados por el Dairy Companies Association of New Zealand (DCANZ), entre 2015 y 2021 la producción de leche neocelandesa creció 1,6%.

Este dato está en línea con lo que es el crecimiento normal de los grandes bloques o países exportadores de lácteos del Hemisferio Norte. Entonces, cuál es el problema de que el principal exportador del Hemisferio Sur crezca a esa tasa?

El problema es que Nueva Zelanda es el principal origen de las importaciones chinas de productos lácteos cuya demanda crece a una tasa mucho mayor que la de la producción de su principal proveedor.

De acuerdo con información del USDA, entre 2015 y 2021 las importaciones chinas de productos lácteos crecieron un 41,3% vs el 1,6% que creció la producción de su principal proveedor como ya se mencionó.

Para que esto sea posible, o China diversificó los orígenes de sus importaciones de lácteos, o Nueva Zelanda destina un mayor porcentaje de sus exportaciones a China o una mezcla de ambas cosas.

Efectivamente, mientras que en 2015 China era el destino del 35,6% de las exportaciones neocelandesas de productos lácteos, en 2021 ese porcentaje trepó al 65,4%.

También sucede que en 2019 Nueva Zelanda fue el origen del 44,9% de las importaciones chinas de productos lácteos en toneladas, mientras que en 2021 la participación cayó al 38,7%.

Analizar estos datos desde lo tendencial nos permite sacar una serie de conclusiones:

En primer lugar la producción de uno de los principales exportadores mundiales de productos lácteos no está acompañando desde hace ya 6 años la demanda de sus mercados “naturales”, solo ese dato ya es un driver de firmeza para el mercado.

Como se puede ver en el gráfico, la concentración de las exportaciones en China genera oportunidades en los mercados como el resto de Asia donde las ventas externas de Nueva Zelanda no crecen. Tomando como referencia 2021 vs 2015 al resto de Asia Nueva Zelanda exportó 9,6% menos productos lácteos (alrededor de 60 mil Tn). Más significativa es la caída de ventas a África (fundamentalmente Argelia). Las ventas de 2021 habrían sido un 57% inferiores a las de 2015, alrededor de 115 mil Tn menos exportaciones a ese destino. Las ventas a América del Norte cayeron un 49% en el período mencionado y a América del Sur el 90%.

Sin dudas en algún momento China cambiará la tasa de crecimiento de sus importaciones de productos lácteos.

Mientras tanto hay una enorme oportunidad para países que puedan crecer en producción de leche y productos lácteos de manera competitiva. No parece ser el caso de Europa, tal vez sea Estados Unidos por escala y tecnología. Oceanía está dando muestras de que se le hace difícil crecer.

Todo lleva a concluir que sin dudas hay una oportunidad abierta para los países lecheros de América del Sur para ocupar esos espacios.

Invitamos a nuestros clientes a ver estos gráficos y otros referentes a estos conceptos de manera dinámica en los tableros de Información del Mercado Internacional.

Buenos Aires, 21 de febrero de 2022

 

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados