Noticias


La cuarentena «noquea» a más de 200 lácteas, que reclaman asistencia

La cuarentena desactivó la demanda de todos los lácteos que utiliza la cadena gastronómica: cae fuerte el consumo de productos como la muzzarella o el dulce de leche.

Estos conceptos fueron expresados en una nota muy interesante publicada por el portal IProfesional: donde se advierte que las empresas lácteas sin auxilio financiero deberán disponer recortes en los salarios de su plantilla de personal durante abril.

Con el cierre de comercios durante la reclusión social obligatoria de la población, especialmente de bares y pizzerías orientadas a bastecer al consumidor de a pie, lo único que mostró cierto crecimiento en estos tiempos de coronavirus fue la demanda de leche y yogur.

Pero se advierte que ese movimiento sólo resultó diferente de otros momentos de consumo a principios de la cuarentena, cuando buena parte de la población se volcó a los supermercados para aprovisionarse desde la perspectiva de un aislamiento que luego fue cediendo.

Con el paso de las semanas, la paralización de la actividad en restaurantes, bares, y también en la mayor parte de las heladerías, sumado a la meseta que comenzó a evidenciar la venta de «frescos» en los comercios también por la merma del poder adquisitivo, situó al grueso de las lácteas en una situación peor a la ya sufrida en la instancia previa al Covid-19, la etapa de la mera aunque contundente recesión económica.

En ese escenario se ubican hoy más de 210 compañías que, asociadas en la cámara APYMEL, con mucha cintura completaron el pago de los salarios correspondientes a marzo y ahora navegan en la incógnita de no saber cómo cumplirán con los haberes de abril.

El bloque en cuestión da empleo a casi 8.500 personas que, al menos hasta el momento, no han sufrido suspensiones ni recortes de porcentajes en sus respectivos sueldos. Todo esto podría cambiar para mayo, avisan los empresarios de la entidad, si los bancos no moderan sus exigencias y comienzan a atender la desesperación de las pyme.

Las empresas que integran APYMEL son auténticos «peso-pesados» en la producción de los lácteos que utiliza a diario toda la cadena alimenticia. Producen casi el 100 por ciento de la mozzarella y la ricota que se consumen a nivel interno, el 50 por ciento del dulce de leche y el 70 por ciento de los quesos en general, con fortaleza en duros y semi duros.

Por supuesto que también juegan en la liga de los productores de leche: representan más del 30 por ciento de la oferta total. Con mayor énfasis en el caso de la mozzarella y los quesos, pero también con alcance al sachet y la caja larga vida, lo cierto es que las compañías reconocen una caída en la comercialización que pone en peligro a buena parte de los emprendimientos.

Los empresarios del rubro señalan que las lácteas dedicadas íntegramente al abastecimiento de la gastronomía desde mediados a marzo a esta parte ostentan un ingreso igual a cero.

Aquí la nota completa

Buenos Aires, 19 de abril de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados