Noticias


La producción mundial de leche se desacelera y sigue flojo el consumo de lácteos

La producción mundial de leche se desacelera y sigue flojo el consumo de lácteos

La producción mundial de leche se está desacelerando: La producción de leche en Australia y Europa en julio pasado, reporta una caída interanual, y en Estados Unidos, la producción se ameseta.

En tanto, Nueva Zelanda y Argentina mantienen tendencia en alza. En Brasil, la demanda de lácteos despega lenta tras la reapertura de restaurantes y el movimiento turístico, aún persiste el efecto de la crisis económica, según indicaron diferentes informes del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina.

Las recolecciones de leche combinadas entre estos cuatro principales exportadores cayeron en números rojos por primera vez en dos años.

En Estados Unidos, la producción de leche totalizó 18,8 mil millones de libras en agosto, un 1,1% más que el año pasado. Ese es el crecimiento interanual más pequeño desde junio de 2020, cuando la pandemia paralizó a los procesadores y algunos productores de lácteos se vieron obligados a frenar de golpe.

Las altas temperaturas en gran parte del país y las condiciones inusualmente húmedas en el suroeste se sumaron a mucho estrés. La producción de leche promedio nacional no alcanzó los niveles de hace un año, un hecho excepcionalmente raro.

El rebaño lechero sigue siendo numeroso, lo que impulsa los modestos crecimientos  en la producción de leche. El mes pasado hubo 9,48 millones de vacas dando leche en los Estados Unidos, 106.000 más que en agosto de 2020.

Pero los productores de leche están reduciendo rápidamente el tamaño del rodeo. Ordeñaron 19.000 vacas menos en agosto que en julio, la caída más pronunciada de un mes a otro en casi tres años. Los volúmenes de sacrificio sugieren que la contracción continúa ya que los bajos márgenes y los altos precios de la carne de res incentivan a los productores de lácteos a realizar sacrificios de manera agresiva.

Un crecimiento más lento de la producción de leche en ambos lados del Atlántico apoyará los precios de los productos lácteos a largo plazo, especialmente si el número de vacas sigue disminuyendo.

Que sucede con China

Quizás el factor más importante en los mercados de la leche en polvo es si, ¿o cuándo? – China dejará de comprar. China ha estado importando leche en polvo descremada (LPD) en volúmenes inusualmente grandes durante un año, y las existencias están aumentando. Pero aún no han disminuido la velocidad. Así lo indicó el último informe del OCLA, donde se transcribe un artículo del DairyBusiness, que acompaña la firma de Sarina Sharp.

En agosto, China aportó 74,5 millones de libras de leche en polvo descremada, un máximo histórico del mes. También importaron 163 millones de libras de leche entera en polvo (LPE), un 70% más que el récord anterior de agosto. China está hambrienta de productos lácteos de todo tipo. En lo que va del año, han importado más LPE, LPD, leche UAT, suero en polvo y quesos que en cualquier enero a agosto de la historia.

Las importaciones de manteca no son récord, pero siguen siendo bastante buenas. Los productores de lácteos estadounidenses se benefician del apetito saludable de China, pero no tanto como sus pares. Aparte del suero, los productos lácteos estadounidenses enfrentan aranceles más estrictos en los puertos chinos que los productos de la mayoría de nuestros competidores debido a nuestra falta de acuerdos de libre comercio e impuestos punitivos que quedaron de la guerra comercial.

También el Observatorio OCLA mencionó las medidas adoptadas por el Ministerio de Agricultura de España, que elaboró un borrador de Real Decreto con la norma de ordenación de las granjas de ganado de vacuno.

El objetivo es regular principios básicos sobre establecimiento, clasificación, ubicación y condiciones de funcionamiento de las mismas. En 2020 se modificó la normativa sobre las granjas de porcino, y en julio pasado, la que regula las explotaciones avícolas que, a diferencia del bovino, si contaban ya con una norma específica.

Una de las novedades que incluye la propuesta de normativa es la limitación de la capacidad productiva para las nuevas explotaciones. La norma propone una capacidad máxima de 850 UGM para las fincas de bovinos, tanto de producción de leche, como de carne o mixtas, que no tengan la condición de explotación extensiva y para engorde de terneros. Este ratio equivale a aproximadamente 725 vacas de ordeño o 1.400 terneros.

Igualmente se fijan las condiciones de alojamiento y alimentación que deben reunir las explotaciones extensivas. Para ser extensiva se precisaría que los animales no estén alojados dentro de una instalación de forma permanente, y que para su alimentación, utilicen una base territorial con aprovechamiento de pasto o recursos agroforestales, con un complemento puntual de materias primas vegetales o concentrados.

Tal como publicó el portal Agrodigital, el decreto propuesto incluye también las condiciones mínimas de infraestructura, equipamiento y manejo, ubicación, bioseguridad, bienestar animal, condiciones higiénico sanitarias, requisitos medioambientales (como datos para el cálculo de las balsas de purines) y las obligaciones de los titulares. Además de las exigencias comunes, se estipulan requisitos distintos para explotaciones de carne y de leche.

Se establecen requisitos diferenciados también para las granjas de nueva creación y las ya existentes. Estas últimas dispondrán de periodos transitorios de adaptación, que variarían de 1 a 3 años según las medidas.

Mercado lácteo de Brasil: perspectivas para el cierre del 2021 y comienzo del 2022

En Brasil, la demanda ha sido uno de los factores que complican la situación actual del mercado, según mencionó el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) en sus informes periódicos.

Una «demanda muy débil» fue uno de los factores que complican la situación actual del mercado en Brasil. Esto está vinculado a el encarecimiento de los productos para los consumidores y la mala situación económica. Tras el impacto de la pandemia, los comercios, bares, restaurantes y el turismo vuelve a cobrar lentamente actividad, hecho que comienza a tener un impacto favorable sobre el rubro alimentos.

Tal como mencionó el informe del Observatorio, «la menor rentabilidad, combinada con una escasa relación de intercambio entre la leche y carne, ha desalentado la producción y fomentado el sacrificio de animales. La disminución de la producción se ha venido produciendo principalmente entre los pequeños productores y también ha ido creciendo el abandono de la actividad. Aún por el lado de la oferta, ayudando en este punto, tenemos importaciones más bajas que el año anterior. El momento es negativo para ambos lados: poca leche y poca demanda».

«Al igual que los productores, las industrias están bajo presión , con márgenes estrechos e incluso negativos en algunos casos. En los últimos cinco años y especialmente en este, los productos que más «sufrieron» fueron la leche UHT, la mozzarella y la leche en polvo; en general, las industrias están sufriendo sus peores márgenes en los últimos 5 años», se indicó además.

«Con poco estímulo -se agregó-, la expectativa es que la producción caiga en 2021, situándose alrededor de un 1% por debajo del año anterior, y en el cuarto trimestre la caída debería ser mayor respecto al año anterior. Los precios internacionales deberían seguir subiendo y las importaciones menos competitivas. Incluso con la producción en los países del Mercosur creciendo, la disponibilidad sigue siendo baja y ya está comprometida con las ventas a destinos distintos a Brasil».

Buenos Aires, 29 de setiembre de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados