Noticias


La producción mundial de maíz se reduce gracias a Ucrania, EEUU y UE

La producción mundial de maíz se reduce gracias a Ucrania, EEUU y UE

En su informe mensual a octubre ’20, el Consejo Internacional de Granos revisó a la baja sus estimaciones de producción, en cuatro millones de toneladas mensuales, con un nivel de producción mundial que ronda los 1.156 millones de toneladas.

En un informe realizado por la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, el consumo estimado  ronda los 11.73 millones de toneladas, y un volumen internacional de exportaciones que ronda los 180 millones de toneladas, con un alza intermensual de 2 millones de toneladas.

El recorte se produce a instancias de quitas en la producción de Ucrania,  Estados Unidos y Unión Europea.

Según los especialistas de la bolsa hahiense, continúa la tendencia creciente en  la Bolsa de Chicago apalancada por los recortes en la producción. los menores niveles de stock y el dinamismo en las compras desde China.

Mercados Granarios

La incertidumbre planteada por los rebrotes de Covid-19 en Estados Unidos y en Europa golpeó al mercado de granos (como al resto de los principales indicadores bursátiles globales) y puso en pausa una tendencia alcista que se encaminaba a cumplir tres meses.

En Chicago -según indicó el último informe de la consultora Granar-, las bajas superaron el 2,5% para la soja, el 4,9% para el maíz, y el 5,4% para el trigo. La demanda china continúa siendo la gran fortaleza para la soja, aunque los abundantes volúmenes ya adquiridos y por embarcar le permitirían apretar el freno en cualquier momento. Para el maíz la fortalece procede de las importantes ventas diversificadas logradas hasta el momento.

Mientras que para el trigo, la mayor actividad vendedora desde la zona del Mar Negro podría opacar las fuertes ganancias acumuladas por la menor oferta de la Unión Europea y por los aparentes problemas con las siembras de invierno en Rusia. En el mercado local también hubo bajas generalizadas, luego de lluvias que resultaron benéficas para la siembra de granos gruesos y que contribuyeron a detener las pérdidas para el trigo.

MAÍZ

En línea con las perdidas externas, la semana también resultó negativa para los precios del maíz argentino, con propuestas de los exportadores que retrocedieron de 200 a 190 dólares (de 15.586 a 14.843 pesos) por tonelada para la zona del Gran Rosario y para Bahía Blanca, y de 200 a 185 dólares por tonelada para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 14.175, mientras que para el inicio de la nueva semana comercial fue fijado en 14.179 pesos. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos pasó de 235 a 225 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

Mientras las lluvias mejoraron el panorama de siembras, el saldo semanal para los precios del maíz 2020/2021 fue negativo. En efecto, la transición de las ofertas por el grano con entrega entre marzo y abril fue de 180 a 175 dólares por tonelada para el Gran Rosario; de 185 a 180 dólares para Bahía Blanca, y de 175 a 170 dólares por tonelada para Necochea. El resultado adverso comprendió al Matba Rofex, donde los contratos diciembre y abril del maíz perdieron un 5,83 y un 4,02%, tras variar de 206 a 194 y de 179 a 171,80 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 28 de octubre y el 16 de noviembre deben salir desde el Gran Rosario 710.200 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 159.000 toneladas; desde Necochea, 178.255 toneladas, y desde otros puertos, 32.000 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la siembra de maíz para grano comercial sobre el 29,8% de los 6,3 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 2,3 puntos y con una demora interanual que supera los 10 puntos. “Mientras transitamos la última etapa de la ventana de siembra temprana en el centro del área agrícola, las lluvias mejoraron las reservas de los perfiles”, indicó la entidad. Y añadió: “Las lluvias dejaron importantes acumulados en el este del área agrícola nacional y permiten mejorar el estado de los cultivos más adelantados, que se encontraban expandiendo hojas bajo una condición hídrica regular. En paralelo, la humedad permite avanzar con la siembra de planteos tempranos en provincias como Santa Fe y Buenos Aires”.

El freno en la tónica alcista de los granos alcanzó al maíz, cuyas posiciones diciembre y marzo en la Bolsa de Chicago perdieron un 4,95 y un 4,04%, al pasar de 165,05 a 156,88 y de 165,44 a 158,75 dólares por tonelada. Con los rebrotes de Covid-19 en Estados Unidos y en Europa vuelven las medidas de aislamiento; se restringen la movilidad, y reaparecen los cierre de restaurantes. Todo esto, además de afectar la economía global, amenaza con volver a golpear la demanda de combustibles y de productos básicos como las carnes.

Ambas circunstancias resultan muy negativas para el maíz estadounidense, que tiene una alta dependencia de la demanda forrajera y, también, de la industria del etanol, que se espera que adquiera por lo menos el 34% del volumen de la nueva cosecha para la fabricación del biocombustible, un porcentaje que de por sí ya es inferior al 36/37 por ciento que resultaría ideal para el mercado, pero que fue catalogado como “conveniente” en medio de la crisis que el sector productor de etanol arrastra desde antes de la irrupción de la pandemia, cuando las refinadoras de petróleo obtuvieron de parte de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense la excepción para no cumplir con las mezclas de combustibles fósiles con biocombustibles como el etanol y el biodiésel.

Pero, además del Covid-19, el factor que multiplica la incertidumbre en los Estados Unidos es el proceso eleccionario que ya ingresó en la recta final y que en pocos días dirá si las encuestas que auguraron el triunfo del Demócrata, Joe Biden, fueron correctas o si, otra vez, erraron el cálculo y el referente Republicano, Donald Trump, extiende se presidencia por un período más.

Vale tener en cuenta que las bajas podrían haber sido más pronunciadas de no mediar un muy positivo reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas por 2.243.700 toneladas, muy por encima de las 1.831.600 toneladas del reporte anterior y del rango estimado por los privados, que fue de 700.000 a 1.500.000 toneladas.

De igual modo, hay dos factores que los operadores consideran con potencial alcista para el mercado de maíz. El primero, las compras chinas de maíz, que el USDA proyecta en 7 millones de toneladas, pero que los privados ya ubican en un rango de entre 10 y 12 millones de toneladas. Y, en segundo lugar, la previsión de una oferta menor en Ucrania, país que se convirtió en uno de los grandes competidores en el mercado de exportación. En ese sentido, durante la semana la consultora rusa SovEcon estimó la cosecha del cereal ucraniano en 29,40 millones de toneladas, lejos de los 36,50 millones calculados por el USDA en su reporte de octubre.

Acerca de la recolección de maíz estadounidense, el lunes el USDA la relevó sobre el 72% del área apta, contra el 60% de la semana pasada; el 38% de igual momento de 2019, y el 56% promedio de las últimas cuatro campañas. En Iowa y en Illinois la cosecha avanzó sobre el 78 y sobre el 80% de las respectivas áreas aptas. En el cierre de la semana los operadores estimaron el avance de la cosecha sobre el 80% del área apta.

Buenos Aires, 3 de noviembre de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados