Noticias


La siembra de maíz en ciclo 2021-22 podría llegar a un récord de 7,1 millones de hectáreas

La siembra de maíz en ciclo 2021-22 podría llegar a un récord de 7,1 millones de hectáreas

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires prevé que el próximo ciclo maicero 2021-22 se logrará cubrir un área récord de 7,1 millones de hectáreas.  En términos relativos, la actual proyección refleja una expansión interanual del área sembrada del 7,5 % (es decir, unas 500.000 hectáreas por encima de la campaña previa) y un incremento del 15 % en comparación al promedio del último quinquenio.

En la segunda semana de julio se dio inicio al relevamiento de precampaña de maíz con destino grano comercial para el ciclo 2021/22.

Desde entonces y hasta la fecha, se ha ido relevando semanalmente la tendencia en la intención de siembra para el nuevo ciclo del cereal de verano. La ventana de siembra para los diferentes planteos (tempranos, tardíos/segunda ocupación), se extiende desde el mes de agosto con la incorporación de los lotes precoces en las provincias de Entre Ríos y Santa Fe, hasta culminar en febrero con la siembra de cuadros en el norte del área agrícola nacional.

El escenario general refleja una tendencia positiva en términos de superficie a implantar, vinculada a: los excelentes rendimientos de los planteos tardíos registrados en la provincia de Córdoba la campaña previa, perspectivas climáticas que anuncian un año neutral pero con algunos riesgos de déficit hídrico durante la ventana de siembra de otros cultivos que son alternativa al cereal, un escenario de precios que continúa siendo favorable pese a la baja de la cotización en los últimos meses y una relación insumo/producto que se mantiene por encima de la campaña 2020/21.

Frente a este panorama, se proyecta una superficie total destinada al maíz con destino grano comercial de 7.100.000 hectáreas para la nueva campaña, condicionada a la evolución de las variables económicas y las precipitaciones durante la ventana de siembra.

De esta manera, en función de los resultados preliminares del relevamiento realizado durante las últimas siete semanas, el escenario es positivo para el cereal a pocos días de dar inicio a la siembra.

Los colaboradores mencionan la compra anticipada de insumos clave (semillas, fertilizantes, fitosanitarios, etc.) en el centro y sur del área agrícola nacional. Debe notarse que la posibilidad de diferir la siembra del cultivo a la espera de mejores condiciones hídricas es fundamental en el crecimiento del área implantada. Así, la evolución del escenario climático y las reservas hídricas será clave no solo para el cumplimiento de la estimación actual, sino también para la distribución entre siembras tempranas y tardías.

Escenario Climático ciclo 2021/22

Durante los últimos meses, las reservas hídricas mantienen una tendencia decreciente en el oeste del área agrícola y muestran una leve mejora hacia el este. Las condiciones de baja demanda evapotranspirativa en parte de los barbechos destinados al cereal, permite que la humedad de los perfiles se conserve en los diferentes estratos del suelo. Nuevas precipitaciones son de vital importancia para asegurar una humedad óptima en los primeros centímetros del perfil durante la ventana de siembra, que aseguren un correcto inicio del cultivo.

En el este del área agrícola nacional, la siembra se concentra sobre planteos tempranos los cuales son incorporados entre los meses de agosto y octubre. Actualmente, en esta área las reservas de humedad de los perfiles se encuentran en una mejor situación en comparación a la campaña previa.

A pesar de esto, son necesarias nuevas lluvias durante agosto para asegurar una humedad óptima en la cama de  siembra y el normal desarrollo de los primeros estadios fenológicos del cereal.

Por otro lado, hacia el oeste del área agrícola nacional, gran parte de los planteos del cereal se vinculan con siembras tardías. Esta campaña, los excelentes rendimientos registrados en esta modalidad de siembra podrían promover un aumento en la cantidad de hectáreas destinadas a incorporaciones de diciembre/enero.

Las reservas hídricas de los perfiles aún son escasas, aunque mejores que la campaña previa. La ventana de siembra tardía permitirá que las lluvias de primavera mejoren el estado hídrico actual.

De acuerdo al pronóstico de precipitaciones de nuestro último informe agroclimático estacional, para los meses de septiembre a noviembre se estima que las lluvias se concentrarán en las regiones NOA, NEA, Centro-Norte de Santa Fe, Centro-Este de Entre Ríos y los Núcleos, tanto Norte como Sur.

De darse este escenario modelado en la distribución y volumen de las lluvias, la ventana de siembra temprana contaría con buenos niveles de humedad para el comienzo del ciclo del cereal.

Verano 2022

Por otro lado, para el trimestre del verano 2021/22 se esperan lluvias que repongan humedad en los perfiles en parte del oeste del área agrícola nacional. Esta humedad será clave para las siembras de planteos tardíos y de segunda ocupación y, en el caso de los planteos tempranos, para renovar las reservas durante el período de definición de rendimiento. A pesar de esta perspectiva general, aún los pronósticos muestran un marcado déficit de precipitaciones en la zona Sudoeste de Buenos Aires-Sur de La Pampa.

Buenos Aires, 19 de agosto de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados