Noticias


La soja de la región núcleo ya perdió el 30% de su potencial productivo

La soja de la región núcleo ya perdió el 30% de su potencial productivo

Con 12,4 millones de toneladas será la producción más baja de soja de los últimos 14 años en la región, según indicó la Bolsa de Comercio de Rosario.

Hay 2 millones de hectáreas  en condiciones regulares y 670.000 en malas de las que ya se consideran perdidas 185.000. Se perdió el 30% de la producción que se esperaba a la siembra.

La siembra largaba en la región en octubre del 2020 con un horizonte productivo de 17,7 Millones de toneladas.

Llegaron las lluvias, pero no fueron para todos y la sequía alcanza al 70% de la región núcleo

En la primera imagen puede verse el resultados de las lluvias acumuladas de febrero hasta el 24 en la región pampeana.

Maíz temprano: lotes que se vuelcan y rindes por el piso 

El avance ya es del 22% porque muchos se están adelantando a cosechar con humedades por encima de los límites de comercialización porque los lotes se están volcando.

La siembra largaba en la región en octubre del 2021 con un horizonte productivo de 17,7 Mt. Pese a ser la siembra más baja de los últimos 14 años, el alto nivel tecnológico aplicado al cultivo apuntalaba la posibilidad de alcanzar los 40 qq/ha en soja en la región. La estimación realizada esta semana da por el piso estos números. Con una siembra de 4,45 M de ha, el rinde estimado es de 29 qq/ha, rinde que coincide con el del ciclo 2017/18. Este ciclo junto al 2008/09 marcan los dos mayores desastres productivos de Argentina de los últimos 15 años. En este momento, se estiman que hay 2 M de ha en condiciones regulares y 670.000 ha en malas de las que ya se consideran perdidas 185.000 ha. Con estos guarismos, el número de producción es de 12,4 Mt, un 30% menos de lo que esperaba a la siembra.

De esta manera será la producción más baja de los últimos 14 añosRespecto a lo que se estimaba 3 semanas atrás, esto significa un recorte de 1,4 Mt.  Lamentablemente, con el 55% de la soja de la región en condiciones regulares a malas, es muy probable que siga realizándose ajustes negativos.  

Llegaron las lluvias, pero no fueron para todos y la sequía alcanza al 70% de la región núcleo

En la primera imagen puede verse el resultados de las lluvias acumuladas de febrero hasta el 24 en la región pampeana. La franja oeste ha sido favorecida con algunos sectores que han logrado acumular 100 mm o más, caso del sur de Córdoba, o el extremo sur de Santa Fe, o parte del centro oeste de Buenos Aires o sectores de La Pampa.

En la franja central, en la región núcleo, la imagen de las lluvias de la última semana (las del fin de semana y las de las últimas horas) muestran que el oeste ha recibido lluvias significativas de 60 a 30 mm. Estas representan casi el 50% de la oferta hídrica acumulada hasta ahora en febrero, pero han llegado recién en la tercera semana del mes. También se ve la gran heterogeneidad y que en el territorio santefesino los registros estuvieron por debajo de los 30 mm, sobre todo en los alrededores de Rosario. Lamentablemente, pese a las lluvias, el área con reservas escasas y sequía ha vuelto a expandirse y alcanza al 70% de la región núcleo. Para revertir estas condiciones y torcerle el brazo a la sequía en el norte de la región harían falta 100 a 140 mm.

¿Cuál es la situación de la soja de primera en la región?

Se duplicaron los cuadros en condiciones malos y subieron los regulares pese a las lluvias: de un 7% pasó a un 15% el área de soja de primera mala y de 38% a 45% la regular en los últimos 7 días. Y como suele pasar en estas campañas, hay una enorme variabilidad de condiciones de soja de primera, sobre todo en el área del centro sur de Santa Fe. Hay zonas aisladas, como islas beneficiadas por un extra de milímetros en extensas zonas  castigadas por la falta de agua. El Trébol y Carlos Pellegrini Cañada Rosquín están entre esos casos afortunados y podrían alcanzar los 40 qq/ha. A pocos kilómetros, la otra cara, Cañada Rosquín, hay mermas de rinde de un 40% por la mala condición del cultivo. En gran parte de los alrededores de Rosario, la altura del cultivo no supera los 40 centímetros, “si llueve puede recuperar algo de peso, pero la ganancia va a ser muy poca, otros podrían tener alguna reacción y mejorar el número de chauchas pero. Pero en muchos otros, nada”, advierten. Estiman rindes de 17 a 25 qq/ha. Claro, lo dicen pensando en una lluvia de más de 50 mm que no se ha producido y las chances son ahora para el domingo. Hacia el sur provincial, como en Bigand, se observa caída de vainas y lotes con sectores de plantas totalmente secas. Aun con buenas lluvias, el aumento de rendimientos será muy bajo. Se espera un promedio de 20 qq/ha. En Rojas, en el noreste bonaerense, se requieren al menos de 30 a 40 mm para que no continúen las caídas de rendimiento. Allí, el 70% de los lotes está entre regular a malas condiciones. Hacia el este cordobés, la oleaginosa de primera logró recuperarse tras las últimas lluvias, pero presenta daños en el potencial. La contracara sigue siendo el noroeste bonaerense. En Gral. Pinto, el cultivo se encuentra en muy buenas condiciones y podría alcanzar 35 quintales de promedio, aunque el rinde fluctuaría entre 22 a 48 qq/ha.

Maíz temprano: lotes que se vuelcan y rindes por el piso 

El avance ya es del 22% porque muchos se están adelantando a cosechar con humedades por encima de los límites de comercialización porque los lotes se están volcando. Los rindes cosechados hasta ahora no son nada buenos. En suelos costeros de Cañada de Gómez arañan los 30 qq/ha y en otros cuesta alcanzar los 50 qq/ha. Los asesores dicen que: “los camiones se llenan al tope, pero no pesan”; la sorpresa es que el peso es inferior a lo que esperaba. En Cañada Rosquín, ya levantaron el 30% del maíz temprano: los rindes son un 50% inferior a la anterior campaña. En Rojas los primeros lotes trillados son los peores y están arrojando 40 qq/ha. Pero lo que sigue tampoco es bueno, porque esperan que la media zonal sea de 60 qq/ha. En El Trébol estiman mejores rindes, entre 80 a 90 qq/ha, al igual que en Monte Buey con 75 a 85 qq/ha, pero son productividades muy inferiores a las que se manejan en el área.

¿Qué se planifica para el trigo 2022/23?

En realidad la pregunta debería ser ¿el productor está planificando la siembra triguera? Y la respuesta es no, porque los productores están muy preocupados por esta campaña gruesa en la sigue faltando agua y no saben ciertamente como van a rendir los lotes. Por eso dicen que “solo después de que se tengan los números finales de ésta campaña podrán evaluar la factibilidad económica de afrontar un cultivo u otro”. O sea: quieren saber cuánta plata dejará la gruesa 2021/22 para invertir en el ciclo que viene porque habrá muchas decepciones y deudas por rindes que estarán entre el 20 y el 70% de lo que se planificaba a la siembra.        Pero hay otro problema de fondo, los asesores señalan que la otra variable definitoria será el agua disponible en los perfiles a la siembra, más allá de los precios de los insumos o del cereal. “Si no se producen lluvias que recarguen los suelos no vamos a sembrar”. Y la afirmación es tajante porque, como comentan desde Monte Buey, “el productor tiene muy presente la seca de hace dos campañas atrás y no se va a jugar a esperar lluvias durante el invierno que son poco probables”. Entonces, ¿cuantos milímetros deberían dejar las lluvias otoñales? Los técnicos  coinciden en la respuesta: “desde hoy a finales de mayo deberían llover 200 mm para considerar sembrar”. Con un evento “La Niña”  extendiéndose con una probabilidad del 77 % hasta marzo-mayo de 2022 y una transición a la neutralidad, con un 56 % de probabilidad durante mayo-julio 2022, Argentina no tiene las mejores cartas en la mano para recibir el agua necesaria para sembrar 7 M de ha esta vez. 

SUBZONAS Y RED DE ESTACIONES METEOROLÓGICAS GEA

SUBZONA I

Fueron muy pocos milímetros los del fin de semana en Cañada Rosquín, por lo que continúan las caídas de rendimiento de soja. La de primera se encuentra finalizando el llenando granos. «Dentro de 15 días comenzaremos la cosecha de las variedades de grupos cortos», indican los ingenieros. Se espera un rendimiento que va a estar entre 35 a 40% por debajo de la campaña anterior. En soja de segunda se calculan mermas de un 50% respecto al año pasado, y un 15% de lotes que no valdrá la pena cosechar. La disminución en el rinde de maíz tardío y de segunda se proyecta en un 30% respecto al año pasado. “El porcentaje puede ser aún mayor de acuerdo al volumen de las próximas precipitaciones y a la reacción de cada lote en particular», advierten los técnicos. La cosecha de maíz temprano lleva un avance del 30%, con una disminución del rinde de entre un 45 a 50%, respecto al año pasado. Pensando en la próxima campaña, los profesionales señalan que las perspectivas para la siembra de trigo aún son inciertas. «Al no tener los números finales de esta cosecha todavía no sabemos la disponibilidad para afrontar un cultivo u otro que nos permita minimizar riesgos», dicen en el área.

En El Trébol la cosecha maicera está a punto de comenzar: “hoy ví por primera vez un lote de maíz en cosecha al sur de María Susana, en general las humedades de maíz rondan el 20%H”, comentan los técnicos. La soja de primera avanza a madurez con buenas expectativas de rendimiento. Llovieron entre 6 y 8 mm; demasiado poco para recomponer a soja de segunda y maíz de segunda, resumen en el área. Por lo pronto esperan rindes de maíz de primera en torno a los 80 a 90 qq/ha, sensiblemente  más bajo que el año pasado? En buenas condiciones, la soja de primera sigue apuntando a lograr un promedio de 40 qq/ha, al igual que la de segunda. En cuanto al trigo venidero, ante los mayores cotos de fertilizantes, “la respuesta será achicar área de siembra”, dicen los ingenieros.

Cañada de Gómez aún aguarda comenzar la cosecha de maíz temprano. Respecto a soja de primera, el cultivo se encuentra en buenas condiciones. Se calcula que el rinde promedio estará entre 30 a 35 qq/ha. El mismo dependerá de la calidad de los lotes y de las próximas lluvias que podrían favorecer al llenado de los granos. Las últimas lluvias no sirvieron para recuperar los lotes de soja de segunda que se encontraban en las peores condiciones: estiman que puede haber un 50% de cuadros que no se cosechen. Solo los lotes en mejor estado pueden rendir entre 25 a 30 qq/ha. Proyectando la campaña fina, los técnicos indican que el trigo se definirá teniendo en cuenta el margen bruto y el agua disponible. «Sin buenas lluvias en abril o mayo no se puede proyectar demasiado. Con buenas lluvias, trataremos de mantener la rotación de 3 patas, es decir, un 33% de la superficie con trigo para la 2022/23», señalan.

“Esta sequía ha sido única”, resumen los técnicos del área que va de Acebal, Cuatro Esquinas, Uranga y de Rosario y el este del departamento Constitución. Y lo dicen porque prácticamente todos los cultivos aún sembrados en distintas fechas han sido alcanzados con severos daños por la seca de este ciclo. En maíz de segunda, estiman rindes de 25 qq/ha y numerosos lotes que no valdrá la pena cosechar. En soja de segunda, estiman 8 qq/ha y una tercera parte del área sembrada pérdida. En soja de primera, destacan que la altura del cultivo no supera los 40 centímetros, “si llueve puede recuperar algo de peso, pero la ganancia va a  ser muy poca”; estiman rindes de 27 a 25 qq/ha. Destacan la gran variabilidad que se nota esta campaña: “haciendo 160 kilómetros cambia, en Sancti Spiritu están espectaculares”.

En el área que va de Fuentes a Rosario comentan también la gran magnitud del daño. Concluyen que tienen que llover urgente 50 mm para parar en soja de primera las pérdidas.  Debe ser un cambio de tendencia de las lluvias, “debe seguir lloviendo”. Pero también explican que en esta área tan afectada para una tercera parte del área sembrada ya es tarde y no cambiaría nada. En otra tercera parte podría generar una reacción y reavivar el número de chauchas por metro. Para el último tercio, podría sumarle algo de rinde por aumento del peso de granos.

SUBZONA II

La cosecha de maíz temprano avanza con lentitud en Bigand. Se recolecto el 7% de los lotes: el promedio se acerca a los 70 qq/ha, pero hubo lotes con rindes de 40 qq/ha a 90 qq/ha. “La distribución de las lluvias durante los últimos 6 meses, más historial del lote, híbridos, fertilización y el estrés térmico hídrico generaron una gran variabilidad de rindes”, explican. Algunos lotes se cosecharon con 16 %H y otros estuvieron en 22 %H. Los rendimientos que se esperan para el maíz de primera estarán por debajo del promedio de la campaña pasada. La situación de la soja de primera es grave: hay caída de vainas, lotes con sectores con plantas totalmente secas. El cultivo se encuentra llenando granos, con un 80% de los cuadros entre regulares y malas condiciones. «Aun con buenas lluvias, el aumento de rendimientos será muy bajo», indican los ingenieros. Se espera un promedio de 20 qq/ha, con lotes de 10 qq/ha a 35 qq/ha. En soja de segunda, la situación también es crítica: el 90% de los cuadros se los clasifica entre regulares y malas condiciones. “Hay muchos lotes que están perdidos y no se van a cosechar. Calculamos un 60% de lotes totalmente afectados”, señalan los técnicos. «Las lluvias pueden mejora en algunas zonas que se estaban sosteniéndose con milimetrajes anteriores», indican. Se calcula un rinde promedio de 10 qq/ha. «Los rendimientos esperables para justificar una cosecha deben superar los 10 qq/ha», advierten.

SUBZONA III

“Todos los días la soja de primera pierde en rinde”, dicen los técnicos que señalan que el 70% está entre regular a mala y un 30% en buenas condiciones. Los asesores de Rojas comentan que se requieren al menos de 30 a 40 mm para que no continúen las mermas. “El cultivo viene muy estresado, sufriendo y está en pleno llenado de granos (R5.5)”. La soja de segunda no está mejor: el 80% entre regular a mala y un 20% de los cuadros se conservan muy buenos porque recibieron algunos milímetros extras durante enero. Por otro lado, comenzaron a levantarse los primeros lotes de maíz temprano, “los más flojos”, con rindes de 40 qq/ha. Estiman que el rinde zonal va estar en los 60 qq/ha. La trilla continuará, aunque la humedad esté por encima de los límites de comercialización debido a que las plantas se están volcando. En cuanto a los maíces tardíos comentan que “están incendiados”. Se sembraron en noviembre y la falta de agua los sorprendió en pleno periodo crítico; en cambio las siembras de segunda, están mejores, pero comenzaran a florecer pronto por lo que están necesitando lluvias inminentes.

SUBZONA IV

En General Pinto se está a la espera de la recolección de los maíces tempranos. Se estima un rinde promedio de 90 qq/ha, 5 quintales por encima del rinde del año pasado. La soja de primera está formando la chaucha y comenzando a formar la semilla (entre R4 y R5). El cultivo se encuentra en buenas condiciones y  podría superar en 2 quintales el promedio del año pasado. Se calcula un rinde de 35 qq/ha, el cual fluctuará entre 48 a 22 qq/ha. La de segunda se encuentra iniciando la fructificación (R3). Se la considera en muy buenas condiciones. Los ingenieros estiman un rinde que estará entre 35 a 15 qq/ha, con una media de 22 qq/ha, similar a la del año pasado.

SUBZONA V

“Estimamos de 75 a 85 qq/ha de rinde promedio para maíz temprano en la zona de Monte Buey y alrededores”. El comienzo de la cosecha es incipiente: los primeros cuadros a arrojan 50 a 55 qq/ha. Estas productividades corresponden a siembras de septiembre (que estarían en mejores condiciones que las de octubre), y a lotes con pendiente pero no costeros. “Los productores se están adelantando a cosechar con humedades de 20% porque los lotes se están volcando”. A los maíces tardíos les falta unos 15 días para panojar. El 50% de los cuadros están muy buenos y la otra mitad buenos, sin embargo, no tienen reservas: “están muy necesitados de milímetros”. El cultivo de soja de primera logró recuperarse tras las últimas lluvias, pero presenta mermas en el potencial. No obstante, el 80% se conserva en muy buenas condiciones y el otro 20% buenas. “Las de segunda, están necesitando lluvias urgentes”. Hay un 20% de lotes regulares, con pérdidas de plantas y rodeos secos, pero el 80% están buenas. “Aunque ya hay mermas del 20% en potencial de rinde, todavía esperamos buenas productividades de 35 a 45 qq/ha”. Por otro lado, sobre las intenciones de siembra de trigo comentan que la principal variable de decisión es que se recargue el perfil antes de la siembra, más allá de los precios de los fertilizantes y del cereal. “Si no se producen lluvias, no vamos a sembrar. El productor tiene muy presente la seca de hace dos campañas atrás y no se va a jugar a esperar lluvias durante el invierno que son inusuales”.

Buenos Aires, 27 de febrero de 2022

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados