Noticias


La superficie maicera caería en Argentina a 6,2 M/hectáreas por falta de lluvias

La superficie maicera caería en Argentina a 6,2 M/hectáreas por falta de lluvias

El superficie sembrada con maíz en el ciclo 2020/21 en la Argentina se reduciría a 6,2 millones de hectáreas, con una recorte de 100 mil hectáreas respecto a la campaña anterior, por la falta de lluvias y el impacto que tendrá la sequía, según informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Mientras comenzamos a transitar la primera parte de la ventana de siembra de la campaña 2020/21, los técnicos de la bolsa porteña ofreció una tónica bajista en su previsión para la campaña de maíz con destino de grano comercial para el relevamiento de precampaña.

«La tendencia relevada al presente informe muestra gran heterogeneidad, producto de las variadas realidades regionales durante la presiembra. La recuperación del precio del cultivo en los últimos meses permite mantener una favorable relación insumo-producto en comparación a campañas previas, resultando clave en las zonas donde se mantiene la superficie destinada al cultivo», se indicó desde la entidad.

También se refirió en su informe sobre la campaña maicera que «en paralelo, las reservas hídricas ajustadas con las que se inicia la ventana de siembra en el este del área agrícola, ponen un límite a la cantidad de planteos tempranos que podrían sembrarse en estas regiones».

Bajo este escenario, se proyecta una superficie total destinada al cereal de verano de 6.200.000 hectáreas para esta campaña, reflejando un descenso interanual de 100.000 hectáreas (-1,6 %), y manteniéndose un 13 % sobre el promedio de las últimas cinco campañas, según la bolsa porteña.

En cuanto a las variaciones zonales, los Núcleos Sur y Norte presentan una escasa reserva hídrica, que provocaría una reducción en el área destinada a siembras tempranas.

Sobre la provincia de Córdoba, donde gran parte de los planteos se vinculan con siembras tardías, la intención se mantiene cercana a la campaña previa. Hacia el norte del área agrícola la imposibilidad de concretar la intensión de siembra de trigo y luego girasol en la provincia de Chaco, daría lugar a una leve expansión del maíz.

Mientras tanto en el sur del área agrícola, la regular campaña de soja 2019/20 que transitaron los productores promueve la siembra del cereal como una alternativa más estable en la rotación en este nuevo ciclo.

Escenario Económico

El cultivo de maíz ha sido uno de los más afectados por la situación del mercado internacional debido a la expansión del Coronavirus y las medidas que los distintos países han adoptado para detener los contagios. Debido a la incertidumbre global, la caída de los ingresos, las dificultades logísticas en las cadenas de suministro, y especialmente su estrecha relación con los mercados energéticos, el precio del maíz registró un importante descenso
durante los primeros meses de la pandemia.

La reactivación posterior de la actividad en la mayoría de los países ha tenido un impacto en la demanda de productos agroalimentarios y precios internacionales, que recuperaron parte del terreno perdido.

Al aumento del precio del petróleo traccionó la demanda de maíz para la elaboración de etanol.

A esto se suma el elevado ritmo de compras chinas de maíz estadounidense y las severas tormentas que azotaron a los principales estados productores de maíz en Estados Unidos, Iowa e Illinois. No obstante, el panorama aún presenta signos de un exceso de oferta en este país, principal productor mundial. Según el último informe del USDA, la producción estadounidense alcanzaría las 388 Mtn en la campaña 2020/21, registrando un incremento del 12% respecto a la campaña previa, un récord histórico.

Los stocks finales llegarían a las 70 Mtn en la campaña 2020/21, siendo los valores más altos de las últimas 32 campañas.

En el plano local, es importante prestar atención tanto a los precios del cultivo, como a los costos que perciben los productores. En este nuevo ciclo, los precios domésticos del maíz se ubican en promedio un 11% por debajo de la campaña anterior.

Sin embargo, a medida que ingresamos en el periodo de presiembra, comprendido entre julio y septiembre, la demanda de maíz para la exportación ha impulsado las cotizaciones, mejorando la relación de precios entre soja y maíz en favor de este último. En línea con los movimientos descriptos anteriormente, al inicio de la cuarentena la relación soja/maíz superaba al promedio de las últimas 5 campañas y se tornaba favorable para la soja.

Mientras que en el periodo de presiembra la relación se revirtió en favor al maíz, ubicándose incluso por debajo de la registrada en la campaña pasada, que fue la más baja de las últimas 5 campañas.

Buenos Aires, 19 de agosto de 2020

 

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados