Noticias


Las lluvias mejoraron los perfiles para el maíz temprano

Las lluvias mejoraron los perfiles para el maíz temprano

Con el período de lluvias registradas del 8 al 12 de enero se logró dar un giro en las necesidades de agua que tenía la campaña de maíz.

Según la Bolsa de Comercio de Rosario, si no se hubiese producido ese aporte la de cosecha nacional 2020/2021 habría caído 1,2 millones de toneladas de la estimación actual, que es de 46 millones de toneladas. Según el informe bursátil, las lluvias detuvieron la caída de rindes y pusieron piso a la productividad unitaria de los maíces tempranos en especial en la zona núcleo del país.

“La franja central estaba atravesando el llenado con escasas a nulas reservas en los suelos y las lluvias que se dieron desde el 20 de diciembre flanqueaban la región pampeana, dejando algunos milímetros en algunas zonas, pero sin alcanzar a la región”, expresó la entidad rosarina.

Este déficit estaba afectando a Entre Ríos, Santa Fe, buena parte de Córdoba —sobre todo el centro y el este— junto con el norte bonaerense. Los cuatro días de tormentas dejaron entre 30 y 60 milímetros en la franja central.

Tal como indicó un informe publicado por Agrovoz, los pronósticos auguran una nueva posibilidad de lluvias para los próximos días, que podría afianzar el escenario productivo para el cereal.

El regreso de las lluvias fue también una gran noticia para la oleaginosa. Se esperaba completar la siembra nacional durante los últimos días —faltaban 420 mil hectáreas— y completar un área de intención de 17,3 millones de hectáreas para la actual campaña.

Aquí el informe completo sobre clima, y en especial sobre maíz, que publicó la Bolsa de Comercio de Rosario.

De acuerdo al informe a mediados de enero ’20, elaborado por la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la bolsa rosarina, «en los últimos 6 días el 85% de la región núcleo recibió lluvias que superaron los 30 mm. Clason, en Santa Fe, acumuló 90,6 mm, Maggiolo, en la misma provincia, marcó 71,2 mm y Canals, en Córdoba, registró en esos días 58 mm».

«De las 400.000 ha en condiciones malas y regulares de la semana pasada, 250.000 se recuperaron y ahora son evaluadas como “buenas” gracias a las tormentas que se produjeron entre el 7 y el 13 de enero. Las zonas que aún siguen con severos problemas por la falta de agua son el sudeste cordobés y el norte bonaerense. Aparte, el 40% de los cuadros está muy bueno, tras las lluvias. Llegaron en el momento justo y evitaron el desastre que acechaba al llenado de granos de los maíces tempranos de la región núcleo. El 75% de los cuadros se encuentran en esta etapa, mientras que hay un 25%, ubicado en el sur de Santa Fe, norte de Buenos Aires y sudeste de Córdoba que todavía están en floración«, señala el informe.

«Si bien la humedad del suelo ha mejorado -se indicó-, todavía faltan entre 100 y 120m milímetros para normalizar la situación».

Pero estás lluvias han sido un auxilio estratégico para el cultivo. Y hay muy buenas chances de que la mejora continúe, los pronósticos indican nuevos desarrollos pluviales a partir del próximo viernes. Las lluvias le dan un piso al rinde de la región En Bigand se espera un rinde base de 80 qq/ha y en suelos de menor calidad se necesitaría otra lluvia para alcanzar los 90 qq/ha. En Marcos Juárez, si bien se asume una perdida, se apunta a rindes cercanos a los normales en la zona. En otras áreas el agua llegó tarde, las pérdidas en el rinde son mayores, pero no seguirán aumentando.

«En el noroeste bonaerense, como en General Pinto, por la falta de agua en floración y principios de llenado se estima una pérdida de producción de entre un 20 a 25%. Los maíces sembrados tempranos en San Antonio de Areco pasaron su periodo más crítico en plena sequia; se esperan rindes entre 50 a 60 qq/ha. Los rindes más altos de la región se esperan en el centro sur santafesino: Carlos Pellegrini y El Trébol superarán los 100 qq/ha», aclara el informe.

Buenos Aires, 17 de enero de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados