Noticias


Los rindes del maíz en Córdoba y Santa Fe se desploman por la sequía

Los rindes del maíz en Córdoba y Santa Fe se desploman por la sequía

La Bolsa de Comercio de Rosario, a través del relevamiento realizado por técnicos de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), se constató un 30% menos de cosecha para el maíz y los rindes siguen cayendo por la sequía.

«Se estima que con rinde de 75 qq/ha, el rendimiento será el más bajo de los últimos diez años», explicaron los especialistas rosarinos.

75 qq/ha se estima en la región núcleo para el maíz 2021/22, casi 4 quintales menos que el menor dato de la serie, el del ciclo 2017/18 (78,8 qq/ha). Los ajustes son por los resultados que salen del 30% trillado. Las cosechadoras vienen con sorpresas, malas sorpresas: campos en Cañada de Gómez con tecnología de punta que salen con promedios de 50 qq/ha, en los alrededores de Rosario los resultados van de los 30 a 50 qq/ha. En el este cordobés, la cosecha muestra una variación de 30 a 75 qq/ha.

Son malas señales, aunque se sigue esperando que la cosecha de mejores lotes cambie esta tendencia, pero: ¿alcanzará para revertirla? Lo que hoy se ve son rindes inéditos: se parecen más a los de soja que a los invencibles 100 a 150 qq/ha que se obtenían hace un año en maíz. Y los ajustes son fuertes: antes de comenzar la trilla se estimaba alcanzar 84 qq/ha en la región, casi 10 quintales más. En producción estos números significan un recorte de 1,5 Mt respecto de lo que se estimaba en febrero.  Lamentablemente, es probable que siga habiendo ajustes negativos.

El cultivo perdió el 33% de su potencial

Con un horizonte productivo de 19,2 Mt, largaba la siembra maicera en septiembre del 2021 con buenas cartas en mano del productor. El área de siembra crecía respecto al 2020 un 15% y el productor, que venía entusiasmado con los resultados maiceros en un año climáticamente difícil, con muy bien instinto compraba más temprano que nunca los insumos para escapar a la falta de disponibilidad y de las fuertes subas que finalmente tuvo la urea. La aplicación de tecnología fue la más importante de los últimos años. Todo estaba dispuesto, pero el clima no: ya en agosto prendíamos en GEA la alerta por el pronóstico de “Niña” sobre otra “Niña”. Pero nadie esperaba que iba a ser tan extremo. La segunda mitad de diciembre (2021) y la primera de enero (2022) fueron caratulados por muchos agrónomos como inéditos por los efectos que veían en el cultivo por las temperaturas extremas y la falta de agua. Lamentablemente, la cosecha confirma la inusual violencia del clima. La estimación realizada esta semana muestra que se perdió el 33% de lo que se esperaba a la siembra. Con 1,85 M ha implantadas con maíz de las que se restan 45 mil ha que no entrarían al circuito comercial (silo) y casi 100 mil ha perdidas y un rinde de 75 qq/ha, se estiman 12,8 Mt.

Febrero terminó con lluvias muy importantes, pero la sequía sigue y Aiello dice que podría haber un cambio favorable

Hubo lluvias muy importantes en la última semana de febrero, milímetros que llegaron tarde para la soja de primera y de forma muy dispar a la regiónRufino en el sur de Santa Fe recibió 162 mm; Pergamino y Baradero, en Buenos Aires, 146 mm. En el resto de la región el promedio acumulado fue de 20 a 80 mm. Los registros fueron muy escasos sobre el centro sur de Santa Fe y en gran parte de Córdoba.

Dónde llovió, febrero termina con registros que superaron la media histórica mensual. Elorriaga explica que “durante la mayor parte de febrero, la presencia de un centro de alta presión a la altura de la costa de Buenos Aires sostuvo una circulación del viento este o sudeste. Esto dificultó la acumulación de aire húmedo, haciendo que las precipitaciones sobre la zona  núcleo, en general, fueran moderadas y erráticas. En la última semana del mes, la dinámica atmosférica permitió un cambio de las condiciones y finalmente los sistemas frontales avanzaron hacia el este.

 

Pero de todas maneras, sobre la franja centro y norte de la región, la humedad edáfica sigue manteniéndose entre escasa y condición de sequía. Allí, todavía se necesitan lluvias muy importantes: entre 100 y 120 mm. Al respecto, Aiello señala que “podría empezar a haber un cambio favorable: los modelos de pronóstico indican nuevos desarrollos pluviales para los próximos díasUn comienzo de marzo con un escenario más húmedo podría ser el inicio de la transición hacia una menor incidencia del fenómeno “La Niña”. Pero todavía es pronto para aventurar fecha para la neutralidad del Pacífico”.

En Maíz

El cultivo perdió el 33% de su potencial

Con un horizonte productivo de 19,2 Mt, largaba la siembra maicera en septiembre del 2021 con buenas cartas en mano del productor.

El área de siembra crecía respecto al 2020 un 15% y el productor, que venía entusiasmado con los resultados maiceros en un año climáticamente difícil, con muy bien instinto compraba más temprano que nunca los insumos para escapar a la falta de disponibilidad y de las fuertes subas que finalmente tuvo la urea.

La aplicación de tecnología fue la más importante de los últimos años. Todo estaba dispuesto, pero el clima no: ya en agosto prendíamos en GEA la alerta por el pronóstico de “Niña” sobre otra “Niña”. Pero nadie esperaba que iba a ser tan extremo.

La segunda mitad de diciembre (2021) y la primera de enero (2022) fueron caratulados por muchos agrónomos como inéditos por los efectos que veían en el cultivo por las temperaturas extremas y la falta de agua.

Lamentablemente, la cosecha confirma la inusual violencia del clima. La estimación realizada esta semana muestra que se perdió el 33% de lo que se esperaba a la siembra.

Con 1,85 M ha implantadas con maíz de las que se restan 45 mil ha que no entrarían al circuito comercial (silo) y casi 100 mil ha perdidas y un rinde de 75 qq/ha, se estiman 12,8 Mt.

Marzo comienza muy inestable

Un importante aumento de la humedad lo potenciará. Especialmente, del sábado hasta el próximo lunes se prevé lluvias y tormentas, con algunos eventos muy importantes.

Tiempo muy inestable en toda la región GEA entre el jueves 3 y el miércoles 9 de marzo. Si bien el jueves se prevé poca nubosidad y temperaturas elevadas, a medida que avance la semana se espera un importante aumento de la humedad que potenciará las condiciones de inestabilidad sobre todo el centro del país, involucrando de manera muy significativa la zona GEA.

Desde el viernes, pero especialmente el sábado, y hasta el próximo lunes se prevé el desarrollo de lluvias y tormentas de variada intensidad, con algunos eventos muy importantes sobre la porción central del país. Las precipitaciones podrían ser de moderadas a fuertes, incluso con zonas puntuales que alcanzarían muy fuerte intensidad y no se descarta algún fenómeno severo en la región. El caudal de agua acumulada a lo largo de la semana será importante, con registros muy significativos.

Las temperaturas se mantendrán moderadas a lo largo del periodo, siendo hoy, jueves 3, una de las jornadas más cálidas. Con la llegada de las lluvias y la posterior rotación del viento al sector sur, se producirá un marcado descenso de los registros térmicos. Esto llevará los valores por debajo de los niveles medios para el mes de marzo, especialmente las temperaturas máximas.

La circulación del viento inicialmente será del sector norte, aportando humedad y elevadas temperaturas a toda la porción central del país. Pero luego rotará al sur, potenciando el descenso térmico.

La cobertura nubosa será abundante la mayor parte de la semana y sólo el jueves 3 podrían observarse condiciones
de cielo despejado o ligeramente nublado. Cabe destacar que, hacia el final del período de pronóstico se prevé que
la nubosidad vuelva a presentarse en disminución, producto del ingreso de una masa de aire más frío y seco, que ayudará a generar condiciones de tiempo estable.

La humedad en las capas bajas de la atmósfera se presentará muy elevada durante prácticamente todo el periodo, con el viento del norte al inicio y luego con la presencia de las lluvias y tormentas. Hacia el final del período de pronóstico se espera que la humedad presente un significativo descenso en toda la porción central del país.

Lluvias muy importantes en la región

Fundamentalmente, sobre el norte de Buenos Aires y extremo sudoeste de Santa Fe.

Los acumulados más destacados se registraron sobre la localidad de Rufino, en la provincia de Santa Fe, con un total
semanal de 162 mm, seguido de Pergamino y Baradero, sobre la provincia de Buenos Aires, con un registro de 146 mm.

En el resto de la región el promedio acumulado fue de 20 mm a 80 mm, con los registros más escasos sobre el centro de Córdoba.

Las temperaturas presentaron valores máximos superiores a los promedios para la época del año. El registro más elevado fue medido en la localidad de Irigoyen, en la provincia de Santa Fe, con 37,4ºC, pero en toda la región los valores superaron los promedios estacionales.

En general, las temperaturas máximas, se ubicaron entre 32ºC y 35ºC, siendo levemente superiores a las registradas la semana pasada.

Por el contrario las temperaturas mínimas se mostraron dentro de los valores medios para el mes de marzo y similares a los de la semana pasada. Las temperaturas más bajas del período oscilaron entre 10ºC y 13ºC. El valor más bajo se midió en la localidad de Monte Buey, en la provincia de Córdoba, con 8,9ºC.

Con este panorama las condiciones hídricas presentan una gran variabilidad dentro de GEA, esto se debe a la importante dispersión de las lluvias registradas en las últimas semanas. La mayor parte del sur de GEA mantiene reservas entre adecuadas y óptimas, incluso con sectores puntuales que muestran leves excesos. Sobre la franja centro y norte de la región, la humedad edáfica sigue manteniéndose entre escasa y condición de sequía.

Analizando la tendencia para los próximos quince días, se puede ver que todavía se necesitan registros de lluvia muy importantes en el centro y norte de la región, con promedios entre 100 y 120 mm para lograr condiciones óptimas. Sobre la franja sur de GEA no se requieren lluvias significativas para mantener las características óptimas durante las próximas dos semanas.

Un marzo más húmedo podría señalar una menor incidencia de “La Niña»

Validando los pronósticos, febrero culminó con lluvias bastante significativas. Pero la distribución regional de
las mismas estuvo lejos de satisfacer los requerimientos de los sectores pluvialmente más postergados como el centro de Córdoba y de santa Fe.

Los modelos de pronóstico indican nuevos desarrollos pluviales para los próximos días. Un comienzo de marzo con un escenario más húmedo podría ser el inicio de la transición hacia una menor incidencia del fenómeno La Niña. Pero todavía es pronto para aventurar fecha para la neutralidad del Pacifico.

Compensando lo ocurrido las semanas anteriores, esta vez, el mayor volumen de agua se registró sobre la franja este de la región pampeana. El avance del sistema frontal privilegió el noreste de Buenos Aires, Sur de Santa Fe y sudeste de Entre Ríos con abundantes acumulados que superaron los 100 milímetros.

Las provincias de la mesopotamia, el resto del territorio santafecino y de la provincia de Buenos Aires recibieron valores un poco menores, pero no por eso menos importantes para recomponer el decaído estado de los perfiles.

El comportamiento pluvial fue muy distinto sobre Córdoba y La pampa, donde solo algunos registros puntuales y aislados quebraron la ausencia de lluvias.

Durante la mayor parte de febrero, la presencia de un centro de alta presión a la altura de la costa de Buenos Aires sostuvo una circulación del viento este o sudeste que dificultó la acumulación de aire húmedo, haciendo que las precipitaciones sobre la zona núcleo, en general, fueran moderadas y erráticas. Algunas zonas donde los registros tuvieron un mejor desempeño fueron el extremo sur de Córdoba, el norte de La Pampa y buena parte del oeste bonaerense.

Buenos Aires, 7 de marzo de 2022

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2022 Todos los derechos reservados