Noticias


No aparecieron más vacas caídas

No aparecieron más vacas caídas

A diez kilómetros al norte de la localidad cordobesa de Devolo se encuentra “Mis Abuelos”, el tambo de Marcelo Gastaldo donde ordeña alrededor de 280 vacas promedio en un modelo que él define “a campo, simple y sin complicaciones”.

En un sistema basado en el silo de maíz y con la seca ahora ha incluido algo de sorgo junto al pastoreo de alfalfa como base, alcanza un promedio de 27 litros diarios y en primavera los 30 litros. “No tengo mucha estructura por lo que trato de hacer las cosas simples para que todo se cumpla”, advierte Marcelo.

“El silo bolsa lo hacemos autoconsumo y solo hacemos una carga del mixer de diez toneladas para todo el rodeo –alrededor de cuatro a cinco kilos por vaca–, donde distribuimos la burlanda húmeda de maíz y silo. En la sala de ordeñe suministramos el balanceado que en el lote de punta alcanza los seis kilos diarios, en el de vaquillona los cinco y en el de cola, un kilo y medio”.

Gracias al trabajo realizado con Emanuel Frana de Conecar, nutricionista de Conecar, que lo visita una vez al mes ha logrado ponerle fin a un dolor de cabeza en el preparto y en la vaca fresca por la falta de consistencia del manejo de las dietas sobre todo los fines de semana. “Con la nueva dieta con inclusión de sales aniónicas, bajamos los pH, no aparecieron más vacas caídas. Hasta el momento estamos reduciendo las apariciones de retención de placenta; y sin duda es más práctico para el empleado”, afirma Marcelo convencido.

Decidido a explotar al máximo el sistema pastoril, Marcelo utiliza sombras y bebederos móviles gracias a un tanque de agua de 8.000 litros, para asegurarse que la vaca se quede cerca de la alfalfa. “Tratamos que la vaca esté lo más cómoda posible”, advierte. “Estamos implementando también un sistema de enfriado con ventiladores y aspersores.”

Buenos Aires, 10 de febrero de 2021
Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados