Noticias


Nueva Zelanda mantiene en alza su producción de lácteos

Nueva Zelanda mantiene en alza su producción de lácteos

La producción de leche de Nueva Zelanda ha promediado 1.800 millones de kilogramos de sólidos lácteos desde la temporada lechera 2010-11, alcanzando un máximo de 1.900 millones de kg en la temporada lechera 2019-20, y parece que aumentará ligeramente por encima de este punto para la temporada 2020-21.

El crecimiento se ha desacelerado en los últimos años, ya que se ha vuelto más dependiente de las mejoras de productividad que de la incorporación de ganado o tierras,  así indicó el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), al eludir lo consignado en un reporte del NZX Dairy Outlook 2021 de Nueva Zelanda.

El número de vacas lecheras sigue disminuyendo, habiendo alcanzado un máximo de poco más de 5 millones en la temporada 2014-15, aunque actualmente es de 4,9 millones. Al igual que el uso de la tierra, ha habido un lento declive durante las últimas temporadas. Se ha producido un desplazamiento de la actividad hacia la Isla Sur, donde la carga ganadera es de unas 3 vacas por hectárea.

Los precios de la leche han estado por encima del precio medio de equilibrio de la leche durante las últimas cuatro temporadas, y se prevé que continúen muy por encima de este punto para la temporada 2020-21. Sin embargo, los gastos de trabajo agrícola también continúan aumentando y se verán agravados por la creciente presión para que realicen cambios ambientales.

Comercio internacional. El volumen de las exportaciones de leche en polvo entera (LPE) de Nueva Zelanda sigue creciendo y ha aumentado un 62% durante los últimos diez años. China sigue siendo el destino clave de este producto. En 2020, Nueva Zelanda exportó 3.564.394 toneladas métricas de productos lácteos, por un valor de 19.000 millones de dólares neozelandeses. El 43% de este volumen fue LPE y el 39% de las exportaciones totales de productos lácteos se destinó a China.

Pronóstico

El enfoque continuo en el medio ambiente y la sostenibilidad de la producción agropecuaria brinda a los productores la oportunidad de mejorar la productividad para mantener o aumentar la producción actual, siempre en el marco de las nuevas normativas ambientales.

El Informe de Productividad Agrícola Global, de Virginia Tech, señala que

  • La productividad agrícola está creciendo 1,63% a nivel mundial. A fin de garantizar la producción sostenible del sistema alimentario y el suministro para una población futura de 10 mil millones en 2050, estimaron que esta productividad debe aumentar al 1,73%.
  • El hallazgo clave es que la relación de insumos y productos no ha podido alcanzar el máximo potencial en ganancias de productividad debido al cambio climático.
  • Por lo tanto, al mitigar los efectos del cambio climático, o al menos lo que se pueda controlar, también debería mejorar el crecimiento de la productividad.

La publicación de la Comisión de Cambio Climático a principios de este año aconsejaba:

  • Reducción del rodeo lechero en un 13% para 2030con respecto a los niveles de 2019. Esto significa que debe reducirse en 73.600 cabezas anuales durante los próximos nueve años, desde los niveles estimados en el pico de la temporada 2020-21.

  • El número de vacas ha ido disminuyendo en gran medida desde la temporada 2015-16, al igual que la superficie de tierra utilizada para la producción lechera. Acelerar este proceso, no significa que no se puedan obtener ganancias de productividad. Suponiendo que la tendencia de los últimos diez años continúa:
  • La producción por vaca podría crecer de 385 kgMS/vaca a 431 kgMS/vaca en 2030.

Sin embargo, las reducciones tienen un impacto en la producción de leche, a pesar de los aumentos de productividad. La estimación de NZX es que la producción de leche de Nueva Zelanda se reducirá en un 5% para 2030. 

El otro lado de la moneda es el cambio en curso hacia los productos de «valor agregado». En los últimos cinco años ha habido un mayor crecimiento en las exportaciones de fórmulas para lactantes y crema. Las exportaciones de leche en polvo entera (LPE) han tenido un crecimiento promedio del 1,6%. Mientras que las de manteca, grasa de leche anhidra y leche en polvo descremada han disminuido.

Se podría suponer que la demanda de fórmula infantil no crecerá al ritmo que lo ha hecho, dado que la tasa de natalidad de China sigue cayendo. De manera similar, las exportaciones de suero se han visto distorsionadas por el efecto de la peste porcina africana en la piara de cerdos de ese país.

El cambio proporcional de la leche de Nueva Zelanda a productos de mayor valor también significa que el valor de las exportaciones de productos lácteos aumentaría, alcanzando los $ 22 mil millones para 2030.

Buenos Aires, 11 de agosto de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados