Noticias


Para la lechería falta una política estructural, consignó estudio Z + M

Para la lechería falta una política estructural, consignó estudio Z + M

Según la consultora Zorraquín + Meneses, en materia de Lechería «falta una política estructural», sumado a las «características del negocio» desincentiva la inversión láctea y el ingreso de nuevos tamberos motivo por el cual el sector avanza hacia un «proceso natural de concentración del rodeo en menos productores».

En la evaluación realizada por Z + M sobre el negocio lechero en mayo ’20, se indicó que con un valor que casi toca los $ 19 litros para la leche pagada en la tranquera aún se constata «márgenes positivos pero con deterioro mensual».

El informe elaborado por Alejandro Meneses y Teo Zorraquin explicó que «la actividad lechera sigue en su meseta productiva. A veces mejor, a veces peor, pero siempre con una producción proyectada anual en el orden de los 10.000 millones de litros, lo mismo que hace 10 años en promedio».

«De esta producción, entre el 75% y el 80% es consumo interno y el resto exportación (leche en polvo la mayor parte). Negocio que requiere mucha tecnología y mucho conocimiento, y es un gran tomador de mano de obra y servicios», explicó el estudio.

Agregó que «la falta de una política lechera estructural, sumado a las características del negocio y a su necesidad de inversión inicial, hace que no sean tantos los que quieren entrar e incluso se han perdido tambos yendo a un proceso natural de concentración del rodeo en menos productores».

El informe M + Z expresó que «el precio actual con muy leves subas y algo por debajo de los $19 por litro (en dólares oficiales son 0,27 y en dólar MEP son 0,16 u$s/litro), con las empresas compradoras restringiendo algunas bonificaciones de precio acordadas: márgenes positivos todavía, pero con deterioro mensual. Algo de disminución en el costo de alimentación asociado a la caída del precio del maíz. Situación forrajera variable por región pero bastante recompuesta por un otoño lluvioso y con temperaturas no tan bajas».

Según datos publicados por la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires publicados por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), los precios de los productos lácteos al consumidor final, tuvieron un crecimiento mensual promedio simple del 0,1% (de marzo a abril) e interanual del 45%.

La leche entera aumentó un 31.1% respecto a abril de 2019, bastante menos que la inflación. En la cuarentena actual el consumo casi no cayó, pero sigue en valores bajos y es difícil prever una recuperación en el corto plazo.

Pesificación de Contratos: Según explicó Z + M, «hace pocos días que los exportadores están exigiendo la pesificación de los contratos fijados en dólares. Todo lo vendido con precio debería pesificarse. Una noticia que complica el manejo financiero del productor y la defensa de valor de su producción. Esta decisión sumada a la resolución del BCRA busca pesificar la producción agropecuaria lo antes posible».

Negocio ganadero

La ganadería tampoco va a detenerse a pesar de las expectativas. Se intentará preñar los vientres, se engordarán los novillos, se cuidará la sanidad, se construirá la base forrajera y de reservas. Con temores sí, quizás vendiendo algo del rodeo para tener liquidez también, pero el negocio no se detiene.

En los últimos días se tonificó un poco el mercado de invernada, con precios de ternero macho liviano en $115 por kilo y ternero pesado en los $105 a $110 por kilo. El precio del novillo se quedó un poco respecto a abril, sobretodo el pesado que tenía como destino la exportación a Unión Europea, un mercado que sigue cerrado. Pero sigue con precios entre los $90 y $95 por kilo para la hacienda de buena calidad y terminación.

La relación de compra-venta entre ternero y novillo se ubica cercana al promedio de 1,15 a 1,20 lo que sumado a una caída en el precio del maíz hace que los feedlots estén activos. La categoría vaca sigue siendo demandada por el consumo interno y por la exportación, con precios levemente por encima de los $70 por kilo.

El stock nacional vacuno tuvo una leve disminución del 1% respecto a un año atrás, diluyendo el temor de algunos operadores respecto a un “exceso” de vacas vendidas en 2019 traccionadas por el mercado chino. La ganadería sigue siendo una actividad vigorosa y relevante para Argentina, pero la rentabilidad de los productores viene en proceso de deterioro (sobre todo el de los criadores) aún con estos precios, dependiendo el resultado en gran parte de la eficiencia en la gestión de cada empresa y del clima.

Buenos Aires, 19 de mayo de 2020

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2020 Todos los derechos reservados