Noticias


Políticas agrícolas de la UE: objetivos y límites en la lucha contra el cambio climático

Políticas agrícolas de la UE: objetivos y límites en la lucha contra el cambio climático

La preocupación por el cambio climático crece en todo el mundo y se buscan acuerdos internacionales para poder actuar sobre las causas, en particular, controlando y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, tal como publicó el portal italiano CLAL. La nota está firmada por Corrado Giacomini, economista agroalimentario y profesor de la Universidad de Parma en Italia.

Como escribe Jean Tirole, premio Nobel de Economía en 2014, «los beneficios de mitigar el cambio climático siguen siendo sustancialmente globales y remotos, mientras que los costos de mitigación son locales e inmediatos «.

Así se explica el comportamiento del presidente Donald Trump cuando decidió retirar la firma estadounidense del Acuerdo de París. Mantenerlo habría implicado la adopción inmediata de medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero imponiendo restricciones a la economía estadounidense por efectos que solo podrían lograrse en un futuro lejano y solo si todos los demás países realmente adoptaran lo decidido en el acuerdo.

Los ciudadanos europeos también son muy sensibles a esta amenaza y la Comisión de la Unión Europea ha delineado las políticas a adoptar en los Estados miembros, así como en una comunicación marco » El Pacto Verde Europeo», en otro «Del productor al consumidor», que define los objetivos y límites en el sector agroalimentario . Según esta comunicación, la Comisión tomará medidas para reducir , de aquí a 2030, el uso de plaguicidas químicos en un 50%, en un 50% las ventas de sustancias antimicrobianas para los animales de granja, en un 20% el uso de fertilizantes y para impulsar la difusión de productos orgánicos. cultivo hasta el 25% del total de tierras agrícolas.

Está claro que estos límites, que se aplicarán en un plazo bastante corto, 10 años, son de gran preocupación para los agricultores europeos. Además, la actuación de la Comisión de la UE, que preveía una serie de medidas a tomar entre 2019 y 2021, ciertamente se vio obstaculizada por la grave situación en la que cayó toda la economía mundial debido a la pandemia del Covid-19. Pero, más allá de los efectos de la pandemia, es necesario tener en cuenta los efectos en el medio ambiente de la relación entre oferta y demanda, que inevitablemente se enfrentarán en 2030 a nivel global con respuestas completamente diferentes de los desarrollados, en desarrollo. y subdesarrollado.

En julio de 2020, la OCDE publicó «Perspectives agricoles de la OCDE y de la FAO 2020-2029», a tiempo para tener en cuenta también los primeros efectos de la pandemia, con el objetivo de evaluar la tendencia de la demanda, la producción y el mundo. comercio de las principales producciones agrícolas (se toman en consideración 25 productos básicos), analizando también los factores en los que se sustenta la consecución de los objetivos esperados.

Según la OCDE, el aumento de la población mundial (hasta los 8.400 millones) seguirá siendo el principal impulsor del crecimiento de la demanda de productos alimenticios básicos que, medida en calorías, debería crecer un 15% para 2029, de las cuales deberían representar las grasas. alrededor del 50%. Y serán las regiones de Asia-Pacífico, las más pobladas del planeta, las que tendrán el mayor peso en el aumento de la demanda. El aumento de la producción, ante la imposibilidad de obtenerla con incrementos significativos de superficies a cultivar, debe producirse sobre todo mediante el mayor uso de medios técnicos (fertilizantes, plaguicidas, plaguicidas, etc.), el aumento del número de animales en la cría y, por tanto, también de las necesidades alimentarias, eel uso de nuevas tecnologías generadas por el progreso de la investigación.

Si el aumento de la producción disponible tendrá que satisfacer la demanda sobre todo de los países emergentes y subdesarrollados, parece posible prever que esto ocurrirá sobre todo a través de la intensificación de los cultivos y afectará también al aumento del comercio mundial . Estas pocas notas sobre los datos de la publicación de la OCDE destacan que el desarrollo de la demanda y producción mundial de productos agrícolas para el 2030, y precisamente por provenir principalmente de países emergentes, difícilmente podrá contribuir al objetivo de la neutralidad climática . es decir, con cero emisiones de gases de efecto invernadero, que la UE ha fijado para 2050.

Jean Tirole tiene razón: es difícil conciliar las ventajas globales y remotas con los costes inmediatos e individuales. Quizás la pandemia pueda ayudar un poco a lograr este objetivo porque, según la OCDE, la caída del poder adquisitivo generado por la crisis económica contribuirá a reducir la demanda de alimentos en aproximadamente un 1% para 2029.

Buenos Aires, 15 de febrero de 2021

Compartir:

https://www.infortambo.com/ - ®2021 Todos los derechos reservados